FYI.

This story is over 5 years old.

Actualidad

Charlamos con Michel Gondry y Audrey Tautou sobre 'Mood Indigo', su última película

Me encontré con Michel en un hotel la semana pasada para hablar de su última película. Después de veinte minutos entró Audrey, se dejó caer en la cama entre nosotros y se unió a la conversación.
28.7.14

Foto cortesía de Michel Gondry

Audrey Tautou, famosa por su papel en Amélie, no es la persona más fácil de contratar para tu película. Por eso, cuando Michel Gondry estaba listo para filmar Mood Indigo, su adaptación fantástica de la novela de Boris Vian, L'Écume des jours (1947), ¿cómo le pidió que hiciera el papel de Chloé? Se lo preguntó en forma de corto animado, por supuesto. Y claro, Tautou aceptó tomar el papel.

L'Écume des jours (La espuma de los días) es el libro que cada adolescente francés lo suficientemente curioso como para abrir un libro ha leído. Algo así como Juventud en éxtasis en latinoamérica. De esta joyita Gondry decidió hacer una película, arriesgándose al escarmio público y presentando una versión que no podría ser más suya.

En la película como en el libro, Chloé vive un romance encantado, medio tripi. Se enamora de Colin (interpretado por Romain Duris), un niño bonito y millonario que pasa su tiempo trabajando en un invento innecesario y extremadamente francés: un piano que mezcla diferentes bebidas basadas en las notas que se tocan. Mientras Chloé sufre de una enfermedad que requiere que esté constantemente rodeada de flores frescas, Colin debe aceptar un empleo como fabricante de armas que lo obliga a acostarse boca abajo durante largos periodos de tiempo con su pene presionado sobre un montículo de tierra, porque de ahí es de donde provienen las armas. Durante su primera cita, la pareja se encuentra en uno de los lugares más feos de París, Le Forum des Halles: un centro comercial en el centro de la ciudad que ha estado en construcción durante décadas. Aún así, los dos son elevados por un coche/nube mágica, y tienen una cita que se siente más como un viaje de ácido.

¿Qué más se puede esperar del tipo que hizo Eterno resplandor de una mente sin recuerdos?

Me reuní con Michel en un hotel en SoHo, Nueva York, la semana pasada. Después de veinte minutos entró Audrey, se dejó caer en la cama entre nosotros y se unió a la conversación.

ADVERTENCIA: Nuestro reportero Daniel Stuckey emocionado como estaba por encerrarse en un cuarto con Gondry se caga la película en esta entrevista. Si no la ha visto, léala bajo su propio riesgo. Si es un sensible de los spoilers no la lea. Si ya la vio, adelante.

VICE: Entonces, ¿normalmente recibes un montón de preguntas sobre el libro?

Michel Gondry: Te voy a disuadir de comenzar a hacerme preguntas sobre el libro.

Todo el mundo lo leyó en Francia cuando era adolescente…

Sí, esa es una de las cosas difíciles, porque no es como un libro que muy pocas personas conozcan o hayan leído. Todo el mundo lo ha leído. Todo el mundo.

Ya han habido adaptaciones del mismo en el pasado, ¿no?

Sí, pero no han sido muy grandes o famosas.

¿Cómo crees que la gente que leyó el libro de niño se sentirá con la película?

Para algunas personas es como lo imaginaron, otros tenían una idea diferente, por lo que sienten que la película es intrusiva con su imaginación. Es complicado, porque la hice como me lo imaginaba, y entiendo que otras personas lo hayan imaginado de otra manera.

Los personajes son más jóvenes en el libro que en la película, ¿verdad?

Es cierto, sí. Fue difícil para mí cambiarlo. Hay unos actores muy jóvenes, de unos veinte años, en el teatro francés, que son muy centrados en sí mismos. Yo no sé por qué. Supongo que es porque cuando entran al cine y a la actuación se miran demasiado en el espejo. No pude pensar en un actor de esta generación con el que quisiera trabajar, así que elegí a Audrey y a Romain porque sentía que eran grandes actores y no tenían estos problemas de imagen que veo en los actores más jóvenes.

Michel Gondry y Romain Duris. Foto cortesía de Michel Gondry.

Yo no sabía qué esperar de Mood Indigo porque no estaba familiarizado con el libro. Vi el cartel, recordé tu trabajo anterior y pensé que podría ser una buena idea llegar a la proyección de prensa con un par de ácidos.

¿En serio, tomaste ácido?

