FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Los "ladrones por ley" rusos te van a degollar

¨Ladrón por ley¨ es el rango más alto del mundo criminal de Rusia.
29.11.11

Aunque no sepas nada de Rusia, es probable que sepas que tienen algunos problemillas con el crimen organizado. Alexander Gentelev controla bastante más el tema y por eso decidió hacer un documental sobre la explosión del crimen organizado en Rusia tras la disolución de la Unión Soviética. Thieves by Law también expone los orígenes de la mafia actual en el código de ladrones de la vieja Unión Soviética, un código que hasta el último mono de este submundo criminal debe cumplir al pie de la letra.

Gente como Vitali Dyomocka, que se parece a John Malkovich actuando de Nosferatu, siempre lleva polos negros y habla a menudo de honor y de un asesinato que cometió. Otra estrella del docu, Alimzhan Tokhtakhunov, es un uzbeko obsesionado con el lujo que se pasea por su mansión calzado con unas zapatillas en las que bordó, 'He tenido éxito en la vida'.

Publicidad

La mafia rusa es una organización internacional incrustada en todos los aspectos de la sociedad rusa. En los 90s, muchos de esos mafiosos se reciclaron en hombres de negocios. Uno de los entrevistados nos desafía a todos a "encontrar una sola persona en Rusia que no tenga expediente criminal", mientras otro se describe a si mismo como un "ciudadano respetuoso". Y, en la lógica de la Rusia del siglo XX!, eso tiene mucho sentido. Estos ladrones son abiertamente "tolerados" por el Estado y ellos lo admiten con total franqueza. De algún modo, es hasta loable que nos expliquen qué diablos está pasando de verdad.

Me puse en contacto con el director Alexander Gentelev.

VICE: ¿Me puedes explicar qué significa ser ¨ladrón por ley¨?

Alexander Gentelev: El termino ¨ladrón por ley¨ hace referencia al rango más alto del mundo criminal de Rusia que nació en los años 30. Alguna gente dice que quizá tenga algo que ver con los primeros servicios secretos soviéticos (lo que luego se convirtió en la KGB). Al principio, seguían un código muy estricto: un ladrón por ley tenía que pasar tiempo en la cárcel y no tenía derecho a tener una familia, ni una dirección registrada, ni posesiones. Su modus vivendi debía ser 100% criminal. Discutían sus negocios en congresos y ejercían mucho poder en las cárceles. Su palabra iba a misa. Hoy todo ha cambiado, y muchas de esas viejas reglas no se respetan. Pero incluso ahora se trata de un mundo muy cerrado, y mucho de lo que sabemos nos llega a través del boca-oreja.

Publicidad

¿Cómo conseguiste llegar a los protagonistas de tu película?

A través de periodistas que conocíamos y amigos de amigos. Nos llevó mucho tiempo.

¿Por qué crees que Rusia tiene este problema con el crimen de alto nivel?

Desde mediados de los 90s el mundo del crimen organizado se ha esforzado en intentar transformarse en un negocio legal. En la Rusia de hoy, en mi opinión, el problema más grande es la corrupción.

Los tipos que salen en tu película no parecen muy simpáticos, precisamente. ¿Pasaste miedo en algún momento?

En realidad no. La única cosa que me asustaba era que dijeran, ¨Basta, estoy harto de que me grabés¨.

En Europa estamos familiarizados con la cara más "amable" de la oligarquía rusa. Personas como Roman Abramovich, que no es la alegría de la huerta pero seguramente tampoco ha matado a nadie, salen a menudo en las noticias. ¿Qué relación crees que este tipo de magnates tenga con los ¨ladrones por ley¨?

No conozco a Roman Abramovich, así que esa pregunta es para él. Pero creo que los grandes oligarcas probablemente no requieren los servicios de los ladrones, incluso bajo la ley de las autoridades criminales. Esos oligarcas son suficientemente poderosos por sí solos. Sólo necesitan buenos contactos en el gobierno.

¿Qué aprendiste sobre la importancia de los tatuajes en esta cultura?

Por desgracia, las escenas sobre la cultura del tatuaje no entraron en la película. Hace mucho tiempo los tatuajes jugaban un papel muy importante dentro del mundo criminal. Uno podía saber el estatus criminal de un tipo sólo con observar sus tatuajes –el tiempo que había estado en la cárcel, el por qué, etc.

Publicidad

Resulta extraño que gente que está huyendo de la Interpol accediera a salir en una película. ¿Cómo evitan ser identificados?

Primero, debo aclarar que no todos están huyendo de la justicia. Por ahora, la Interpol sólo está buscando a Alimzhan Tokhtakhunov. Por esa razón no puede salir de Rusia, pero en su país es el más grande mecenas de arte y un prominente hombre de negocios. El gobierno ruso no tiene problemas con él.

¿Puedes explicar la relación entre la gente que se describe a sí misma en la película como ¨simples hombres de negocios¨ y la mafia?

Este tema sale mucho en la película. Los protagonistas lo hablan entre ellos. A finales de los 80s y principios de los 90s, durante el florecimiento del mundo de los negocios en los estados ex soviéticos y en Rusia, mucha gente intentó montar sus propios negocios privados. Al mismo tiempo, aparecieron muchos grupos criminales que no tenían nada que ver con los ladrones de ley. Los grupos criminales se estaban peleando entre ellos en las esferas de influencia. "Asimilaban" a hombres de negocios que pagaban sus tasas de protección, y a cambio los criminales sentían que ese dinero extra les ayudaría a protegerse de los otros jefes criminales. Esto fue cuando empezó la primera Gran Guerra Criminal.

¿Que pasó en esa Gran Guerra Criminal?

Que todos murieron.

Ah, vale. ¡Gracias Alexander!