Off The Record

¿Medios enmermelados y azucarados?

OPINIÓN | Está de moda hablar sobre "noticias falsas" y escudarse en las supuestas "agendas ocultas" de los medios para dedicarse a censurar. Pero, ¿qué tan cierto es eso?
7.4.17
Imagen: Daniel Senior | VICE Colombia

'Off the record' es el espacio quincenal de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) en VICE Colombia. Vea todos los contenidos aquí.

"¡Medios enmermelados!", gritaban algunos durante la marcha convocada por el Centro Democrático el pasado 1 de abril. Según ellos, la prensa colombiana está comprada por el Gobierno. "¡Medios azucarados!", gritan otros, al hablar de las posibles presiones de las empresas de gaseosas sobre el cubrimiento de la fracasada propuesta que hizo el Gobierno para ponerle impuestos a las bebidas azucaradas. En Estados Unidos, Donald Trump dice que los medios tienen una agenda oculta. ¿Será cierto?

Puede que la respuesta a esa pregunta sea el mayor misterio en la historia de nuestro país, después del verdadero valor de un afiche publicitario durante las elecciones. En los últimos años, organizaciones como Poderopedia y como la Federación Colombiana de Periodistas-FECOLPER han hecho estudios que muestran lo jodido que es conocer información sobre los dueños de los medios, sus intereses políticos y sus posibles conflictos de interés.

Publicidad

Pero esto no es un problema exclusivo de Colombia. Por ejemplo, la Asamblea Parlamentaria del Consejo Europeo dijo en 2015 que es frecuente que los medios de ese continente sean controlados de una forma no transparente, ya sea porque no hay leyes que lo impidan o porque hay dueños indirectos u ocultos. Los que llevamos del bulto, al final, somos los ciudadanos.

¿Por qué llevamos del bulto? Porque los medios de comunicación tienen la tarea de informar, de ayudar a la sociedad a controlar a los poderosos, de aportar a que la gente debata sin darse en la jeta. Pero decir esto también es un poco iluso. Los medios de comunicación también son poderosos y suelen defender otros intereses. Onora O'Neill, académica británica, lleva un buen tiempo diciendo que ese poder de la prensa implica el deber de rendir cuentas. No hay que censurar a los medios a través de leyes que prohíban u ordenen publicar cierta información, pero sí es bueno que podamos saber de forma clara si un especial noticioso sobre lo mágica y feliz que es la vida si consumimos, qué sé yo, azúcar, tiene algún interés oculto.

Access Info Europe hizo un estudio sobre la transparencia de los medios en varios países de Europa. Uno de esos es Austria, donde los medios impresos, digitales y audiovisuales tienen que informar directamente al público sobre sus dueños, accionistas, "dueños beneficiarios" (o testaferros) y cualquier persona con intereses y controles indirectos.

Lea también: ¡Que nos dejen acceder a la información pública sin excusas!

Esa misma organización verificó si la ley se cumplía y encontró que, de once medios impresos y cinco medios audiovisuales austriacos, tres de los primeros mostraron información incompleta y dos de los últimos no cumplieron con la ley. El resto de estas empresas sí mostró la información completa. Según Access Info, las omisiones pueden ser porque hay partes de la ley que no son claras.

En Colombia, de acuerdo a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, uno podría decir que los medios de televisión y radio tienen que publicar cierta información por tener una licencia para usar el espacio electromagnético, que es el bien público por donde pasan las ondas de radio y televisión, entre otros. No conozco a nadie que haya querido meterse en el chicharrón de decir que eso es así —especialmente porque es fácil que lo terminen acusando de censurador o de castrochavista—. Adicionalmente, no hay forma de interpretar que la ley aplica para medios impresos o de internet, salvo cuando tengan contratos con el Estado.

Publicidad

De todos modos, esa ley colombiana no se refiere a temas específicos que nos pueden interesar de los medios de comunicación como, por ejemplo, los que están establecidos en Austria, o los que han recomendado tanto Access Info como el Consejo Europeo.

Ahora, gracias a Trump, Putin y similares, está de moda hablar sobre "noticias falsas" y escudarse en las supuestas "agendas ocultas" de los medios para dedicarse a censurar.

Los relatores de libertad de expresión de la OEA, de la ONU, de África y de Europa hablaron sobre este tema hace poco. Entre otras cosas, dejaron claro que es muy grave que los gobiernos y líderes políticos ataquen a los medios de esa forma, porque lo que termina pasando es que los riesgos de amenazas y ataques contra el periodismo se incrementen y que la confianza del público en la prensa se disminuya. Pero también dicen que los medios deberían tomar más medidas de autorregulación, como crear órganos profesionales o tener editores públicos, tal vez con estrategias parecidas a lo que ha hecho El Espectador con "Redacción al desnudo" o la BBC con "The Editors".

Es probable que este tema siga creciendo y que, si no hacen nada al respecto, sea algo que estalle en la cara de los medios. Enmermelados o azucarados, es bueno que sepamos de qué mieles se untan.

* Asesor de la Fundación para la Libertad de Prensa-FLIP. @EmmanuelVP

** Este es un espacio de opinión. No representa la visión editorial de Vice Media Inc.