Actualidad

La represión de Cuba se está volviendo aun más brutal

Más de 100 personas han sido arrestadas, las cámaras han captado agresiones violentas y la policía ha asesinado al menos a un manifestante.
16.7.21
La policía detiene a un manifestante contra el gobierno durante una protesta en La Habana, Cuba, el domingo 11 de julio de 2021
La policía detiene a un manifestante contra el gobierno durante una protesta en La Habana, Cuba, el domingo 11 de julio de 2021. (Foto de AP/Ramon Espinosa)

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

Desde que los cubanos salieron a las calles el fin de semana pasado en una alarmante demostración de rebelión contra su gobierno comunista, las autoridades han intensificado la represión.

Durante los últimos cinco días, las plataformas de redes sociales se han llenado de videos de detenciones violentas. Los soldados han bloqueado las calles para evitar que los manifestantes entren a las plazas públicas y el gobierno ha desplegado policías vestidos de civil y tropas de choque civiles para combatir a los manifestantes.

Publicidad

Las autoridades suspendieron el servicio de Internet, privando a los ciudadanos de las herramientas para compartir información sobre nuevas manifestaciones. Se cree que el intercambio generalizado de imágenes del domingo alentó a unos 10.000 cubanos en ciudades de todo el país a salir a las calles para protestar por la escasez de alimentos y medicinas en medio de una crisis progresiva de COVID-19. El hashtag #SOSCuba se ha convertido en el lema del movimiento, compartido dentro y fuera del país, y la canción antigubernamental “Patria y Vida” se viralizó en las redes sociales cubanas.

Según Amnistía Internacional, más de 100 personas han sido arrestadas y es probable que también haya desaparecidos.

“Este es mi primo de Cienfuegos. Ayer desapareció y ninguna de las estaciones de policía nos dice dónde está. Por favor publiquen esto”, se lee en una publicación ampliamente compartida en Facebook. El lunes, decenas de personas se congregaron frente a las estaciones de policía de La Habana —la mayoría de ellas madres preocupadas— para indagar sobre el paradero de sus seres queridos, algunos de los cuales habían sido arrestados públicamente y otros que simplemente se habían esfumado.

Publicidad

Los videos muestran detenciones violentas, con policías, tanto uniformados como vestidos de civil, que tiran del cabello de los manifestantes y los arrastran hacia las patrullas, así como oficiales que golpean a los manifestantes con macanas hasta dejarlos inconscientes.

En la provincia de Matanzas, donde la escasez de alimentos y medicinas ha creado una de las situaciones de salud más graves en la isla, la policía arrestó a un hombre en su propio hogar y lo golpeó frente a su esposa e hijos, de doce y dos años.

En un video del incidente, su esposa dice que lo llevaron a la patrulla “como un trozo de cerdo”, dejando un charco de sangre en el piso. El gobierno cubano confirmó una muerte reportada en Santiago de Cuba el domingo, pero culpó a la víctima por su propio asesinato, destacando su historial criminal previo, que incluía robo.

El gobierno ha llenado las calles con su presencia para disuadir nuevas protestas. El lunes, filas de soldados de las fuerzas especiales prohibieron a los manifestantes ingresar a las plazas públicas. Soldados corpulentos con armas de fuego llamativas están patrullando las calles. Los partidarios del régimen han luchado en las calles junto a las unidades policiales y militares contra sus vecinos, muchos de ellos empuñando largos palos de madera como armas. 

Algunos policías se han vestido de civiles, lo que dificulta saber quién pertenece a qué bando. Oficiales vestidos de civil también llegaron en autobús a áreas concurridas para enfrentar a los manifestantes. Su presencia es inconfundible. Las flotas de autobuses son notorias en Cuba porque la escasez de combustible ha reducido drásticamente el número de vehículos en las calles.

También se ha obligado a los trabajadores del gobierno a apoyar al régimen, con la condición de que si no se presentan, podrían perder sus empleos. Los jóvenes de entre 16 y 18 años que están comenzando su servicio militar obligatorio de un año han sido desplegados para luchar contra los manifestantes, según El Nuevo Herald.

Publicidad

Un profesor de la Universidad de La Habana que pidió no revelar su identidad contó a VICE World News que los empleados universitarios enfrentan presión para manifestarse a favor del régimen o enfrentar el riesgo de perder sus cargos. El profesor dijo que algunos partidarios del régimen están convencidos de que los manifestantes antigubernamentales fueron pagados o entrenados por la CIA.

Facebook informó el miércoles que sus servicios fueron suspendidos en gran medida en Cuba, como parte de la suspensión radical de Internet que ha impedido a la mayoría de los cubanos acceder a la red 4G durante los últimos cinco días. La única forma de acceder a Internet es a través de parques con wifi que cuestan un dólar por hora de servicio, una suma que está fuera del alcance del cubano promedio. El martes, la youtuber cubana Dina Stars fue detenida en medio de una entrevista en vivo a un canal de televisión español.

En respuesta a los disturbios, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel dijo el miércoles que ahora permitirían a las personas llevar cantidades ilimitadas de alimentos y medicinas a Cuba desde el extranjero. Este cambio podría aliviar la escasez que ha afectado la salud de la población en los últimos meses a medida que aumentan los casos de COVID-19. Los manifestantes dijeron que la desnutrición, la electricidad inestable y la escasez de medicamentos comunes eran los ejes del movimiento para acabar con lo que llamaron el régimen comunista corrupto.

El coronavirus ha puesto de relieve el colapso del sistema de salud de Cuba, anteriormente promocionado como un logro emblemático de la Revolución Cubana. Una fuente que trabaja con pacientes enfermos contó a VICE World News que los pacientes de COVID en los centros de cuarentena de La Habana aún no tienen acceso a medicamentos críticos y los apagones continuos obstaculizan la capacidad de los médicos para mantener con vida a las personas que necesitan ventiladores. Varias ciudades cubanas tienen pocos médicos, camas de hospital y ambulancias para adaptarse al incremento actual; la provincia entera de Guantánamo cuenta con una sola ambulancia.

Las medidas del gobierno han funcionado por ahora. Desde el domingo, las protestas han sido mucho más pequeñas, según los manifestantes de La Habana que hablaron con VICE World News. “Temo por mi mamá. No se va de casa porque tiene miedo”, dijo un partidario. “No voy a salir y meterme en ningún problema”, dijo otro. “Me quedaré quieto”.