FYI.

This story is over 5 years old.

Rib-eye a la parrilla

Un buen rib-eye es muy grueso, porque te ofrece un mayor margen para la cocción, el carbonizado y la textura. Además alcanza para dos personas.

"La parte más importante de preparar un bistec es el carbonizado que vas a obtener en la superficie".

Porciones: 2

Ingredientes

900 grs de rib-eye (de preferencia corte grueso)
sal de mar
1 manojo de cebollas cambray (cebollines)

Direcciones

1. Sazona previamente la carne con una pizca generosa de sal de mar y déjala cubierta en el refrigerador hasta un día antes.

2. Ahora ve a la parrilla. Yo prefiero quemar madera de roble, pero vamos a cocinar con poca flama y mucho humo para conseguir un un buen sabor y algo de calor en el asador. Caliéntala hasta que esté muy caliente —180° C más o menos— y coloca el lado grasoso hacia abajo sobre la parrilla caliente. De esta manera la grasa se derrite y se consigue un buen dorado. Asa por este lado durante cinco minutos y luego dale la vuelta.

3. Asa por el otro lado durante 5 minutos para conseguir un término medio, o déjala más tiempo sobre la parrilla para una carne más cocida. Retírala de la parrilla cuando esté lista, a tu gusto, y déjala reposar durante 15 minutos antes de cortarla.

4. Asa el manojo de cebollas cambray durante unos minutos en el mismo lugar donde estaba la carne mientras ésta reposa.

5. Sirve el filete cortándolo en contra de las fibras de carne y coloca encima las cebollas cambray asadas.

De How-To: Grill a Rib-Eye