No, fue claro que no lo necesitaba después de que empezó. ¿Pero tal vez me equivoqué?

Tienes que probarlo. O sea, no quiero inducirte a usar drogas. A veces la gente me pregunta si uso drogas, pero me da demasiado miedo tomar drogas.

Hace unos años en Brooklyn había una exposición de arte que tenía un "pianococktail" como el que Colin está construyendo en la película. ¿Viste eso?

El pianococktail es muy famoso por este libro. Recuerdo algo de eso, pero luego también hubo la máquina de mierda, donde alimentabas a la máquina y la procesaba igual que el cuerpo. Era muy divertido. Cagaba un bollo. Eso, para mí, es un poco similar. Es como una máquina que hace algo que un ser humano hace de manera orgánica.

Sí.

Por supuesto, uno no se bebe la mierda, pero hay algunas similitudes, diría yo.

Hay una escena en la película donde una habitación llena de mujeres se sientan frente a una cinta transportadora con numerosas máquinas de escribir en ella, y cada una escribe unas palabras antes de que la máquina pase a la siguiente mujer. Algo de eso me recordó la película de Jean Luc Goddard Tout Va Bien, y me preguntaba si era un comentario sobre la ética de trabajo francesa.

Sí, bueno, el libro se está burlando de algo de eso. Bertrand Russell hizo un libro acerca de la pereza como una cualidad. Estás engañado por la sociedad con la creencia de que el trabajo es necesario y bueno para tí. Creo que es bueno para tí cuando te gusta tu trabajo y no es bueno para tí, si no te gusta tu trabajo. Es tan simple como eso. Hay un comentario sobre el trabajo en el libro, y yo no podría estar más de acuerdo con él. Colin, por ejemplo, podría trabajar muy duro en su pianococktail, pero no le parecía tan divertido tener que trabajar en su libro, o en la fábrica de construcción de armas, y cosas por el estilo.

Michel Gondry

Colin es un poco vago porque tiene su herencia, ¿verdad?

Sí. Realmente está en contra del trabajo, es muy humillante para él. Hay una parte donde dice "Malas noticias. Tengo que conseguir un trabajo". Es algo casi tan pesado como la mala noticia de la enfermedad de Chloé. Es irónico que lo peor que le podía pasar es que tuviera que trabajar.

Pero él se vuelve menos egocéntrico, ¿no?

Sí, luego se dedica a Chloé, pero sí, al principio es muy egocéntrico. Tiene muchas ganas de mostrarle su invento (el pianococktail) a su mejor amigo, pero luego se encuentra con el amor y se vuelve más centrado en su novia. Se convierte en su devoto.

Colin y Chloé van a Le Forum des Halles, un mercado underground en París, en su primera cita. He estado ahí y ese lugar es un hueco. ¿Por qué ese lugar?

Sí, bueno, es irónico. Cuando crecí había un gran mercado ahí, y luego se volvió un hueco, en los años 80. Se tardaron siglos para construir este centro comercial y luego lo cambiaron. Así ha sido durante veinte o treinta años y ahora lo van a cambiar de nuevo. Es por eso que Chloé (Audrey Tautou) dice que el verdadero Des Halles está de vuelta, porque realmente ha sido un hueco la mayor parte de su vida.

Chloé (Audrey Tautou), Colin (Romain Duris) flotan sobre Les Forum Des Halles, Paris. Foto cortesía de Drafthouse Films.

¿Esa fue tu escena favorita de rodar, Chloé y Colin en el coche-nube sobre el hueco de Des Halles?

No, fue una pesadilla. Fue muy complicado. En realidad mi favorita es la escena en la que hay una interacción entre los actores y tienen esta escena hermosa, una escena muy oscura donde Alise viene a visitar a Chloé, y está tratando de abrir la ventana y se hacen más pequeñas y más pequeñas. Luego pone una flor sobre Chloé y tienen una discusión simpática sobre amantes. Ahí pensé que era un momento muy dulce en el que se veía la amistad en este mundo loco en el que todo se estaba reduciendo, pero todavía tenía algo que estaba muy vivo. Y hubo algunas escenas como esa, donde la actuación fue muy viva en mi opinión, a pesar de las cosas locas que pasaban a su alrededor.

Chloé (Audrey Tautou) rodeada de flores para curar su enfermedad. Foto cortesía de Drafthouse Films.

Y luego está lo de Jean Paul Sartre, o perdón, el culto Jean-Sol Partre. ¿Alguna vez estuviste en él?

