FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

La gente en Los Ángeles dice cosas muy raras

Alguien dice que se acaba de dar cuenta de que su perro nunca va a poder ver Europa. Se escucha triste.
29.7.13

Hace unos años viví en Los Ángeles, y hace poco regresé para ver en qué andaba la gente. Y al parecer, esto es lo que hacen:

Alguien me invitó a una fiesta en la noche, pero es de esas que ya no aguanto porque actúan como si estuvieran en una hermandad universitaria. En cada fiesta ponen pósters en las paredes con el hashtag de la fiesta por si la quieres subir a Instagram. Dice que esta vez va a poner sus propios pósters, sólo que el hashtag será #PETA. "Para que en la mañana haya teléfonos diciendo '¡Convirtieron ese bisonte en un abrigo! ¡Wow, un oso mutilado en China! ¡A huevo, saquen el barril de chela!'"

Publicidad

Alguien trae un muñeco de James Franco en su mochila todo el tiempo. Lo lleva a las fiestas. Tiene su propia cuenta de Instagram. Cuando terminamos de hablar del muñeco de James Franco, me dice que su mamá guarda todas las fotos que le tomaban cada año en la escuela en la pared de su casa en Reno. "Y están en una pared enorme a la entrada de la casa de mamá. Sólo que un año no me tomaron la foto, así que para ese año sólo puso al chico que venía con el marco".

Alguien dice: "No me gusta que la gente se quede conmigo. No me gusta. ¿Pero sabías que en Costco venden ataúdes? Una vez pedí uno a mi casa para que las visitas durmieran en él, pero les ordené que lo dejaran en el estacionamiento, y le pedí a un amigo que me ayudara a moverlo a media noche para que mis vecinos no pensaran que soy un vampiro. Porque también tengo una calavera que pueden ver ahí en la esquina de mi sala. Se llama Herb”.

Alguien contesta: "Estuve en una película de terror de bajo presupuesto, y me tocó ser alguien que se muere muy rápido así que filmamos algunas escenas en un crematorio. Por eso ya he estado en un ataúd, de hecho era bastante relajante. Además una trabajadora de allí me enseño el horno".

Una chica dice que tiene una cuenta de Grindr. La usa para acosar hombres hasta obligarlos a decirle lo bien que se ve su vestido.

Alguien empezó a decir que en Starbucks su nombre es Biggie, y cuando lo llaman por su orden, le hace "Uhh". Lo hace con todos sus raperos favoritos mientras emite sonidos característicos en todos los cafés.

Publicidad

Alguien dormía junto a una cubeta de agua helada y se le cayó su teléfono adentro y ahora dice: "Yo creo que el retrógrado de Mercurio tomo forma humana, y ese humano soy yo".

Alguien dice que anoche llegó a un nuevo nivel de vergüenza. "En serio, un nivel completamente diferente. Ni siquiera sabía que pudiera hacer algo tan vergonzoso". Le pregunté que hizo. "Sonreí para una selfie que no era mía", me contesta. "Levantó su cámara y apuntó hacia mí. No sabía que la cámara estaba apuntando para el otro lado".

Alguien acaba de comprar una cobija en Goodwill, que es una cadena de tiendas de caridad como Oxfam. La cobija es una enorme masa gris pero también es linda, la más suave que haya tenido. Es tan suave que quiso ver si podía tener más y googleó el nombre de la etiqueta. Resultó ser una organización internacional no lucrativa que da cobijas a las víctimas de desastres. Mi amiga está destruida. Quería comprar un paquete entero.

Alguien me pregunta por qué no paso a ver a Brian que está viviendo en una bonita casa en Silver Lake con un pasillo secreto, o si me sigo sintiendo incómodo por aquella vez que regresé del bar y olvidé que estaba dormido en el sillón y me senté en su cabeza.

Alguien dice que estuvo en Londres la semana pasada para grabar un disco con un productor… "y empezamos en el estudio con un té a mediodía. Como media hora después tomábamos otra taza, y así seguíamos toda la tarde. ¡Cuánto té tomas en Londres! Hasta como a las 6PM que nos íbamos al pub".

Alguien se sienta en una mesa a lados de Lionel Richie, y sólo se escucha a él diciendo "algo algo Kanye West algo algo". También me siento en su mesa un ratito. Lionel parece estar alardeando con seis hombres mucho más jóvenes que él mientras come una pizza amarilla cubierta casi completamente de cebollas. Decidí recordarle de la vez que lo entrevisté para el Times, cuando le pregunté de su hija Nicole, quien estaba en ese entonces perdiendo el tiempo, y de cómo se había vuelto un poco callado y después dijo: "Sólo eres tan feliz como el más triste de tus hijos".

Alguien dice que su libro de poesía favorito es What Narcisism Means To Me.

Alguien dice que se acaba de dar cuenta de que su perro nunca va a poder ver Europa. Se escucha triste.

Le dije a alguien que mi vuelo a Los Ángeles fue tan malo que escuché a una persona diciéndole a mi hija una palabra horrible, hasta que me di cuenta de que esa persona era yo. Diciendo esas mismas palabras, en voz alta, a mi hija, en un avión lleno de personas, es un milagro que aún no me la hayan quitado las autoridades. Y me dice: "Pero la manera de que no se note es volverte hacia todos en el avión y decir 'Perdón, somos artistas de performance; y ésta es una campaña de autoconciencia’".