FYI.

This story is over 5 years old.

diseño

El salto transmedia de la fotografía de autor

El estudio Espadaysantacruz inventa el concepto de "apps de autor" para tratar expandir la fotografía.
05 Septiembre 2014, 7:09am

Minijuego de Los Modlin.

Te descargas una app y la abres, aprendes a usarla con un tutorial y ya tienes la vida solucionada. Esta secuencia es la pequeña tortura de siempre para muchos usuarios. Sin embargo existen otras apps con un propósito menos útil que actúan de forma diferente. Te la descargas y la abres, la pantalla se va a negro, aparece un carrusel de letras blancas donde se puede leer “karma”. Ahora pasan varios vídeos. Es la fachada de un edificio, unas ventanas, un montón de tráfico y el ruido de la ciudad. Te introduces en su ritmo orgánico y, de pronto, ves a sus habitantes en coches con cara de estar pasando un mal día.

Esto es Karma, la primera “app de autor” de fotografía. Es el primer paso, junto con Los Modlin, de The Portable Photo, una iniciativa que pretende convertir las aplicaciones en un soporte útil para el arte fotográfico. Trata de conseguir lo mismo que ya sucede en otras disciplinas (como la documental o la musical) de situar a las apps como un soporte creativo. Usando su potencial transmedia para mejorar la capacidad expresiva de un proyecto fotográfico.

Display de Los Modlin.

Después de probarlas tienes la sensación de estar ante algo muy cercano a un videojuego y, también, un artilugio multimedia con bastante profundidad. La versatilidad de estos soportes merece una exploración amplia. El estudio Espadaysantacruz –responsable de la iniciativa– trabaja para conseguir que la App Store tenga su ración de propuestas de arte de calidad. O lo que ellos denominan apps de autor. Casi nada.

The Creators Project: Es llamativo el concepto de "app de autor", por lo que se puede ver en el proyecto se trata de un ejercicio transmedia con el que dais al fotógrafo las herramientas con las que crear una app. Eso está claro pero ¿por qué es interesante The Portable Photo?
Espadaysantacruz: Porque nadie había trabajado la fotografía contemporánea de autor así que el proyecto surge para proponer un soporte fotográfico. Las apps deberían estar al mismo nivel que un fotolibro o las exposiciones, que se adaptan al medio aprovechando sus características propias. Las tablets y smartphones son un campo de experimentación enorme. Nuestro proyecto entra en escena como algo nuevo porque hasta ahora las apps de fotografía no dejaban de ser conatos a caballo entre el portfolio digital y los libros enriquecidos. Quedaba un paso por dar para integrar un proyecto de autor en las singularidades de una tablet, teniendo en cuenta el medio durante el proceso de conceptualización.

¿Existen iniciativas similares fuera de España? A la hora de diseñar un proyecto artístico tecnológico ¿qué antecedentes hay en web, software y cosas cercanas a las actuales apps móviles?
Lo que hemos investigado hasta ahora es que no hay nada parecido o que supere el portfolio digital. Hay alguna editorial especializada en fotografía que publica algunos libros en formato app pero no deja de ser ese acercamiento conservador que no conceptualiza el soporte durante el proceso creativo. Otros sectores como la música o la ilustración sí han sabido adaptarse sin prejuicios a esta tecnología. Polyfauna o The Bermuda Tapes son buenos ejemplos. En nuestro caso no hemos partido de ningún referente conscientemente pero sí encontramos muy inspiradores proyectos de interactive web documentary como Journey to the End of Coal o The Build. Aunque no todo es tecnología digital, la edición en papel, la audiovisual y el mundo de los videojuegos tienen mucho que ver con el bagaje con el que hemos contado a la hora de diseñar las apps.

Fotografía de la serie Karma de Óscar Monzón.

Habéis decidido que este proyecto tenía que ser fotográfico. ¿Qué pasa con la fotografía en España? ¿Acaso no conviene en también en otros sectores?
Por supuesto que conviene para otros sectores pero parte del equipo de Espadaysantacruz venimos de la fotografía y conocemos de cerca el desarrollo que está teniendo este sector a nivel creativo en España. Así que intuitivamente vimos cómo la fotografía se estaba quedando sin explorar un terreno del que se podía seguir enriqueciendo. Las apps permiten una mayor cobertura porque no están adscritas a ningún complicado proceso de distribución editorial ni requieren de un tiempo o lugar físico concreto desde el que se exhiban. Y todo sin querer ser sustitutivo de ningún soporte convencional.
-

Los Modlin es un trabajo de Paco Gómez a partir de un hallazgo que hizo un día en unos cubos de basura de Madrid. Montones de recuerdos y objetos de una misteriosa familia que vivía en el centro de la ciudad. La historia reconstruida  se convirtió en un libroy la app viene a completar la experiencia de la investigación y descubrimientos del propio autor con un estilo clásico point and click de las aventuras gráficas.

