Sus padres tiraron su pornografía. Ahora deben pagarle 45,000 dólares

En la colección había varias cintas cuyo valor era de 100 dólares, debido a que son imposibles de conseguir en la actualidad.
LC
traducido por Laura Castro
1.9.21
Una cinta VHS que dice "VIDEO PARA ADULTOS 18+" en la etiqueta
Getty Images

Un hombre demandó a sus padres por haber destruido su enorme colección de pornografía, por lo que sus progenitores deberán pagarle más de 30,000 dólares en compensación por la pérdida de su colección, según la decisión de un juez.

El juez federal de distrito Paul Maloney en Kalamazoo, Michigan, ordenó a los padres de David Werking, Beth y Paul Werking, pagar 30,441.54 dólares a su hijo y más de 14,500 dólares al abogado del mismo por honorarios legales, según los registros judiciales obtenidos por VICE la semana pasada.

Publicidad

Werking, un hombre de 43 años que vive en Indiana, ganó la demanda contra sus padres en diciembre de 2020, pero el juez retrasó la decisión sobre el pago de daños hasta la semana pasada.

Según una serie de atroces correos electrónicos y la propia demanda, los padres de Werking tiraron varias cajas con pornografía y juguetes sexuales que su hijo había dejado en su casa después de que lo echaran. Se había mudado con ellos luego de su divorcio y vivió allí durante 10 meses, pero sus padres tuvieron que llamar a la policía debido a que él supuestamente causó un disturbio en la casa en agosto de 2017. Dos días después, de acuerdo con los correos electrónicos de su padre, lo encontraron en las calles y lo llevaron a LOVE Inc, un ministerio cristiano. Ese mismo día, sus padres encontraron su colección de pornografía y comenzaron a tirarla a la basura. Los correos electrónicos muestran que Werking les pidió repetidamente a sus padres que le devolvieran su colección de pornografía.

En diciembre, según el informe de un investigador de la policía, los padres de Werking le llevaron algunas de sus cosas y él notó que faltaban algunas otras, por lo que ellos le dijeron que las habían destruido. Werking afirmó que el valor de los artículos sumaba 10,000 dólares y que el vínculo emocional que tenía con ellos valía alrededor de 30,000 dólares. Los investigadores llamaron a la madre de Werking y ella dijo que le habían pedido a su hijo que no llevara pornografía a la casa.

Los correos electrónicos entre Werking y sus padres exponen años de desacuerdos con respecto al divorcio de Werking, su incapacidad para encontrar trabajo o un departamento y su vasta colección de pornografía. En un correo electrónico, su padre Paul Werking enumera algunos de los géneros que afirma haber encontrado entre la colección pornográfica de su hijo, lo que incluye el incesto, la bestialidad, la esclavitud, la tortura y la violación. "Cualquier civilización que tolere o promueva estos actos no sobrevivirá. Cualquier individuo que ponga esta basura en su mente (cometa o no estos actos) también sufrirá", le escribió en un correo electrónico a su hijo en marzo de 2018.

Publicidad

Werking describió su inventario de miles de DVD y cintas VHS con increíble detalle en los documentos judiciales, el cual incluía títulos como Piss N'Fist, Debbie Does Dallas 3 y Big Bad Grannys.

Captura de pantalla de parte del inventario de pornografía de Werking. Fuente: documentos judiciales

“Es muy difícil encontrar el precio de muchos de estos artículos. Muchos títulos ya no están disponibles, y cuando digo que no están disponibles, me refiero a que no los hay EN NINGÚN LUGAR ”, escribió Werking en su inventario. “He tenido estos títulos en mi lista de deseos durante un año sin respuesta alguna. Pienso: ‘No solo están agotados, sino que el estudio que los hizo se disolvió, y eso fue hace veinte años’. Compré todos estos artículos nuevos o en excelente estado. Los vi tal vez una o dos veces porque no quería que se rayaran o estropearan". La lista enumera miles de DVDs, cintas VHS y juguetes sexuales.

Las piezas particularmente valiosas, dijo Werking, eran Max Hardcore Extreme School Girls 16 (100 dólares), Older Women Eat Pussy (100 dólares), Muff Divers Delight (100 dólares), Fuck My Ass Please 8 (100 dólares) y el clásico de 1992 de Elegant Angel Snatched to the future (100 dólares).

Su padre le escribió a Werking en un correo electrónico de enero de 2018 que habían encontrado 12 cajas de mudanza llenas de pornografía, además de dos cajas de juguetes sexuales, y las habían tirado todas a la basura. El monto a pagar por los daños se estableció después de que Victoria Hartmann, directora del Erotic Heritage Museum [Museo del Patrimonio Erótico] cerca de Las Vegas, evaluara el inventario de Werking.

"Hay mucha pornografía en Internet si quieres verla, papá. Prueba youporn o xhamster", escribió Werking en un correo electrónico de diciembre de 2017. "Créeme, sé que la necesitas estando con mamá. Yo la necesitaba estando con Mary. Mientras tanto, para mí hay chicas universitarias allá afuera, esperando ser convertidas en mujeres". Continuó enumerando todo lo que dejó en la casa de sus padres que quería recuperar, incluidos "los juguetes sexuales, mis CDs de música, mi pandereta, mi edredón negro, mi tocadiscos, mis anillos de boda, 8 lienzos con gesso de 8x10, mi bolso para arte, un póster de la película 'Owner get's Clipped', 1 contenedor grande con revistas obscenas "y un montón de videojuegos de PS Vita, incluidos Rayman Origins y Little Big Planet.

"Otra cosa simplemente estúpida. ¿Por qué guardaste tantas cintas VHS? ¿Querías que te arrestaran? Es decir, ¿quién compra cintas VHS hoy en día?", escribió Paul Werking. "¿Tienes siquiera un reproductor de cintas VHS? Francamente, David, te hice un gran favor al deshacerme de todas estas cosas por ti. Si eres inteligente, buscarás apoyo psicológico y dejarás tu adicción a la pornografía. Sin embargo, si realmente quieres arruinar por completo lo que queda de tu vida, por favor sigue adelante y demándame".