tecnología y deporte

El futuro de los cascos de futbol americano imaginados por un estudio de diseño

Un renombrado estudio de diseño de Los Ángeles se atrevió a echar una mirada hacia el futuro del futbol americano imaginando cómo podrían ser los cascos de este deporte en el año 2030.
15.2.17
Capturas de pantalla tomadas del sitio oficial

Gridiron Labs, renombrado estudio de diseño de Los Ángeles, se atrevió a echar una mirada hacia el futuro del futbol americano imaginando cómo podrían ser los cascos de este deporte en el año 2030. Los resultados son asombrosos, totalmente innovadores, y nos emocionan tanto que nos gustaría poder adelantar el tiempo.

De acuerdo con el estudio fundado por Dane Storrusten, el proyecto no sólo pretende subvertir la estética de la famosa indumentaria, también busca alterar por completo la manera en que se experimenta este deporte, tanto para el jugador como para los espectadores y patrocinadores. "A continuación se muestra un estudio de caso sobre cómo la industria podría usar las nuevas tecnologías, materiales, y métodos de fabricación para mejorar el rendimiento y la comodidad de los jugadores, catapultar las marcas de la NFL y equipos a nuevas alturas, e involucrar a los fans de nuevas formas emocionantes", se lee en la descripción del proyecto en el sitio oficial.

Publicidad

En cuanto al hardware, Gridiron Labs pretende que el diseño sea mucho más pulcro y que permita mayor comodidad para el portador al deshacerse de las correas que se amarran alrededor de la barbilla del jugador e incorporándolas en el interior del casco. También se mejoraría la unión de la máscara de protección con el cuerpo del casco para formar una unidad continua, por así decirlo, además de una mejor ventilación. Esto en cuanto a su funcionalidad, pero también se pretende mejorar la distribución de los logos y potenciales patrocinadores para que luzcan aún más en las caras laterales de los cascos.

¿Pero qué hay del uso de las nuevas tecnologías? Pues bien, Gridiron Labs decidió ir un paso más allá del resto al incorporar software en todos los cascos. Primero que nada, cada casco tendría dos sensores incrustados a la altura de la sien para medir los impactos y, tal vez, prevenir conmociones cerebrales o determinar cuándo un jugador debe seguir o no en el campo. Segundo, habría dos cámaras GoPro, una al frente y detrás de cada casco, para tener una mejor perspectiva en primer persona del juego y, sobre todo, ayudar a los oficiales a determinar la sanción de una falta cuando los ángulos convencionales de la repetición instantánea no sean tan convincentes. Por último tenemos la visualización head-up o heads up display (HUD), la cual es lo más ambicioso que hemos visto hasta el momento en cuanto a innovación en el deporte. Este tipo de dispositivo de realidad aumentada es muy similar al que solemos encontrar en los videojuegos (Halo es un gran ejemplo), y su propósito en el futbol americano sería mejorar el rendimiento de los jugadores al proyectar sobre la mica de protección del casco información en tiempo real como posibles rutas para llegar a la zona de anotación (en caso de que el portador sea corredor), estadísticas del rival, el marcador y tiempo del partido, así como las yardas que faltan por recorrer para llegar al primero y diez. Vaya locura.

Publicidad

Tomorrow's helmet HUD visor allows players to see data prior to the snap. From game info to play call — Gridiron Labs (@gridironlabs)7 de febrero de 2017

El futuro luce escalofriante pero inminente y alucinante

Ya para terminar con este verosímil escenario tecnológico, los cascos podrían tener animaciones digitales dependiendo de lo que se quiera proyectar. "Los elementos de marcas podrán cobrar vida con el uso de tecnología que permita proyectar formas animadas o gráficas sobre la superficie del casco. Esto podría ayudar a los equipos a diferenciarse [dentro del campo] y personalizar el espacio dedicado para las marcas, y mejorar la interacción con los fans". Similar al fenómeno de los tachones personalizados que vimos en este temporada de la NFL, los cascos podrían expresar la personalidad de cada jugador y por qué no hasta proyectar campañas y/o logos de los patrocinadores autorizados por la liga.

Tal vez el proyecto sea un poco ambicioso, ya que solemos ser muy optimistas cuando se trata de predecir el avance de la tecnología en nuestras vidas (basta ver cómo la gente se imaginaba que serían los 2000 en la década de los 80; carros flotantes y el uso estandarizado del HUD). Pero tampoco estamos muy lejos. La pregunta no es si llegaremos a emplear dicha tecnología en el futuro, sin duda llegará, más bien si esto no amenaza la "esencia" de los deportes como los conocemos, específicamente el futbol americano. El futuro luce aterrador pero no podemos negar que también nos emociona.

Puedes ver el resto de las imágenes aquí.