Noisey Show

Folk desesperado y nuevo pop. Así ha sonado nuestra semana

Esta semana con Angel Olsen, Young Kid, DJ La Vane 69, Pedro LaDroga y Pimp Flaco.
25.1.17

Ya está: Trump es presidente de Estados Unidos, en los botes de Nesquik hay cocaína, ya se habla de los líos entre Juan Carlos I y Barbara Rey con total frescura y hace un frío del carajo que nos tiene embotado el cerebro. Entre la risa y el tedio, esta semana hemos escuchado por primera vez -y luego por segunda, por tercera, por cuarta… somos algo obsesivos, si- un montón de canciones que puntuarán arriba en nuestras listas de lo mejor del año. Puede que nos estemos adelantando, claro, PERO.

ANGEL OLSEN: Fly on the Wall

Manifestaciones, conciertos benéficos, canciones políticas… los músicos empiezan a organizarse para intentar que la era Trump no se convierta en la época más oscura de las últimas décadas en Estados Unidos. Hace unos días arrancó el proyecto "Our First 100 Days", llevado por Secretly Group –grupo de sellos que incluye a Sectretly Canadian, Jagjaguwar, Dead Oceans o Numero Group entre otros-. Se trata de una subscripción a una serie de 100 canciones inéditas de gente como Jens Lekman, Avey Tare de Animal Collective, The Mountain Goats, How To Dress Well, Will Oldham… para recaudar dinero para alguna de las causas sociales que van a sufrir de forma más severa el mandato de Trump –son organizaciones contra el cambio climático, de ayuda al inmigrante, colectivos LGTB y pro-derechos reproductivos-. La primera de estas canciones es una inedita de Angel Olsen hablando sobre amores reales y amores imaginarios sobre un ritmo marcial hasta explotar en un final que deshace tobillos.

YOUNG KID feat. GAYONCÉ ROSÉ: Vamo a vacilal

En esta vida no hace falta mucho para pasarlo bien. Basta con una canción para cantar encima rodeado de la gente correcta. Eso lo sabe hasta un niño. Sólo decir en voz alta cosas como "Vamo a vacilal/ vamo a rumbial/ no hay más que hablal", como hace Young Kid sobre una base de reggae sintética y fresca –a cargo de Royal Motocross Club de France, mitad de Downliners Sekt-. Todo por diversión, sin dar la espalda a esa angustia intuitiva que tienen todos los niños -"Si no estás conmigo es que algo te pasa mami", canta- ni a los problemas del patio –"Que no me abuse nadie (…) porque para llorar no vamo a estar"-. Todo ello cantando como un juego entre padre e hijo -en el tema colabora su padre, Gayoncé Rosé-. Esto es la nueva música tradicional.

DJ LA VANE 69: Ilovemakkonen x La Casa Azul

DJ La Vane 69 es un meme. Una DJ misteriosa a la que le gusta poner voz de pitufo a hits de trap español, echarse unas risas y bailar. Podría ser un personaje de PC Music, un troll inventando el próximo flutedrop o la autora del mash-up definitivo. Incluso hay rumores que dicen que DJ La Vane es Yung Beef riéndose de todo. Sea quien sea, sus fiestas son las más divertidas y sus chistes siempre funcionan. Esta semana ha compartido un mix donde mezcla "Tuesday" de Ilovemakonnen con "La revolución sexual" de La Casa Azul.

PEDRO LADROGA + SKYHOOK: Tommy III

Ayer Pedro LaDroga estrenó en Tentaciones dos de las canciones que formarán parte de su nueva colaboración con Skyhook, uno de los tándems más únicos de la música urbana española. El vídeo incluye dos canciones, de las cuales la segunda es uno de esos himnos que todos esperamos de Pedro LaDroga, llena de absurdo y confusión, apartado del mundo como esos marginados que crean rechazo y atracción a la vez, el raro de la clase en modo radioactivo y brillante. Las dos canciones formarán parte de Skydvg 2.0, que se podrá escuchar a partir del próximo lunes. Estamos contando los minutos.

PIMP FLACO: Me da igual

Vale, pues resulta que el viraje hacia el pop de Pimp Flaco es la hostia, que es capaz de hacer canciones que podrían ser el cierre de algún anime melancólico y que rodeado de la gente correcta –Baldo, Eloi Caballé de Desert y Arnau Vallvé de Manel-  es capaz de multiplicar todas sus bondades. Una melodía enganchosa, un piano digno de un baladón disco –con algún momento jazzy glorioso- y esa percusión a medio camino entre Puerto Rico y Brasil. Podría ser la mejor canción de La Casa Azul de este lustro, pero es suya.

Imagen de portada tomada del vídeo de Pimp Flaco.