FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

¡A-Cat the block!

Los extraterrestres de Joe Cornish están inspirados en su gatito
17.10.11

Si estás leyendo esto y sabes quién es Joe Cornish, es probable que hayas llegado aquí a través de una búsqueda en google.  Aunque nadie con vida social haya oído hablar de él, tras la proyección de Attack the Block en Sitges, Joe se ha convertido en todo un referente para el tipo de fan español que tiene a Jeff Albertson, el tío de la tienda de cómics de Los Simpsons, como modelo vital. Y aunque yo no llevo perilla y, por no tener, no tengo ni reproductor de DVD, me hizo mucha ilusión hacer esta entrevista.

Joe Cornish es un tipo raro, vago y desgarbado; uno de mis héroes cuando tenía 17 años. En los 90s era la mitad de Adam and Joe, un dúo humorístico que autoproducía una serie de tele desde su piso en Brixton que se emitía una noche a la semana. La serie se parecía a Wayne’s World pero con toda la idiosincrasia de la tele británica como fuente de inspiración en vez del mundo del Rock. También era una buena serie para ver después de fumar porros, y contribuyó importantemente a mi fracaso escolar. Gracias, Joe.

Publicidad

Attack the Blockes su debut como director. Es una aventura sci-fi ubicada en una urbanización de viviendas de protección oficial en el sur de Londres. La historia trata de unos chavales de barrio que se enfrentan a una invasión extraterrestre. El tema, sin duda, daba juego para una entrevista con enjundia e informativa.  Pero en vez de eso, hablamos un rato largo sobre gatos.

Vice: Hola, Joe.

Joe Cornish:Encantado de volver a verte. ¿Así que ahora trabajas para VICE en España?  Quiero tu trabajo.

Em… ¿Has visto rentacat.com?  Es una página web donde puedes alquilar un gato diferente cada seis meses.

Adoro a los gatos. ¿Sabías eso de mí? ¿Por eso lo dices?

Lo que quería decir es que de la misma manera que puedes alquilar un gato… podrías hacer algo tipo time share con mi trabajo…

Vale. En un momento muy difícil de producción y tal, te podría llamar. ¿Y después yo me tendría que mudar a Barcelona? ¿Es allí donde estás?

Correcto.

Y hacerle una entrevista a alguien sobre zapatos… o a algún artista situacionista. Y después ir a un bar y fumar cigarrillos…

Eso ya es ilegal.

Pero es un buen plan, me gustaría hacerlo.

Pero tendrías que pagar una cuota. Si lo hacemos con el modelo de alquila-un-gato quiero decir.

Suena razonable. Creo que lo deberíamos hacer. Sólo es un sentido diferente de la palabra “cat”… como lo usaban en los 60s… sólo somos un par de “cats”, ¿sabes?

Dos “cool cats”… Bueno, los protagonistas de la película son el tipo de chicos que estuvieron metidos en las manifestaciones de este verano. Me imagino que estás aburrido de que la gente te pida tu opinion sobre lo sucedido.

Publicidad

Creo que nos lo preguntan a todos los que hemos hecho algo con la cultura juvenil. Leí muchas referencias a Grand Theft Auto, a la película 28 Days Later, a Factor X, a jóvenes queriendo ser ricos instantáneamente… Los periodistas y los sociólogos daban palos de ciego, buscando cualquier cosa que pudieran relacionar con los hechos. De hecho, no creo que Attack the Block tenga más conexión con lo que pasó que todas esas cosas.

En parte, la película es una parodia de la manera en que los chicos de barrios pobres son demonizados por la prensa y la clase política. ¿Te deprimió ver cómo la prensa y los políticos usaban los estereotipos de toda la vida después de las revueltas de este verano en UK?

Sí. Me crié en Stockwell y Brixton toda mi vida, y aún vivo allí. Creo que son tres o cuatro etapas de grandes manifestaciones las que he vivido, dos en los 80, una en los 90, y ahora esto… Creo que lo que ha pasado ahora es más complejo que lo que pasó en los 80 y los 90, y es mucho más difícil analizarlo. Fue todo un grupo de gente muy diversa, con motivaciones diferentes. Pero cuando la gente se manifiesta normalmente lo hace por alguna razón, tiene que existir algún tipo de problema. Pero no estoy seguro de hasta qué punto el problema tras estas manifestaciones está relacionado con el problema del que hablamos en Attack the Block.

¿De qué problema habláis en Attack the Block, a parte de la invasión extraterrestre?

Publicidad

De la privación de los derechos de los jóvenes, el tema de los jóvenes sintiéndose desubicados. Entornos en los cuales la única cosa que se puede hacer es comprar, y si no tienes dinero, sencillamente no tienes nada que hacer, no pintas nada. Los jóvenes sintiéndose desconectados y con opciones limitadas.

