Recap de Ultra 2015: Sí, Bieber y CL estuvieron ahí, pero eso no fue lo más importante
Danilo Lewis

FYI.

This story is over 5 years old.

Recap de Ultra 2015: Sí, Bieber y CL estuvieron ahí, pero eso no fue lo más importante

Terminó el fin de semana, las estrellas invitadas fueron lo más sonado, aunque la gente nunca dejó de bailar.
31.3.15

Fotos por Danilo Lewis para THUMP.

El tercer día del festival más emblemático de Ultra en Miami comenzó con vibras mezcladas. Aunque algunos seguían embravecidos otros estaban enloquecidos. Sin importar el nivel de energía en el campo, el 29 de marzo de 2015 fue el día en que Ultra Music Festival llegó al estrato superior de la conciencia de la cultura pop como una auténtica fuerza global de un festival que merece ser conocido. En un punto de la noche, la transmisión en línea tenía más de 100,000 espectadores, haciendo que "#ultralive" se convirtiera en un trending topic mundial en Twitter.

Publicidad

Gran parte de ese éxito en internet puede acreditarse a una fuente inverosímil. Luego de que su legión de fans esperara paciente todo el día en medio de insinuaciones y pistas, Justin Bieber, el cantante pop más satanizado en el mundo del pop, se apoderó del escenario principal de Ultra a lado de Skrillex, el nombre de más alto perfil en la música dance. CL, lista para hacer su crossover en inglés este año, se unió a Skrillex y Diplo para su track "Dirty Vibe". Unas horas antes, el cupcake humano Ariana Grande hizo su debut en Ultra junto a su melenudo proveedor de future beat Cashmere Cat, apenas un día después luego de que Usher se uniera a Martin Garrix para una romántica colaboración durante su set.

El respeto global de Ultra y la credibilidad de la música dance se han prestado a este tipo de momentos de alta intensidad culturar que aún se sienten muy crudos o frescos incluso cuando han sido meticulosamente planeados. En 2012, ocurrió la infame actuación de Madonna con Avicii en la cual provocó a la audiencia con una chica llamada "Molly". En 2013, las presentaciones de despedida de Swedish House Mafia fueron las que se robaron el show. En 2014, todos hablaban del trolleo de Deadmau5 tocando "Animals" y "El viejo MacDonald". Pero Deadmau5 no estuvo en Ultra este año (aunque quiso participar en la conversación al atacar a Krewella en Twitter), y Garrix sí.

Fue el equipo de representantes de Garrix, Scooter Braun Projects, los que han liberado el poder de la audiencia de Ultra y la plataforma para su transmisión en línea como nunca antes para mostrar casi a todo su roster. Bieber, Usher, CL, y Grande (todos ellos clientes de Braun, junto a Steve Angello quien también tocó en el escenario principal el domingo) fueron integrados de manera constante al paisaje de Ultra y por añadidura a las pantallas portátiles de todos los chicos del mundo de una manera que debió haberle dado envidia a Madonna.

Tener un buen anfitrión para estas apariciones es crucial, y nadie fue tan afable como Skrillex. Ser el headliner de Ultra por segunda ocasión (sin la nave espacial), el set de Sonny Moore se aseguró de terminar con cualquier rastro de energía que la audiencia tuviera aún tuviera al término del fin de semana, con un set interminable de sonidos que parten cabezas, incluyendo sus temas originales anteriores llenos de wobbles con una paleta de trap, electro, Miami Bounce, y un montón de otras cosas ruidosas. Aún así, el verdadero evento en el set de Skrillex fueron sus invitados sorpresa: su cómplice en Jack Ü, Diplo, Kiesza, Kai, Diddy, y los antes mencionados Bieber y CL. No ves cosas así en ningún otro lugar.

Por comparación, Cashmere Cat habiendo sido acompañado detrás de los platos por una sola persona, Ariana Grande, parecería un acontecimiento menor. Aún así, la cantante cumplió de manera competente con dos tracks producidos con el artista, Be My Baby" de su propio álbum y "Adore" del de él. Grande incluso utilizó de forma temática sus distintivas orejas de gato las cuales colocó amablemente sobre los rizos dorados del DJ al momento del cierre del set. Incluso aquellos que no son fans de Ariana Grande tuvieron que admitir de acuerdo al desarrollo de su aparición que fue bastante adorable.

Las primeras horas del día fueron marcadas por una audiencia ligeramente menor que la de los días anteriores. Eso no detuvo a la familia trance, famosa por su obsesión, de mostrarse fuertes en una de las plataformas más inolvidables de Ultra, el afamado y mundial escenario de Armin van Buuren, A State of Trance, el cual presenta y transmite en vivo desde el backstage. Al avanzar la noche, la aparición de Eric Prydz creó un caos casi total. No es completamente claro por qué tocó en el escenario de ASOT en primer lugar (no toca trance en absoluto), pero atrajó una multitud tan grande, que la seguridad del festival tuvo que cerrar los puntos de entrada a la carpa. El set de Swede fue una hora con su smoothie perfectamente mezclado de progressive house y techno punzante. La producción en la carpa también fue inspiradora, con enormes pantallas LED que se levantaban a escasos metros sobre la multitud. Incluso dos oficiales de policía tomaban videos incrédulos con sus teléfonos desde una plataforma cercana.

