FYI.

This story is over 5 years old.

Bienvenido al Platanoapocalípsis

Los plátanos de Canarias, los que todos conocemos corren el peligro de extinguirse. Si el Mal de Panamá llega a America Latina, la industria del plátano se vería en grandes aprietos.
Photo courtesy of environmentmove.com

Cuando Andy Warhol diseñó la portada del disco de The Velvet Underground & Nico, con un plátano en 1967, el artista no conocía el plátano aromático de Lacatan, o el plátano rojo Dacca, con su carne brillante rosa, o incluso el obsceno plátano de cuerno de rinoceronte para que fueran sus musas. En vez de eso, optó por el plátano más común, el curvo, de color amarillo brillante de más o menos 20 centímetros, conocido como el plátano de Canarias, una de las variedades más comunes que ha llegado definir la imagen en la cual pensamos cuando pensamos en plátanos. Entre las cajas de lunch, flambés y pies de crema, el promedio de un americano consume al año 12 kilos de plátanos, más que cualquier otra fruta.

Publicidad

Todo esto está por cambiar. Por los últimos veinte años, el plátano de Canarias, que representa el 95 porciento de los plátanos vendidos mundialmente, ha sido atacado por un hongo mortal e incurable, que podría demoler plantíos enteros. Hasta el año pasado la sepa de El mal de Panamá, estaba contenido en el sureste de Asia, en países como China, Indonesia, Malasia y Filipinas.

Ahora, el Mal de Panamá está en movimiento. En octubre de 2013, el hongo apareció en Jordania, un mes después ya estaba en Mozambique. Hay reportes sin confirmar de que ahora esté en Omán y en Asia Central.

Si el mal de Panamá llega por el mar Pacífico y o el Atlántico, el impacto puede ser devastador, ya que Latinoamérica y el caribe albergan la mayor cantidad de plátanos mundiales y son el responsable del 80 porciento de la exportación de plátanos. "Esto realmente pude ser devastador para la economía bananera de latinoamérica" Menciona el Dr. Gert Kema desde una llamada telefónica en Costa Rica, durante una conferencia sobre el plátano. Kema trabaja en la Universidad de Wageningen en Nueva Zelanda y es una autoridad en el tema.

El mal de Panamá llega por esporas y se transporta fácilmente por el agua contaminada o por los mismos trabajadores e investigadores mientras se mueven de un plantío a otro. Kema menciona que recientemente analizó la tierra de los tenis que usó mientras visitaba un plantío infectado en Filipinas y encontró 142 esporas muertas por gramo de tierra. Una vez que el hongo infecta la plantación no desaparece por décadas. "Yo realmente creo que no estamos exagerando en este caso". Kema dice "Este es un tema bastante serio".

Publicidad

Y si esto aún suena como una falsa alarma, sólo mira atrás setenta años. Antes de que el plátano de Canarias fuera el rey, los Americanos devoraron un cultivo conocido como Gros Michel o Big Mike. Alguna vez en la primera mitad del siglo veinte, Gros Michael fue infectado por El mal de Panamá. En 1940 y 50, las plantaciones de Gros Michael fueron desapareciendo del mapa. La industria del plátano estaba en crisis hasta que en el último momento, el plátano de Canarias fue introducido. Ahora el plátano de Canarias yendo por el mismo camino que Gros Michel, y al parecer no hay nadie que herede el trono.

Photo via Christopher Augapfel

Para discutir esta mala noticia y una posible solución. Llamé a Dan Koeppel, autor del libro 2007's Banana: The Fate of the Fruit That Changed the World y de A man deep in the banana game. Koeppel estima que desde que su libro salió, ha pasado la mayoría del tiempo escribiendo sobre el plátano, leyendo sobre él y consultando con agricultores de plátanos. Actualmente está trabajando en una nueva edición del libro. Discutimos diferentes alternativas con respecto al plátano de Canarias, el problema de la producción del monocultivo y el impacto histórico de el Mal de Panmá en las condiciones de trabajo.

VICE: Publicaste tu libro Banana: The Fate of the Fruit that Changed the World en 2008 ¿Qué ha pasado con el Mal de Panamá desde entonces?

