Cultură

Tu bloqueador solar es un peligro para el medio ambiente

Somos responsables de una cadena de devastación ambiental.
25.2.16

Esta historia es parte de la edición de febrero de VICE.

Los humanos somos expertos en destruir cosas importantes y grandes como las maravillas de la naturaleza y las capas que protegen la Tierra. En Australia ya arruinamos la mitad de la Gran Barrera de Coral vertiendo desechos de dragado y ahora estamos listos para devastar lo que queda del arrecife con un arma distinta.

Dado que llevamos más de medio siglo destruyendo nuestra protección de ozono, el país tiene uno de los niveles más altos de rayos ultravioleta y, por lo mismo, una de las tasas más altas de cáncer de piel en el mundo. La consecuencia de todo esto: australianos adictos al protector solar con oxibenzona; cuando van a la playa prácticamente se bañan en él.


Relacionado: Estos son los países que se están quedando sin agua


El problema es que, según estudios recientes, a pesar de que la oxibenzona filtra los rayos ultravioleta y protege la piel, es venenosa para el coral.

Selina Ward, experta en barreras de coral de la Universidad de Queensland, afirma que por muchos años tuvo sus sospechas respecto al protector solar, y que en numerosos parques marinos de México ya han prohibido a los turistas aplicarse estos productos antes de nadar cerca de arrecifes delicados.

Al estar expuestas a la oxibenzona, las larvas del coral se deforman y son incapaces de desplazarse por las corrientes oceánicas. El químico también contribuye a la decoloración y hace que el coral expulse su fuente primaria de nutrición: las algas que viven dentro de él. La decoloración es el asesino primario de los arrecifes de coral en todo el mundo, y en 2002 afectó más del 60 por ciento de la Gran Barrera de Coral.

Ward advierte que, teniendo en cuenta que las actividades en la playa, la natación y el uso de protector solar son parte de la cultura australiana, los arrecifes del país están particularmente amenazados a causa de la exposición al químico. Según dice, incluso una baja concentración puede generar daños significativos.

En el agua de las áreas más visitadas del arrecife ya se ha encontrado oxibenzona en altas concentraciones. Y no es de sorprenderse: como uno de los destinos turísticos más populares del planeta, la barrera recibe a 2,19 millones de personas anualmente, todas temerosas a los rayos ultravioleta y cubiertas de protector solar.

Somos responsables de una cadena de devastación ambiental: dañamos la capa de ozono, la capa de ozono daña nuestra epidermis, cubrimos nuestra epidermis con protector solar y el protector solar perjudica una de las maravillas del mundo natural.