clavao clavao oye

Los jugadores del Leicester encuentran a un doble de Vardy y lo suben a su autobús

Los futbolistas del Leicester City subieron al autobús del equipo a un aficionado idéntico a Jamie Vardy y cumplieron el sueño de cualquier aficionado: celebrar un título de su club... desde dentro.
4.5.16
Foto: Imago

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Cuando la gente habla de la gesta del Leicester City, el increíble y quijotesco campeón de la Premier League 2015-16, se piensa que el cuento de hadas es cosa de su entrenador y los jugadores. Pues no, hay que mirar al graderío para encontrar la verdadera historia de película sobre el alirón de los ingleses.

Lee Chapman, un cartero de 29 años, estaba entre los miles de aficionados que se reunieron en los aledaños del King Power Stadium para celebrar el hito de los foxes cuando algunos integrantes del equipo le vieron desde el autobús y le animaron a unirse a la celebración de los jugadores. ¿Por qué? Pues porque es clavadito a Jamie Vardy, principalmente.

Publicidad

The party is so good, we're seeing double! — Leicester City (@LCFC)May 3, 2016

El parecido de este inglés con la estrella del Leicester le permitió darse un impagable viajecito con los campeones de la Premier, que se lo pasaron en grande comparando las similitudes entre el verdadero Jamie Vardy y su alter ego en correos. "¡Eres un auténtico full kit wanker!", le espetó el Vardy real al imitador a modo de… ¿broma?

.@br_uk "full kit wanker" pic.twitter.com/44O5BDgHc1
— The Normal One (@LFCTikiTaka) May 3, 2016

"Full kit wanker", literalmente 'pajillero con la equipación entera', es el término con el que se refieren en el Reino Unido a los aficionados que visten el uniforme completo de un equipo por la calle.

La gracia está en que el tipo había llegado tarde a la fiesta y ya debía estar pensando que se iba a perder una jornada histórica por culpa del maldito trabajo; por suerte, llegó justo a tiempo para que los jugadores le vieran desde el autobús cuando ya se despedían de la afición y, entre broma y broma, acabaran llevándole con ellos durante el resto del trayecto victorioso.