running man

​Running Man Challenge es en realidad una competencia deportiva

El baile noventero que se volvió un inesperado fenómeno del internet empezó en los vestidores de basquetbol y ahora trae al mundo deportivo explorando nuevas formas de competir.
3.5.16

En 1968, Andry Warhol presentaba su obra en el Moderna Museet en Estocolmo cuando declaró: "En el futuro, todos serán famosos mundialmente durante quince minutos". De ahí la famosa frase —con redundancia intencional— "15 minutos de fama". O por lo menos es con esta declaración de Warhol que se le acredita el dicho popular. Hoy en día, el cumplimiento de la frase tiene muchas más portales que la sencilla televisora de las generaciones anteriores; y por supuesto, nos referimos al internet. Las tendencias virales equivalen a esos quince minutos de fama que se han vuelto un poco abstractos en ocasiones, pues entre las nuevas formas de fama puede ser simplemente la utilización de hastags específicos, la popularización de un video, la modificación de los mismos, o las réplicas que se hacen en forma de llamado y respuesta. Entre los retos populares, uno en particular que surgió hace poco y anda circulando es The Running Man Challenge, un reto que en realidad es una competencia deportiva.

Publicidad

Tal vez estoy exagerando, pero tiene mucho que ver con el mundo deportivo, y no me refiero al sencillo hecho de ser una exigencia mínimamente compleja de coordinación y destreza. Hace un par de semanas aparecieron unos jugadores de basquetbol de la Universidad de Maryland, iniciando una batalla que explotó mundialmente a lo que viralmente conocemos como el reto Running Man.

Las alas de Maryland, Jaylen Brantley y Jared Nickens, utilizaron Instagram para publicar un video corto con las palabras: "¿Quién quiere entrar en batalla?" (Who wanna battle?).

De pronto otros equipos de basquetbol universitario de la NCAA empezaron a tomar y replicar el reto con sus propias versiones, algunos jugadores de la NBA y de ahí simplemente explotó. Ciertamente no son sólo deportistas y atletas quienes han hecho réplica del reto, pero la comunidad deportiva se unió mediante sus redes sociales bailando al tono de "My Boo", una canción noventera de Ghost Town Dj's, quienes inadvertidamente salieron como uno de los mayores beneficiados del reto.

Digamos que Rob Gronkowski —el ala cerrada de los Patriots de Nueva Inglaterra y campeón del Super Tazón— con todo y su crew familiar de atletas es más adiestrado en el campo de futbol americano que en cuestiones rítmicas, especialmente en comparación a Kyrie Irving e Iman Shumpert, demostrando su trabajo de pies en el video anterior, pero de igual manera, el reto llegó a la NFL.

Y así, en un par de días, The Running Man Challenge tenía a atletas de todo tipo bailoteando y participando en el nuevo reto viral. Incluso la campeona actual de UFC, Miesha Tate, junto a la talentosa Paige VanZant de peso paja —quien del octágono brincó al Dancing with the Stars— aparecieron con el reto para llevarlo al MMA.

De manera lúdica, la revista GQ declaró la muerte oficial de The Running Man Challenge después de que dos conductores caucásicos, blancos, o como gusten describirlos, de una televisora local con poca gracia y bastante pena ajena —ésa es descripción personal— realizaran el reto en la cadena ABC de los Estados Unidos.

Resultó que ni así murió y el reto sigue. Los "15 minutos de fama" de Brantley y Nickens se han alargado mediante hastags y cadenas de réplicas. Warhol como profeta y el movimiento del happening como padre orgulloso, The Running Man Challenge continúa siendo una competencia deportiva.

Como extra, les dejamos a todos ustedes curiosos con el tema original de Ghost Town Dj's: