Noticia

Les preguntamos a varios conductores de Uber X cómo piensan protegerse de los taxistas

“La primera medida: no recoger gente en la Zona T”.
18.1.17
Imagen vía: @williamsilva23

Era solo cuestión de tiempo. Supimos de las agresiones de taxistas a conductores que prestan el servicio Uber X en septiembre de 2015, cuando un video en el que un grupo de taxistas intimidaba a un conductor y a su pasajera se hizo viral. Luego, en febrero del año pasado, nos enteramos de que los ataques no se habían detenido y que de hecho habían escalado, cuando un grupo de taxistas atacó con una pistola de balines un carro de Uber X en el que se movilizaba la hija del exvicepresidente Francisco Santos. "Los taxistas están haciendo redadas como de paramilitarismo con Uber", le dijo en aquella ocasión Santos a los periodistas de Blu Radio.

Publicidad

El pasado lunes, en una progresión natural de los hechos, un grupo de taxistas le prendió fuego a un carro particular que según ellos prestaba servicio para Uber X, cosa que tanto el conductor como el propietario del carro han negado. Ante esta escalada en el conflicto, que a lo largo de veinte meses ha pasado de las agresiones verbales a la confrontación con armas no letales, y de ahí a la piromanía sin que las autoridades hagan mucho al respecto, decidimos preguntarle a varios conductores de Uber X qué piensan hacer ahora que el parche está, literalmente, caliente.

Claudia*, 46 años. Maneja Uber X hace dos años en Bogotá.

Los taxistas son agresivos, principalmente en la Zona T. Cuando uno entra a la zona inmediatamente se da cuenta de que hay personas asomándose por la ventana del carro, tratando de ubicar el celular para ver si uno está usando la aplicación. Hasta el momento nunca he sido abordada por taxistas, pero tengo que admitir que me he sentido muy intimidada cuando entró a la Zona T. A raíz de esto, y de casos de otros compañeros a los que les han golpeado el carro o los han hecho bajar, yo ya tomé la primera medida preventiva: no recoger gente en la Zona T. Pero no voy a tomar más medidas ahora que quemaron un carro porque Dios es el que lo protege a uno.

Uber nos ha dado una especie de manual para manejar esta clase situaciones. Básicamente el manual dice que uno debe evitar caer en las provocaciones de los taxistas y no enfrentarse con ellos. Además, Uber cuenta con una línea privada a la que uno puede llamar para que lo ubiquen por GPS y le envíen la ayuda necesaria. Afortunadamente nunca he tenido que usar esta línea.

Martín, 38 años. Conduce Uber X hace un mes en Bucaramanga.

Aquí en Bucaramanga no son tan comunes los ataques de taxistas a Uber. Hasta ahora sólo se han reportado casos aislados. Eso sí, yo no manejo tranquilo. Muchos hemos optado por oscurecer las ventanas del vehículo para que nadie sepa si llevamos pasajeros. En mi caso, cuando un pasajero me pide que lo deje en un lugar en el que hay muchos taxis, trato de parquearme unos metros más adelante para evitar problemas. La empresa nos ha dicho que ellos responden por un porcentaje del valor de los daños físicos que pueda sufrir el vehículo y ponen a nuestra disposición dos líneas 24 horas para que nos asesoren unos abogados. Según lo que nos dicen los abogados, nadie a parte de la Policía tiene derecho a detenerlo a uno en la vía porque eso es un secuestro simple.

Alberto, 44 años. Maneja Uber X hace dos años y medio en Bogotá.

Lo que pasó ayer es grave. No tanto para los que manejamos Uber X, sino para todos los demás conductores porque ahora todos los carros particulares de la ciudad están en la mira de los taxistas. Como conductor de Uber X yo ya he tomado la única medida que considero necesaria: no recoger a pasajeros que pagan con efectivo. Esto debido a que muchos taxistas están usando esta modalidad para pedir servicios que en realidad son señuelos para hacernos perder el viaje, tomar carreras que no van a pagar o echarle a uno la Policía.

En este tiempo nunca me he visto en la posición de ser perseguido o interceptado por taxistas, pero si me sucediera evitaría caer en el juego de las cerraditas y las provocaciones. Me limitaría a  llamar a la línea privada que Uber tiene para sus conductores. Afortunadamente nunca me he visto obligado a hacer esta llamada, pero Uber brinda un servicio de escolta motorizado para los conductores que son víctimas de intimidación. Igual mientras aparece el escolta puede que a usted lo bajen del carro, se lo dañen o hasta le peguen. Es mejor evitar llegar hasta ese punto y usar la aplicación de manera inteligente.

Me refiero a esto: yo reconozco que al cobrar por transportar a una persona en un vehículo de placa particular estoy siendo ilegal, como todos los demás conductores de Uber X.  Pero creo que algunos socios han comenzado a usar la plataforma de una forma que no es correcta. Hay personas que tienen carros trabajando para Uber X las 24 horas con varios conductores trabajando en turnos. Eso es distinto a ofrecer una solución de movilidad y aprovechar los ratos libres para complementar sus ingresos, que es el objetivo original de la aplicación. A mi manera de verlo, si un Uber X está trabajando las 24 horas del día está entrando en competencia con los taxistas y eso se presta para los conflictos que estamos viendo.

Theo, 23 años. Maneja Uber X hace un año en Bogotá.

Hasta ahora nunca he tenido problemas con taxistas mientras uso el carro en Uber, claro que yo lo uso para eso muy de vez en cuando. Más que todo, cuando estoy en vacaciones de la universidad. Cuando me activé en Uber, la empresa sí dejó muy claro que en caso de tener cualquier problema con la Policía ellos responden por todos los gastos e incluso devuelven el carro hasta la casa. Pero nunca me han dado un número o me han dicho qué hacer en caso de que me ataque un taxista, ni me han dado un número al que pueda llamar para que ayuden. Por seguridad, siempre trato de no salir del nororiente de la ciudad porque es la zona que más conozco (también porque es dónde las tarifas dinámicas dejan más ganancias). Ahora voy a apegarme a eso aún más, pero tampoco pienso tomar más medidas. Tampoco voy a dejar de trabajar con Uber hasta que me pase algo a mí. Yo sé que suena estúpido, pero así somos los colombianos.

*Todos los nombres fueron cambiados.