Dan Koeppel: Desde que mi libro salió el Mal de Panamá se ha esparcido por muchos lugares. No ha llegado aún a Latinoamérica, pero es probable que muy pronto llegue. Sólo no sabemos cuándo. No tenemos nada que pueda pronosticar cuándo va a pasar esto. Pero sí sabemos que en cuanto llegue, va a ser el final y esto no es una exageración.

Publicidad

Has estado en los plantíos de plátano alrededor del mundo, ¿Cómo se ve el Mal de Panamá en el terreno? Tienes que atraparlo en el momento preciso, porque las plantaciones se van abajo muy rápido. Muchas de las veces, las plantaciones afectadas por el Mal de Panamá ya no son plantaciones. La única vez que vi una gran plantación comercial en el sur de China con el Mal de Panamá. Este es el lugar en donde pude identificar la enfermedad. Las plantas mueren por dentro y las hojas se marchitan. Las hojas ya no dan sombra, por lo que las plantas reciben mucho sol y comienzan a secarse hasta morir. Por lo que se ve mucho como una plantación de plátano seca. Si cortas las plantas puedes ver que algo está pasando por dentro, se están pudriendo. El Mal de Panamá destruye el sistema bascular de la planta, por lo que pierde la capacidad de absorber agua y se mueren rápidamente.

La primera encarnación de el Mal de Panamá aniquiló la variedad de Gros Michel en medio siglo. ¿Sabemos si esta enfermedad se va a esparcir rápido o lento esta vez? No hay mucho conocimiento de qué es lo que hace que el Mal de Panamá se propague lento o rápido. Con el Gros Michel y el plátano de Canarias, es muy claro que en algunos lugares se expande rápidamente. Algunas cosas juegan un papel en esto, como el agua, las condiciones del suelo, el ambiente, la temperatura, pero no sabemos realmente. Mi argumento es que esto necesita más urgencia.

Publicidad

El mal de Panamá no ha llegado a Latinoamérica aún, pero una vez que llegue, se va a propagar rápidamente. Eso es seguro. Esto ¿Va a acabar con los cultivos del país X en tres, diez o quince años? No lo sabemos. La pregunta es si la industria del plátano podrá crecer en otras partes, porque no es tan sencillo que se pueda hacer. Hay personas que dicen que esta enfermedad se puede propagar más rápido que antes porque ahora la industria es global. Las personas en 1920 no viajaban con mugre en sus zapatos como se hace ahora. Por otro lado, la industria bananera, ahora sabe más que antes sobre esta enfermedad y procedimientos de cuarentena, los cuales son temporalmente efectivos. Esto debería de poder alentar el proceso.

En vez de poner todos los huevos de bananas en una canasta, primero como se hizo con el Gros Michel y ahora con el plátano de Canarias, no sería más efectivo diversificar el cultivo, evitando así las pandemias de toda la industria? Yo creo que en este punto, la industria del plátano está pensando en una solución que no implica la de diversificar. En otras palabras pensar en otro plátano monocultivo que remplace al plátano de Canarias. No hay ningún buen candidato que lo pueda reemplazar. El plátano de Canarias no fue un buen reemplazo del plátano Gros Michel, pero funcionó. Ahora no hay un ningún pobre candidato que pueda reemplazar a este, además de que cumple con todas las propiedades de exportación que un plátano necesita: tenacidad, lenta maduración, sabor correcto, color correcto, tamaño adecuado y altura del árbol.

Publicidad

Creo que el plátano de Canarias será reemplazado por un producto monocultivo. No tener un monocultivo, definitivamente alentará el proceso de expansión, pero no lo detendrá. Va a permitir múltiples puntos de precio, lo que hará que el plátano en el comercio se más justo y más rentable. Justo como las manzanas, hay unas docenas de ellas comerciales y algunas cuestan menos que otras. Veo este modelo sucediendo con la industria del plátano. Sin embargo, siempre habrá una necesidad, por un plátano barato. Y la única respuesta que encuentro, creo, es un plátano modificado genéticamente. Probablemente sea un plátano Gros Michel modificado o un Lady Finger, que es otra variedad. Desde que no hay nada, el remplazo del plátano Cavendish tendrá que ser transgénico lo que significaría un cruce con otra planta. Sé que algunos investigadores han experimentado con genes de rábano o cisgenics, usando la ingeniería genética para criar dos variedades de plátanos juntos.