El caso de Karmaes un experimento más conceptual basado en la serie del mismo nombre que le valió el Aperture Paris Photoa Óscar Monzón. La app es una yuxtaposición hombre-máquina constante. Se centra en el papel que juega el automóvil en la vida de las personas. Como aplicación intenta ser mucho más estimulante para los sentidos obligándote a explorar con los dedos un mar de fotos, vídeos y música electrónica. ¿Qué podéis contarnos acerca de la inspiración en las aventuras gráficas a la hora de construir Los Modlin?
La pregunta va directa a la raíz de la conceptualización de la app; efectivamente pretendíamos que la relación del usuario con la app fuera análoga a la de una aventura gráfica. Queríamos que la lectura no fuera nada lineal de modo que el usuario siempre tuviera un papel activo. Lo más interesante del trabajo de Paco es su propio proceso de obsesión con esa familia, sólo a través de esa obsesión uno es capaz de entender la lógica de los acertijos que se plantean en la app para ir descubriendo no solamente una historia familiar sorprendente, sino la mirada compleja de un fotógrafo poco convencional.

¿La historia de Los Modlin es real? ¿Con qué criterios habéis construido la narrativa de la app, teniendo en cuenta que ya existe un libro del propio Paco Gómez?
Los Modlin es una historia real pero también es una reconstrucción de la historia de una familia a la medida del mundo de Paco. Todos coincidimos en que esa parte que no experimentas en el libro se tenía que completar con la app. La aplicación tenía que obligarte a detenerte en momentos concretos, recompensar tus logros en la investigación y seducirte para hacer realidad la vida de los Modlin. Buscábamos que la experiencia del usuario fuera lo más cercana posible a los ojos de Paco durante su investigación. El diseño gráfico, por ejemplo, se mantuvo en un segundo plano funcional para dar el protagonismo total a la experiencia con los contenidos. Igualmente la música de Christian Fernández Mirón es una ambientación sonora muy sutil.

Display de Karma.

Las apps permiten mucho más que imágenes estáticas, ¿qué sucede cuando pones esos medios y soportes en manos de un fotógrafo y cómo condiciona eso el resultado de la app?
Para cualquier mente creativa, ofrecerle un terreno de experimentación nuevo, es una fuente de estímulo y, aunque el resultado no esté garantizado, sí nos permite seguir innovando en el plano creativo. El fotógrafo actual está muy acostumbrado a la narrativa interna del libro y a la exposición, enfrentarse a las apps como soporte simplemente amplifica su campo de experimentación y aprendizaje. Los autores tienen a su alcance dar una nueva dimensión a ss trabajo. Karma es una app que mezcla imágenes urbanas de tráfico, con fotos reales, capturas de las calles de una ciudad con una intensa música electrónica. ¿Qué hay detrás de esta idea y qué se pretende conseguir?
La mejor respuesta te la daría Óscar Monzón, pero se podría decir que Karma introduce al usuario en la tensión ambigua entre la máquina y lo humano, entre el coche y el hombre. Un pequeño habitáculo cerrado donde el ser humano se comporta en ocasiones alienado como parte del flujo vital de un organismo mucho más grande del que poco se conoce, simbolizado por la corriente de tráfico de la ciudad. Por otro lado el mundo del automóvil y la música electrónica deben mucho a la ciudad de Detroit. En Karma hay mucho de esa referencia a Detroit y en el propio Monzón, cuyo trabajo oscila de modo muy natural entre la música electrónica y la fotografía.

Margaret Modlin con algunos de sus cuadros.

La señora Modlin posando con uno de sus cuadros en el que se ve al dictador Franco.

Mecanoscrito de los Modlin al dictador acerca de una pintura.

Los Modlin sigue una mecánica de aventura gráfica donde se van desbloqueando objetivos.

Splash de la aplicación Karma.

Panorámica de Madrid en uno de los vídeos de Karma.

Flujos de tráfico urbano en Karma.

Retratos de Óscar Monzón tal y como aparecen en la app de Karma.