FYI.

This story is over 5 years old.

la falsa modestia

Carta de un 'maldito arrogante' mexicano a un 'humilde' hondureño

¿En serio el tiempo ha puesto a México como el 'prepotente' y a Honduras como el 'humilde'? Bah, puras falacias.
17.11.15
Foto: Hondudiario

Lo recordamos y en cierto punto, te entendemos. Sabemos que vives de manera distinta los partidos de tu selección contra México. Históricamente, el Tri ha sido el equipo dominante de la zona, el 'Gigante' si así lo quieres ver. Entendemos que te dolió que te dijeran que jugabas con 'pelotas cuadradas', o con 'cocos'. Sabemos que nos ves como un ente soberbio, sobrado o prepotente y que la palabra humildad la desconocemos de nuestros diccionarios.

Publicidad

Imaginamos que la televisión mexicana te debe haber influido bastante. Como tú, muchos creyeron que David Faitelson era la única voz autorizada para hablar de Centroamérica y de la selección mexicana. De la misma forma, pensamos que de manera directa o indirecta, te llegó mucha información sobre algunos medios aztecas que hablaban del bajo nivel que anteriormente tu futbol tenía.

Un dato es contundente. México no le gana a Honduras en territorio catracho desde 1993. En ese lapso, indirectamente, les ha tocado ser el equipo que le cortó la cabeza a tres técnicos. Y para redondear, en la pasada eliminatoria, ni en casa ni de visita, se le sacaron los tres puntos.

El balompié en el mundo cambió, evolucionó, se acortó. Dicho de otro modo, los equipos que anteriormente eran débiles, ya no lo son tanto. Y los equipos que en años pasados eran muy fuertes, cada vez les cuesta más trabajo y esfuerzo ganar. Ahí, cabe perfectamente el nombre de Honduras, y cabe también el de México.

Foto: La Prensa.hn

En todos lados hay buenos o malos aficionados. En territorio mexicano también hay mucho 'agrandado' que piensa que el Tri sigue siendo el dominador de la zona y que el resto de los equipos no son nada. Él, en el fondo, vive en una burbuja que hace muchos años se rompió. Pero el resto, y te puedo decir que es la mayoría, ha comprendido que jugar en Centroamérica es difícil, no un infierno, no te confundas, pero si muy complicado.

A eso, también se le llama evolución. La afición lo ha ido entendiendo. La prensa lo ha ido comprendiendo y difundiendo y los futbolistas juegan cada vez con mayor respeto, repito, RESPETO, no miedo.

Publicidad

Amigo hondureño, ¿tú qué tanto has evolucionado?

México no es una selección 'grande' a nivel mundial. Nos sabemos un equipo competitivo, con muchos altibajos y que vive con presiones que no siempre vienen de un campo de juego. El Tri es una selección capaz de sufrir en una eliminatoria y de vencer a una potencia en una Copa del Mundo. Nos acostumbramos a sufrir con nuestros propios demonios, pero también, nos acostumbramos a disfrutar un Mundial.

Foto: Antena 2

De la misma forma, Honduras entendió que la localía es sagrada y que México, como cualquier otra selección, no debe sacar puntaje del Olímpico. Lo que no hizo, fue saber que tras la escalinata del Tri, viene un camino mucho más pesado de subir. Viene una meta que al alcanzar, te obligará a buscar más y más. Equipos como Brasil, Alemania, Italia, Argentina o España saben lo que es llegar a la cúspide, pero el resto no, y ahí cabemos ambos.

Más allá de México, ¿cuál es la meta?

El futbol de Honduras creció. Ver a David Suazo en Italia era un deleite. En México gozamos de Carlos Pavón. Hace unos años vimos como Emilio Izaguirre era titular en el Celtic mientras Efraín Suárez era un asiduo al banquillo. Wilson Palacios sonó varias veces para jugar en el Manchester United de 'Chicharito' o en el Barcelona de Rafael Márquez. Conocemos a Amado Guevara, sabemos la calidad de Julio César de León y confirmamos que Carlo Costly es un delantero hecho y creado para marcarle al Tri. En pocas palabras, te conocemos, pero sobre todo, te reconocemos.

Publicidad

Fue el propio Costly quien dejó una frase para la posteridad y que justifican mis palabras:

Hubo carnaval porque teníamos esa sensación de ganarle al 'Gigante de Concacaf'. Todo mundo estaba en las calles festejando como si hubiéramos ganado un Mundial. La única alegría que podemos darle a nuestra afición es ganando a México y yendo a un Mundial

Pero también, hay cosas como esto:

Si vemos una evolución en tu futbol, ¿por qué su mente no lo hace? La prepotencia del mexicano podríamos decirla que es hereditaria, y lamentablemente, esos despojos fueron a aterrizar en las redacciones de tus periódicos, en las computadoras de los editores de tus páginas de internet y de ahí, como un virus cibernético, se estacionaron en tus celulares, en tus propias lap tops o en tu vocabulario diario junto a tus amigos y conocidos. La prepotencia que tanto odiaste, hoy la cargas en tu mochila, en tu mente y en tu actuar.

Honduras tendría que ver el futbol más allá de México y comprender que contra el Tri, son 90 minutos. A ganar y no a morir. Eso a veces no refleja humildad como tu piensas, sino inferioridad.

La vida no se va en vencer al Tri en un partido, se va en calificar siempre a la siguiente fase. La vida no se va en eliminar al Tri en una eliminatoria, se va en dejar huella en un Mundial. La vida no se va en patear a un rival, de lesionarlo, se va en ser mejor con las armas correctas en el camino indicado. La vida no se va en ser "humilde" para que, con un triunfo, seas prepotente. Seguro esto te suena.

El futbol hondureño es un ente que sigue cargando pesadas cadenas en los tobillos. Una de ellas dice "pelota cuadrada" y la otra "gigante de Concacaf". En la parte del frente un jersey 'pirata' que dice humildad. Vamos, hay vida más allá de un país.