FYI.

This story is over 5 years old.

otros deportes

Nadie nos maravilló más que ellos este 2015

Desde Dan Carter a Lionel Messi, pasando por Stephen Curry o Usain Bolt. Los campeones deportivos que más alegrías nos dieron.
31.12.15
Foto: AP

Pareciera que fue ayer cuando Usain Bolt ganaba, sin problema alguno, el Mundial en China, o cuando Dan Carter se retiraba entre la gloria y el reconocimiento de Twickenham. Serena y Djokovic dominaron el tenis este año en sus respectivas ramas, mientras Lewis Hamilton no tuvo rival en la Fórmula 1. Y si de no tener rival hablamos, en el futbol no hay nadie más grande que Messi; como en el basquetbol nadie se compara con Stephen Curry o en el motociclismo con Jorge Lorenzo.

Publicidad

Más allá del deporte que sea de nuestro agrado, siempre es bueno voltear a otros lados para ver lo que están haciendo las estrellas en paralelo. Dan Carter dejó el rugby, pero lo hizo guiando a los All Blacks al bicampeonato; ya no lo veremos jugar más pero seguramente lo hemos disfrutado mucho. Messi y Curry nos maravillan, Hamilton, Serena, Nole y Usain nos sorprenden. Ha sido un gran año para el deporte en general y estos son los campeones que mejor sabor de boca nos han dejado.

Dan Carter

Foto: AP

El mejor jugador del mundo que tiene el Rugby guió a Nueva Zelanda al campeonato en el Mundial. Además hizo historia tras ganar el campeonato de manera consecutiva. Nadie podría imaginarse mejor escenario para retirarse que Twickenham, la catedral del Rugby. Con 33 años, 1598 puntos y 112 partidos jugados con los All Blacks, Dan Carter puso fin a una exitosa carrera para escribir su nombre entre los mejores de la historia.

Lewis Hamilton

Foto: AP

El inglés ha ganado casi con una mano en la cintura este año. De principio a fin no tuvo competencia. De los 16 Grand Prix de este año ganó 10 para quedarse con el título de Fórmula 1, tercero personal y segundo consecutivo con la escudería Mercedes. El único rival a la altura de Hamilton es Nico Rosberg, su compañero de equipo y quien le arrebató algunas carreras, pero sin mermar su gran año.

Novak Djokovic

El año del serbio fue inmejorable, aunque pudo ser perfecto. Se le escapó Roland Garros por segundo año consecutivo, pero lo ganó todo: tres títulos de Grand Slam, el Masters 1000 y el Masters de Londres. Y por si fuera poco terminó como el número uno del mundo según el ranking de la ATP, sitio que ha ocupado en los últimos años. Vaya año para Nole.

Publicidad

Jorge Lorenzo

Más allá de las polémicas que generó durante el año con su rival Valentino Rossi, el nacido en Mallorca volvió a su mejor versión este año con seis triunfos, uno de ello el más importante en Valencia para quedarse con el título, y 11 podios. Lorenzo se caracteriza por su competitividad y disciplina total para con el deporte. Por algo es cinco veces campeón del mundo.

Usain Bolt

Foto: AP

Corre como el viento. No hay alguien, en la actualidad, que pueda parar a Usain Bolt. Así lo dejó en claro en Pekín, China, cuando ganó el Mundial den los 100, 200 y en la posta 4x100. El jamaiquino se vio sobrado y nunca se le vio que hiciera un esfuerzo extra para retener los títulos que ya había ganado con anterioridad.

Serena Williams

Con 34 años en la espalda, Serena luce mejo que nunca. Tuvo un año redondo ganando tres títulos de Grand Slam, sólo quedando a deber en casa. Y es que en el US Open fue eliminada por la italiana Roberta Vinci; fuera de eso, el dominio fue abrumador por parte de la morenaza.

Stephen Curry

Foto: AP

Si hay un adjetivo que pueda describir a Steph, ese sería ¡increíble! Y es que el base de los Warriors guió a su equipo hasta el campeonato jugando a un nivel tremendo. Además fue distinguido a nivel personal como el jugador más valioso con casi 1200 puntos entre sus estadísticas. Parece no tener techo, en cada juego siempre nos sorprende con algo más, con un extra cuando pensamos que ya lo vimos todo.

Lionel Messi

Otro fuera de serie es Lionel Messi. El argentino ganó cinco de seis títulos con el Barcelona y se encamina a recibir su quinto Balón de Oro. Luego de un par de años con bajo nivel, Messi ha vuelto. Asiste, desequilibra, marca; Lio lo hace todo. Cuando es imposible hilar una jugada, toma el balón y se mete con el a la portería, es un fenómeno que en cada juego nos enseña algo nuevo.