FYI.

This story is over 5 years old.

Μόδα

Cómo sobrevivir a la Semana de la Moda Mercedes Benz de Madrid

Para empezar, no la llames Cibeles.
31.8.12

Cual paloma glamurosa con diarrea, la semana que viene, la Semana de la Moda Mercedes Benz va a ir dejando un rastro reluciente por todo Madrid, ya que el 2% de la población que vive de hacer y vender prendas de ropa ha decidido poner toda la ciudad ‘fabulosa’. Sin embargo, la Semana de la Moda es mucho más que una guirnalda de autoalabanza para gente que intenta superar sus trastornos de personalidad vistiéndose de forma extravagante. También está todo eso de asumir riesgos, ser creativo y pasárselo bien, con lo cual, aunque la moda te interese menos que los hábitos reproductivos de las nutrias, no puedes meterte.
Teniendo esto en cuenta, hemos creado una pequeña guía para sobrevivir a los próximos 5 días.

NO LA LLAMES CIBELES

Normalmente, los cambios de nombre son un acierto. Con el prestigio añadido de estar asociados con las ciudades de la moda más famosas del mundo (Nueva York, Berlín et al.), los diseñadores se hacen pipí encima solo con pensar que sus prendas van a ser expuestas internacionalmente. De ahora en adelante, va a ser pan comido, ya que los diseñadores se han quitado de encima la capa de caspa y han emergido, resplandecientes, hacia el punto de mira internacional. Aunque pensándolo bien, esta estrategia no le funcionó muy bien a Bankia…

ACCESORIOS

Miles de carreras en moda nacen y mueren basándose en el número de pulseras y collares con los que aparezcas en público. Una regla de oro es que cuanto más, y cuanto más raro, mejor. Al menos hasta que todo este maximalismo explote y todo el mundo empiece a vestirse de Ann Demeulemeester otra vez.

EGO

No, no estamos (solo) hablando de diseñadores con el ego de Sauron. EGO es el escaparate para los nuevos diseñadores, y lo único que a los menores de 30 años les interesa ver. Es básicamente el Zombie Club, con el público sentado en vez de estar pie viendo a los críos que normalmente están en la zona VIP desfilando con ropa hecha por gente que es demasiado vieja o está demasiado ocupada como para ir al Zombie. La música también es exactamente la misma.

PÍLLATE LA TAJA

Como ya debes saber si estás leyendo esto el viernes por la mañana, tajarse es una parte muy importante de las Semana de la Moda. El truco es emborracharse, pero no tanto como para que tu fachada guay tan bien cuidadita se desmorone. Y lo mismo digo de la farla. En realidad, esto es algo que nunca nos cansaremos de repetir: NO TIENES QUE ACEPTAR CADA RAYA QUE TE OFREZCAN. Es más probable que el diseñador famoso esté más interesado en follarte que en ofrecerte unas prácticas gracias a tus opinones sobre la última colección capsula que Lagerfeld hizo para Chanel, así que ten un poco de luces, anda.

HAGAS LO QUE HAGAS, ASEGÚRATE DE QUE TUS AMIGOS ESTÁN CONTIGO

Sí, el mamoneo es importante, pero nadie quiere hablarle a ese tío raro que viene solo y se sienta en una esquina con un gin tonic fichando a la gente para ver con quién podría hablar. Eso es muy de violador. Sin embargo, no pasa nada por gritar y ser odioso, siempre y cuando lo hagas dentro de tu círculo de amigos. Ayuda mucho tomárselo como si fuese tu campo de fuerza anti-vergüenza personal –para todos los que están fuera del círculo te pareces a Jonathan Rhys Meyers siendo el centro de atención en Los Tudor, incluso si lo que estás haciendo es imitar (mal) a Chiquito. Sí, es irónico que la gente que trabaja en una industria que se supone que celebra el individualismo como ninguna otra esté completamente aterrorizada ante los lobos solitarios, pero es así, qué le vamos a hacer.

BLOGGERS

Básicamente, toda la gente que vas a conocer en Madrid durante los próximos 5 días -que no esté en la pasarela o sea el chino en el que pones saldo a tu móvil- es un blogger. Y tampoco puedes estar seguro al 100% de que no lo sean. Es totalmente posible que mientras pones 20€ en Movistar, tu foto ya esté corriendo por alguna web de “streetstyle” china. A parte de esto, debemos decir algo sobre las cámaras: mientras que los smartphones van bien para hacer alguna fotillo de día, subir un vídeo oscuro de una pasarela desde el fondo de la sala es bastante triste. Hay un montón de fotógrafos profesionales en estos eventos, y si quieres usar sus imágenes en tu blog, pídeselas amablemente. La mayoría te las darán gratis. Pon tu teléfono en silencio y escóndelo en tu estúpido bolso gigante.