Cultură

'El mundo del arte es proselitista y lambón': hablé con Andrés Millán el creador de una feria virtual de arte alternativo

La Feria del Mínimo existe para mostrar el estado de "emergencia" en el que se encuentra el arte joven en este país y está disponible hasta este 28 de noviembre.
25.11.16

Hablar de arte es difícil. ¿Cuándo se da esa conversación al mismo nivel que, digamos, otro acto cultural, un concierto, un libro, una película? Bien lo explicó la crítica de arte mexicana Avelina Lésper en su libro El Fraude del Arte Contemporáneo, que ha causado revuelo por decir que ahora todo puede ser arte y en realidad muy poca gente lo entiende de verdad. Hoy en día, según Lésper, la producción artística se basa en un discurso y, según muchos de los artistas jóvenes del momento, para mostrar ese discurso son necesarios amigos o amigos de amigos. Una rosquita: la torre de marfil de quienes saben y hablan de arte. Esos eventos son los verdaderos espacios en los que los artistas emergentes se hacen conocer y pueden llegar a ser pescados por alguna galería o curador. Ya lo habíamos dicho en un artículo de VICE sobre los artistas recién graduados: ser artista joven es difícil, pues las oportunidades no están dadas. La clave es moverse todo el tiempo. Por eso, con la necesidad de darle una voz a los que no la tienen en este mundo complejo y competitivo —ya sea por una posición ideológica de oponerse al sistema, o por la simple mala suerte de no encontrar a ese pez gordo que sirva de catapulta profesional— Andrés Millán, un artista visual y fotógrafo colombiano, creó, como parodia, una feria que mostrara esa otra cara, la que no va a los cocteles. La llamó La Feria del Mínimo. "¿Qué es ser un artista emergente? ¿Es ser joven? Algunos, en las ferias consagradas del país tienen 35 años. Entonces, ¿qué tan emergentes son? ¿Cuál es el artista consagrado? Para contrariar todo esto, nace esta parodia. Reunimos 15 artistas de cortas y medianas trayectorias que no hacen parte activa del mercado elite del arte", dice. Lo que quiso con esta reunión de artistas fue simplemente crear una apuesta y un espacio donde se podían ver artistas muy buenos, que, según Andrés, probablemente no veríamos nunca si solo existieran las ferias tradicionales. También afirma que se trata de un mundo que está muy cerrado a las relaciones públicas: "vivir de esto parece una utopía posible solo para quienes procesan mermelada y para algunos afortunados y sabios guerreros", afirma, "el mundo del arte está lleno de proselitismo y se deja de lado mucho con eso". Para sustentar el discurso del problema del arte contemporáneo y emergente, decidió entonces crear una página web en la que expuso la feria: es una feria virtual. Esta es su primera edición y, según me cuenta, hará otra el próximo año con el mismo fin. "Somos artistas 'emergentes' en estado de emergencia y creemos que es justo darnos una oportunidad no solo como artistas sino como ciudadanos de recibir por lo menos un salario mínimo legal vigente con nuestra obra", afirma, "y por eso se llama la Feria del Mínimo". De esta forma, las obras no suben de ese precio y son más asequibles a quien quiera que las quiera adquirir.

En la Feria se encuentra tanto su trabajo como el de Carolina Camelo, Dalia Suárez, Daniel Cely, Daniela Olave, Dei Hernandez, Johanna Zambrano y Ángela Navarro, Jorge Guarin, Joyce Rivas, Juan Duarte, Karen Palacios, Lina Bolaños, Santiago Gómez Ch., Sara Alvarado y Silvana Unigarro. El espacio virtual donde "residen" sus obras se denominó Emergency Art Space.

A raíz de esta conversación, me di a la tarea de confirmar lo que Andrés decía. ¿Es verdad que el mundo del arte es un círculo cerrado en el que sólo se entra en los cocteles y eventos de la élite? ¿Es la Feria del Mínimo una apuesta que se opone de manera adecuada al mundo del arte tradicional en el país?

Publicidad

Santiago Rueda, crítico y curador de arte colombiano, quien de hecho ha participado en la curaduría de Artbo anteriormente, afirma que sí es necesario que haya un espacio como la Feria del Mínimo: "Me parece arriesgado, me parece valiente, me parece que no todo debe girar alrededor de las ferias, realmente es agotador el mes de octubre en Bogotá porque hay muchísima ciudad, expectativas, exposiciones, y a veces parece que sólo se vive y se trabaja para ese mes para esos días", afirma. Y sobre la curaduría de los artistas comentó: "sólo conozco a una que fue estudiante mía hace años, pero viendo obras me parece que está muy bien".

Sin embargo, Rueda resalta que en Bogotá por lo menos —y con esta misma iniciativa— los barrios se han llenado de espacios que se salgan un poco de lo que se muestra en las ferias tradicionales. "En el barrio San Felipe existen alrededor de 12 espacios que han surgido en los últimos cuatro o incluso tres años, entonces, si hay 12 espacios nuevos que hacen al menos cuatro muestras al año y tres de ellas son colectivas, puedes como público de arte estar viendo el trabajo de unos cinco 50 o 60 o 70 artistas nuevos al año", afirma.

El colombiano Halim Badawi, crítico de arte, investigador y curador interesado en el arte colombiano y latinoamericano, fue uno de los que recibió mis preguntas acerca de esta propuesta y del mundo de arte actualmente en el país.

Según él, la Feria del Mínimo es "una iniciativa valiosa y necesaria en nuestro medio, [pero] no logro entender en qué consiste la oposición de La Feria del Mínimo frente a las ferias tradicionales en Colombia". Algunas obras que Andrés escoge para su primera edición, según Badawi, son muy interesantes, pero para él no es claro por que esta sería "una propuesta crítica (frente al mercado del arte local), singular o novedosa, ya que esto es lo que hacen la mayoría de comercios de arte en el mundo, incluso las iniciativas más alternativas o independientes".

"Es un negocio más, como cualquier otro negocio artístico. Pareciera ser una especie de Feria del Millón (la que hacen paralelamente a la Feria ArtBo con todas las obras a un millón de pesos) pero en modo virtual", me dice Halim. Más allá de una crítica hacia las ferias y hacia el mundo del arte, lo que Andrés propone es agrandar el foco del arte, nutrirlo y así mostrar otras cosas que también están pasando. Estas son algunas de las obras que hacen parte de Emergency Art Space y así de la Feria del mínimo que estarán disponibles online hasta este lunes 28 de noviembre:

Daniela Olave. En medio de las montañas (1). Fotografía, 54x36cm.

Carolina Camelo. EVIGILARE-VIGILARE. Video.

Dei Hernández. Estilismos. Collage, 21x28cm.

Andrés Millán. El otro Dorado. Fotografía, 60x90cm.

Para ver más obras de los artistas de la Feria del Mínimo, haz clic aquí.