Drogas

Qué pasa cuando un ciego consume psicodélicos

Después de todo la estimulación visual juega un papel importante en la experiencia.
25.4.17

Este artículo se publicó originalmente en Tonic, nuestra plataforma dedicada a la salud.

Hay muchas razones por las que la gente consume drogas psicodélicas: para empezar, estudios recientes sugieren que podrían ser una manera eficaz de tratar desórdenes como la ansiedad y la depresión, así como las adicciones. A veces, las personas sólo buscan aprender algo nuevo y profundizar sobre ellos mismos o el mundo. O tal vez sólo buscan un escape. Muchas veces, las alucinaciones que ocurren bajo la influencia de los psicodélicos juegan un rol importante en estos tratamientos o epifanías, algunas personas dicen que ver texturas o formas te transforma. Los objetos estáticos parecen respirar. Y, por supuesto, algunos ven cosas que ni siquiera existen.

Publicidad

De hecho, los estímulos visuales juegan un papel tan importante en el uso de psicodélicos que nos hace plantearnos la pregunta de qué tanto cambia la experiencia si la persona que los consume carece del sentido de la vista. Ilsa Jerome, investigadora clínica de la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (MAPS, por sus siglas en inglés), recientemente se propuso responder a esa pregunta. Jerome es ciega, sin embargo, gran parte de su investigación se centra en las drogas psicodélicas. Le preguntamos cómo cambia la experiencia de usar psicodélicos como el LSD y la psilocibina, y qué ganan las personas ciegas al consumirlos.


Relacionados: Qué aprendimos de darle LSD a los delfines


Empecemos por lo básico: ¿qué pasa cuando una persona ciega de nacimiento toma una droga psicodélica? ¿Qué se siente?
Los psicodélicos comunes producen los mismos cambios de humor, intensifican enormemente los sentimientos tanto positivos como negativos y la percepción y consciencia de uno mismo al igual que lo hacen con las personas que no son ciegas. La diferencia es que, como era de esperarse, las personas ciegas dicen que ven menos imágenes complejas que la gente que no es ciega. También reportan un mayor número de sensaciones auditivas, táctiles y somáticas (relacionadas con el cuerpo), tal vez debido a su ya elevado sentido del tacto y oído. Pero lo que sí muestra la investigación es que la experiencia no parece ser más o menos fea o agradable.

¿Los efectos de los psicodélicos, al igual que otros sentidos, se intensifican en una persona ciega?
La escasez de investigación sobre este tema no nos permite contestar a esta pregunta con facilidad, sin embargo, los estudios que existen sugieren que los efectos no se agudizan. No podemos saber con certeza ya que no hay estudios que comparen directamente a los ciegos con personas con visión normal.

Publicidad

Si alguien no es ciego por completo, ¿puede ver imágenes cuando está alucinando?
La gente que dice haber visto con más claridad puede tener razón ya que los psicodélicos los hace adentrarse más en su memoria visual y en sus experiencias pasadas. Sin embargo, los psicodélicos también incrementan la relevancia que se haya percibido de las experiencias. Por lo tanto, podría ser que las personas con discapacidades visuales que dicen ver con más claridad estén influenciadas por la intensidad y la importancia de la experiencia, y no por su claridad real. En todo caso, no tenemos información suficiente para dar una conclusión definitiva.

Entonces, ¿crees que sólo pueden ver imágenes abstractas?
En el estudio de 24 personas que mencioné antes, los investigadores grabaron las respuestas de los sujetos ciegos a las preguntas sobre lo que experimentaron, y reportaron que vieron manchas, luces, puntos y parpadeos. Muy pocos dijeron que vieron imágenes "complejas", como caras u objetos, o colores. Sin embargo, los investigadores eran especialistas en oftalmología, no psicólogos. Estaban explorando una hipótesis acerca de la retina que resultó ser errónea, la hipotesis era que el LSD causaba cambios en la retina, y que estos cambios estaban relacionados con las alucinaciones. Resultó que, si bien el LSD cambia las señales eléctricas de la retina, estas no están asociadas con alucinaciones. Desafortunadamente, esos investigadores no se interesaron en la experiencia como un todo. No sabemos si las imágenes que los participantes vieron fueron agradables o desconcertantes.


Relacionados: El LSD te puede freír el cerebro de forma permanente: ¿Mito o realidad?


¿Qué tanto se ha investigado la relación entre la gente ciega y el uso de psicodélicos?
Muy poco. El estudio con la prueba más grande fue un estudio con placebos controlados que se enfoca en los efectos del LSD en 24 personas que estaban totalmente ciegas en ese momento. Los autores de este estudio realizaron una investigación rápida de mescalina en diez participantes ciegos. Otro estudio muy pequeño analizó los efectos del LSD en dos personas sin visión. Vale la pena señalar que estos estudios, no tuvieron placebos controlados.

Además, los investigadores en esos estudios principalmente querían probar cómo el LSD afectaba a la retina, no estaban necesariamente interesados en comparar las experiencias de las personas ciegas con las de las personas con vista. En ese momento, estábamos empezando a desarrollar una comprensión más sofisticada de la forma en que los psicodélicos funcionan en el cerebro. Así pues, la respuesta corta es que existe muy poca investigación sobre los psicodélicos y la ceguera, pero afortunadamente, algunas personas consideraron la idea y la persiguieron cuando la investigación era más fácil de llevar a cabo.

¿Habrá más investigaciones al respecto próximamente?
Sigue siendo difícil y costoso llevar a cabo estos estudios, así que no creo que se vuelva a investigar la relación de los psicodélicos con la gente ciega o personas con otras deficiencias sensoriales. Hay muy poco ímpetu: la suposición de que estas preguntas son "banales" puede ser correcta: los efectos de los psicodélicos van mucho más allá de los cambios sensoriales. Los cambios más profundos en la emoción y en el ego importan mucho más, y, como dijimos, parecen ser los mismos tanto en las personas ciegas como en las personas con vista normal.