Bueno, leí la Náusea, y me pareció muy impresionante, pero he leído un montón de sus cosas que eran muy pesadas. Creo que está un poco sobrevalorado. Creo que tenía una postura en la que no se podía decir que el comunismo en la URSS era algo malo, y quería mentirle a la gente al respecto. Tenía una gran discusión con Albert Camus, quien quería ser honesto al respecto, y creo que Camus fue un filósofo mucho más profundo y un mejor escritor que él.

[Audrey entra en la habitación]

Audrey Tautou: Hola, voy a tomar una pequeña siesta.

Simplemente me parece extraño que la gente quiera coleccionar el pelo de Sartre. No parece como algo que él apoyaría.

¡Así era en ese momento! Realmente existían esos fans de Jean Paul Sartre de los que Boris Vian se burló. Y así, más tarde, Sartre se robó a la esposa de Vian, Michelle. Eso fue antes, pero creo que Vian se burlaba de cómo había algo un poco esnob en él.

Beatlemanía.

¡Sí! Creo que hoy en día se podría comparar con Steve Jobs y Apple, y las personas esperando el próximo producto.

Yo lo he hecho, totalmente.

Quería usar ese tipo de cosas, pero luego pensé que se alejaba demasiado del libro.

Audrey, ¿cómo logró Michel que trabajaras en esta película?

Tautou: Pues, él me envió un pequeño corto animado que hizo para mí donde me pedía que actuara en su película. Pero yo no sabía que él estaba trabajando en una película, entonces no lo entendí. Así que le pedí que me lo explicara de una manera más convencional… y arruiné el efecto. [Risas] No, no, no. Pero pensé que era una cosa muy linda, y una gran premisa para el futuro.

Gondry: La última animación que se ve al final de la película fue hecha por Audrey, cuadro por cuadro.

Ah, sí?

Tautou: Sí, el hizo uno para mí y yo hice uno para él.

Audrey Tautou y Michel Gondry. Foto por el autor.

Gondry: Es realmente el personaje el que está haciendo el dibujo de verdad, y luego lo rodamos juntos en un fin de semana con mi cámara.

Tautou: Así no me aburria esperando entre escenas.

¿Cuántos cuadros?

Gondry: Muchos. Trescientos. Es una animación muy suave, impresionante. Tuve que presionarla. Soy bueno para empujar a la gente a ser creativa. Y hay una cosa que nadie sabe: Paul McCartney toca en la banda sonora. Toca un bajo de la partitura, en medio de un tema.

Oh.

No te importa. A nadie le importa.

¿A nadie le importa?

Sí, no pareces tan impresionado.

[Risas]

Si me acabaran de decir algo así estaría como, "¿¡Qué putas!?" Y tu estás como, "oh". Quería impresionarlo, Audrey. Siento que no estés… estoy triste de que no te hayas impresionado por esto, es algo de lo que estoy muy orgulloso.

¿Cuál fue tu escena favorita de actuar, Audrey? ¿Te gustó montar en el coche nube?

Tautou: Todo era tan nuevo, una sorpresa diaria y… ya sabes, tuve mi comida para todo un año. Je crois qu'il n'a rien compris de ce que je lui ai dit. (Creo que no entedió nada de lo que dije).

No puedo responder cuál fue mi escena favorita, pero puedo decirte la que más odié.

¿Cuál fue?

Tautou: La del coche-nube, porque tenía miedo. Fue muy aterrador.

Gondry: Estaba realmente asustada porque estaba muy arriba. Era muy alto y tenía vértigo. En la escena cuando esta allí hablando con Romain (como Colin), era un director de fotografía el que estaba sentado en lugar de Romain. Pero creo que por el vértigo, se transmitía y se podía sentir el vértigo, fue agradable.

Chloé (Audrey Tautou) y Colin (Romain Duris) sentados en un banco. Foto cortesía de Drafthouse Fims.

Así que si eso fue terrible, entonces ¿cuál fue la cita más cool en la que has estado?

Tautou: ¡¿La cita más cool?!

Sí.

Tautou: Bueno, nosotros no tenemos citas en Francia.

Gondry: Solo vas y tienes sexo.

Tautou: Solo vas y ya está. [Risas]

Gondry: Mandas un mensaje de texto, se encuentran y tienen sexo. Nosotros no hacemos esa mierda.

Tautou: Es menos costoso, ya sabes.

Gondry: Y luego quedas embarazada.

Sigue a Daniel Stuckey en Twitter