Puedes describir los remplazos más parecidos del plátano de Canarios, el plátano Gros Michel y Lady Finger? Todavía puedes obtener Gros Michel. No son comercialmente viables, pero se encuentran en diferentes partes de África en granjas familiares. Todo lo dicho acerca de Gros Michel, de que es más rico y grande es fundamentalmente cierto. ¿El peor Gros Michel es mejor que el Plátano de Canarias? Probablemente no.

Lady Finger es un tipo diferente de plátano. Sabe diferente. No es muy dulce, tiene un sabor más fuerte. Una de las cosas bellas de Lady Finger es que no se vuelve café cuando lo cortas. Por otro lado, uno de los problemas con Lady Finger es que para que sea dulce, tienes que dejar que la piel se ponga bastante café, de otra forma tendrás un plátano muy almidonado. La pregunta es si los consumidores van a dejar que sus plátanos se vuelvan marrones y a aprender a manejar un nuevo tipo de plátano. Cuando vemos un plátano negro, pensamos que está podrido y lo tiramos. Por lo que esto tomará más tiempo y educación para hacer que funcione. Esto podría ser sanado con la mezcla genética, porque mientras estás resistiendo el Mal de Panamá, también podrías estar viendo cómo cambiar las características del plátano agregándole sabor, vitaminas e incluso carótidos beta.

Publicidad

En tu libro describes la relación entre el Mal de Panamá y la violencia perpetrada en los trabajadores de plátanos a principios del siglo veinte, particularmente en Colombia. ¿Puedes describir esta correlación? Colombia es un laboratorio de la industria del plátano en crecimiento de América Latina. Es la casa del plátano masacrado de 1992, cuando los trabajadores sindicalizados fueron masacrados por los predecesores de la CIA a la petición de United Fruit, que ahora es Chiquita. La historia está contada de manera cronológica en el libro de Gabriel García Márquez, Cien años de soledad. Los trabajadores y sus familias fueron asesinados el domingo en la mañana cuando salían de la iglesia. Más de 1000 personas murieron y sus cuerpos fueron tirados al mar. No solamente es el afán de lucro lo que motivó que la masacre sucediera. El Mal de Panamá hace que las compañías sean más malas. Viendo esto, te puede dar una idea de lo que puede pasar en el futuro. El modelo de negocios, fundada hace 100 años, permanece aún. El plátano es la fruta más barata en el mercado y esto es un fenómeno interesante si lo piensas. Los plátanos cuestan la mitad que las manzanas y sin embargo están creciendo a 2000 mil millas y las manzanas en todos los estados en las que se consumen. Los plátanos son perecederos, a diferencia de las manzanas que necesitan ser refrigerados cuando se exportan.

Por esto es que los plátanos son la fruta más barata

Así que ¿Cómo es que los plátanos son la fruta más barata? Y la razón es que antes, el modelo de negocios requería una producción absolutamente más barata, que implicó, en aquel entonces, la explotación de los trabajadores y de la tierra. Si añades este avance a la mezcla de la enfermedad, haciendo posible crecer plátanos, la industria bananera responderá a todo lo demás, aumentando sus costos. Como los trabajadores pidiendo mejores condiciones de trabajo, siempre tiene el potencial de ser brutal.

Entonces, ¿Esperamos ver más presión en los trabajadores de plátanos colombianos, cuando el Mal de Panamá cruce el océano? Colombia es un buen lugar para ser un trabajador de plátanos y hablo relativamente, ya que tienen un alto nivel de sindicalización. A pesar de esto, la historia de Colombia no muestra ninguna evidencia de compañías bananeras acabando con todo. No como Chiquita hace ocho años, que fue forzada a pagar grandes cantidades de dinero por apoyar organizaciones terroristas en Colombia. Cuando ves todo lo que hace que el precio del plátano suba, la industria misma reacciona de manera agresiva, por no mantener el modelo de negocios que lleva funcionando 100 años.

Sí hay otros modelos de negocios que pueden funcionar. Pero prefiero comparar compañías bananeras con otras como McDonald's. Qué tan fácil podría ser para esta compañía no vender hamburguesas y el Mal de Panamá es algo que las compañías no pueden combatir, no hay cura para ello y no parece haber una cura para ello pronto. La pregunta no es cuándo llegará el Mal de Panamá a América Latina, la pregunta es qué va a hacer la industria bananera para solucionarlo.

Sigue a Michael Zelenko en Twitter.