¿Limitadas a trapichear con marihuana?

Bueno… Aunque los personajes en Attack the Block fuman marihuana, Moses no lo hace, Gerone tampoco… Cuando hice la búsqueda muchos de los chavales que vendían droga no la fumaban. No tienen el dinero para fumarla. El hecho es que si eres un joven buscando curro y tus oportunidades son prácticamente nulas y te ofrecen ganar 600 o 700 libras a la semana vendiendo marihuana…  bueno, pues se convierte en una opción legítima. Es eso o trabajar en un McDonald’s o algo.

Me impresiona la acogida tan positiva que ha tenido la película en Sitges. Supongo que hay algunas similitudes con el cine español. El drama se construye a partir de las cosas del día a día, sin tener que gastar pasta en efectos especiales caros.

Una de las ideas iniciales fue mirar a mi alrededor en el sur de Londres e intentar encontrar elementos de ciencia ficción. La manzana parecía ser una nave espacial enorme o el Nostromo o la Nakatomi Plaza. Parecía algo sacado de una película de fantasía. Y las capuchas y máscaras que llevan esos chicos me recordaban a ninjas, cowboys o bandidos.  Las bicicletas me hacían pensar en E.T. y el lenguaje, el argot que hablan, me recordaba a La Naranja Mecánica.

Publicidad

Obviamente los extraterrestres que salen no son E.T.

No, no son tan simpáticos.

Me gustó mucho eso de usar dientes en lugar de ojos. ¿Cómo se te ocurrió eso?

Realmente fue una evolución lenta. Pensé en la idea de hacer que fueran siluetas y que no tuvieran ojos y luego un amigo mío hizo unas ilustraciones y en uno de los dibujos pintó las encías verdes y entonces estaba mirando fijamente ese dibujo un día y pensé, “¿Y si los dientes fueran verdes?” Eso me hizo pensar en E.T. y tengo la copia vieja de Cinefex, esa revista de efectos especiales, de 1982, cuando se hizo E.T., y habla de tener una fuente de luz en el corazón y ésa fue una de las ideas de Spielberg para expresar emoción interna, con una fuente de luz en el dedo de E.T. Y así fue como sumé dos y dos y decidí que estaría bien si los dientes brillaran. Luego leí un articulo sobre cómo olisquean los leones y los gatos, y hacen una cosa que se llama flemming, oler a través de su encía… si miras algún reportaje donde un león huele al pis de otro león, que sólo es feromona y hormona, o si ves a tu gato oliendo algo en el jardín, verás que deja al descubierto sus encías y hacen esta cosa rara. Pues eso me dio la ida de que los dientes aumentarían el brillo y que las criaturas expondrían sus encías cuando se acercaban a la feromona.

¿Así que los extraterrestres son gatos y no perros?

Bueno, son como cabrones lobo-gorilas. Pero supongo que están inspirados en mi gato.  Desde pequeño siempre he tenido un gato negro, y aún tengo uno. Si alguien de los que están leyendo tiene un gato negro sabrá que cuando un gato negro está sentado a contraluz parece una silueta o una sombra chinesca. Así que es de allí de donde realmente vino la idea. Me pasaba horas mirando a mi gato y observando cómo se movía. Parecía una silueta plana que cambiaba de forma en dos dimensiones y eso me intrigaba… podías percibir su perfil pero no entendías su forma exactamente hasta que se movía. Esa era la idea.  Además, quería que fueran bestias, no quería que tuvieran poderes sobrehumanos ni que se teletransportaran ni que pudieran andar por las paredes.

Me imagino que también fueron inspiradas en tener un presupuesto tan limitado con el que trabajar. Siempre me impresionó lo que podías llegar a hacer con el poco dinero que tenías en Adam and Joe.

Lo que estaba muy bien de The Adam and Joe Show era que lo controlábamos todo, así que hacíamos las animaciones, los decorados, los disfraces y la luz, todo. Creo que eso es lo que hace un buen director, un director que se hace cargo de todo y se queda despierto toda la noche y responde cada llamada y repasa cada detalle. Lo frustrante de hacer un largometraje es que simplemente no lo puedes hacer todo. No hay tiempo. Y las cosas se van a la mierda y se te van de las manos. Sinceramente, no tenía ni idea de lo difícil que era y ahora siento mucho respeto por los directores. Antes era un crítico, pero no tenía ni idea de lo duro que es intentar controlar cada aspecto de la producción. Lo único que realmente puedes hacer es encontrar gente capaz y confiar en ella.