Pete Tong levantó los ánimos del escenario Resistance que seguía durmiendo a tempranas horas con un set que tuvo a toda la colina moviéndose toda la tarde. Guy Gerber comenzó con la temática tech-house viajada del resto de la programación vespertina (Space Ibiza adecuadamente presentó el lineup del día). Desafortunadamente para él y Apollonia, quienes tocaron inmediatamente después, es un sonido que no se siente tan bien cuando el sol todavía está brillando.

Con excepción de algunos sets por aquí y por allá, la carpa de UMF Worldwide fue un poco inconsistente, pero con algunos momentos estelares sorprendentes. Aquellos que no han probado el tropical house - el sonido más "in" del año - podrían haberse puesto a bailar con Thomas Jack, probablemente porque la mayoría de los tracks que tocó no eran tropical house. Incluso un remix house de "Oye Como Va" y "Drop The Pressure" de Mylo que aún tiene su toque.

Una cosa por la que Ultra siempre se distingue es el hecho de que tantos artistas elijen debutar nuevos proyectos y nuevos discos en sus escenarios. Si no han publicado o mostrado algo durante el último mes, los productores más sabios lo estrenarán durante set en Ultra. Siendo el caso, Claptone, quien introdujo su nuevo set, "Immortal", tocando con otro tipo anónimo detrás de monolitos adornados con LEDs. El set parecía haber sido programado un poco temprano para la audiencia del domingo, con una asistencia ligeramente baja que limitó su potencial. Aquellos que llegaron, recibieron una máscara dorada, gratis.

Otro debut vino por parte de Krewella, quienes estrenaron su show en vivo con una banda completa y un drumer y un guitarrista grungero en el Live Stage. Las hermas Yousaf dejaron ir sus hits más obvios y aleatoriamente dejaron caer covers como "FourFiveSecods". Intentando mezclar una ambiciosa cantidad de géneros que van desde el dubstep chirriante, hasta el electro, hardcore y hasta algunos nostálgicos beats con estilo noventero, el resultado estuvo muy revuelto. Deadmau5 incluso hizo circular rumores de que sus CDJs ni siquiera estaban conectados (si lo estaban).

Porter Robinson también trajo consigo su show a Miami por primera vez, ejecutando artísticamente una mezcla trabajable de todo desde sus inicios en el electro, hasta la genialidad de pop de computadora de 2014. En frente de una audiencia enorme, Robinson ejecutó sus propias vocales, estableciendo su lugar como líder de su generación de DJs y productores.

Paul Oakenfold fue asignado con el deber de cerrar el escenario de ASOT, pero nadie pudo negar la fuerza que ocurrió antes que él con el nombre de Armin Van Buuren. Mientras que él aún navega con la bandera del trance, su resultado personal cambió sus raíces puristas por algo más adecuado para la fiesta volviéndose atractivo para una audiencia más allá de la #trancefamily. Probablemente sea sabio evolucionar con los tiempos, pero de muchas formas, el trance puro está medio muerto.

Como cualquier festival que cuesta alrededor de $450 por tres días, no todos los sets de Ultra fueron de la mayor calidad. Aún así, sería difícil encontrar una demostración mejor con los mejores de la música electrónica. Aunque el (casi siempre) hermoso clima y escenario inigualable son muy valiosos, la programación creativa de los tres días fue impresionante. Ultra está diseñado de tal forma que muchos de sus escenarios pueden cambiar de género de una manera que no sólo crea un balance sónico, sino que puede fomentar el descubrimiento de nueva música.

Aún así, muchos de los fans jóvenes de Ultra no sólo necesitan una educación musical, sino una escuela del rave también. Muchos de los chicos que fueron vistos a lo largo del fin de semana se desmayaron en el pasto, con sus amigos sin una idea de qué hacer (no debe avergonzarles pedir ayuda). No sólo es responsabilidad de todos aprovechar el flujo musical interminable de Ultra, sino también cuidar de la gente que está ahí para disfrutarlo contigo.

Tan exitosos como fueron los chicos de Scooter durante su apoderamiento del escenario principal, el escenario de Ultra le pertenece a los fans. Siempre habrá DJs famosos (y tal vez celebridades incluso más grandes) funcionando como uno de sus engranes, pero son los fans los que ayudan a que funcione el motor. Podría tener aún algunas fallas (la nueva regla de mochilas de este año no detuvo a nadie de hacer lo que ya habían planeado), pero alimentado por la generación rave, Ultra sólo está creciendo, más rápido y más poderoso.

Las piernas de David se sienten como gelatina, pero el no querría que fuera de otra manera. @DLGarber