FYI.

This story is over 5 years old.

Cultura

José dice: A viajar en el tiempo

Aunque puedo visitar a mis padres muertos, no puedo alterar el pasado.
14.8.12

Yo viajo en el tiempo, y lo he hecho durante los últimos 20 años; es muy fácil. Pero hay reglas: no puedes viajar hacia el futuro, y no puedes cambiar la historia; pero esto es algo bueno, porque no quieres despertar en un futuro o un pasado distinto, cualquiera que sea el caso.

La única forma de viajar en el tiempo es en tus sueños y de forma subconsciente. Para hacer esto debes aprender a controlar tus sueños. Por ejemplo, yo me pregunto: “¿Estoy soñando? ¿Estoy soñando? ¿Estoy soñando?” Si entrenas tu mente para que se haga esta pregunta cada media hora mientras estás despierto, entonces, después de un rato, también lo harás en tus sueños. Una vez que aprendas a dominar esta técnica, podrás viajar en el tiempo todo lo que quieras.

Aprendí sobre el arte de viajar en el tiempo durante mi primer divorcio. Tenía el corazón roto y estaba deprimido, no podía soportarlo más. De alguna forma, me percaté de que el sufrimiento se aminoraba cuando entraba en un sueño profundo.

Ahora hago cosas como decir: “Quiero ver a mi mamá”, y pum, mi mamá aparece y estoy en el pasado. Puedo hablar con ella. Puedo abrazarla. Es muy emotivo. Mi padre murió hace dos años, y ahora también lo visito de esta forma. O a veces digo: “Quiero regresar a la prepa”. ¡Bam! Mi sueño me transporta a una época en la escuela en la que estaba enamorado de una porrista llamada Dawn Alba. Siempre quise acercarme y saludarla, y decirle cuánto me gustaba, pero era demasiado tímido para hacerlo. Cuando viajo en el tiempo, la veo ahí parada, camino hasta ella y le doy un beso; puedes hacer lo que quieras. Incluso puedes volar de un lado a otro, surcando los aires a toda velocidad.

Necesitas tener cuidado cuando empiezas a controlar tus sueños, ya que también tienes que controlar tus emociones. Las cosas se vuelven un poco complicadas si tu confianza supera tu talento. Por ejemplo, digamos que quieres invocar a tu mascota favorita. Si no puedes controlar bien tus sueños, tu adorable gatito o tu leal compañero pueden transformarse en un lobo, o en el peor de los casos en un hombre lobo, y pueden atacarte.

La única forma en la que podré volver a jugar en las grandes ligas será viajando en el tiempo, pero por alguna extraña razón es lo único que no he podido hacer. El camión me deja, no me dejan entrar al estadio, llego tarde al juego o pasa algo que no me permite jugar. Eso que me parece muy extraño.

La otra noche soñé que Dan Duquette, el director que me contrató para los Medias Rojas, no me dejaba jugar por un “error técnico”. Lo miré y le dije: “Oye, quiero jugar esta noche”. Y me respondió con alguna pendejada como: “Si quieres jugar, tráeme un helado de vainilla con jarabe de chocolate”. Busqué el puesto de helados por todos lados, y cuando por fin lo encontré y compré un vaso, éste se me resbaló de las manos y cayó al piso. “Dios mío”, pensé, pero estaba determinado a lograrlo, así que seguí intentando hasta que logré llevarle uno a Duquette. Entonces empezó a sacarme todas estas excusas: “Ahora quiero esto, y esto otro…” Fue una locura.

Tuve un sueño parecido con Tony La Russa y otros: no me dejaban jugar en el maldito estadio. Es un viaje en el tiempo que no puedo controlar, y lo tengo al menos cinco veces a la semana. Debe ser un bloqueo de mi subconsciente.

Me he visto de niño en alguno de mis viajes. A veces intento dejar una marca en alguna estructura. Luego regreso a ese lugar al día siguiente, cuando estoy despierto, pero nunca encuentro nada.

A veces le digo a mi versión más joven: “Escucha, cuando llegues a las grandes ligar, nunca tomes esteroides”. Por supuesto, esto nunca funciona, porque sigo estando donde mismo.

Anteriormente:

Estoy pobre y es culpa del gobierno gringo

Controlen a las personas, no las armas

@JoseCanseco