arte

El artista chino que convierte pieles de animales en globos surreales

Yang Maoyuan construye esculturas esféricas bastante controversiales.
11.4.17

Este artículo fue publicado originalmente en Creators, nuestra plataforma de arte, diseño y tecnología.

Cuando pensamos en taxidermia, pensamos en animales disecados sentados extrañamente entre antigüedades. Hay muchos casos de taxidermia de mierda; incluso con dientes de animales, ojos y orejas fuera de lugar, estas creaciones todavía parecen asemejarse a las criaturas que alguna vez fueron. Sin embargo, algunos artistas de taxidermia cogen la forma natural de algún animal y lo deforman de maneras extrañas que terminan en estructuras irreconocibles. Parecido a los diseñadores que trabajan con el cuero, la piel de los animales puede ser estirada y formada en lo que el artista quiera, y aunque este medio artístico es debatible, se podría decir que el proceso creativo no es diferente a la producción de cosas hechas con cuero.

Publicidad

En una colección provocativa, un caballo es transformado en algo extremadamente redondo mientras otra pieza es un camello sin cabeza, asemejándose a un banquito de cuero. Estas extrañas pero intrigantes piezas son el trabajo del artista de Beijing, Yang Maoyuan, quien reimagina formas de estructuras animales. Es un artista interdisciplinario que también crea obras de arte a partir del metal y la madera. Las esculturas de Maoyuan son la parte más controversial de su obra.

Las esculturas de Maoyuan reflejan los ideales chinos de la belleza y la armonía a través de los cuerpos en forma de globos. Tradicionalmente, el diseño chino alaba las esferas: una forma que representa el balance universal y unidad con el mundo. Sosteniendo esta mentalidad y estética, Maoyuan crea esculturas redondas a partir de pieles de caballos, ovejas y camellos. Algunos de las esculturas hechas a mano tienen dos o más cabezas, agregadas a esa extraña atracción. Varios de los animales terminan sumergidos en tinta espeluznante de colores y inflados de tal manera que parecen globos.

El trabajo de Maoyuan manipula el arte de la taxidermia y revalúa las expectativas de cómo el proceso puede ayudar a crear. La piel animal que usa viene de un rancho en Xinjiang en China, donde el cuero es vendido a negocios chinos. Maoyuan crea su poco ortodoxo trabajo bajo tres procesos diferentes: primero tiñe al animal, luego infla su cuerpo y finalmente cose el cuero con la escultura creada previamente.

"Mi escultura se hace en dos partes", nos cuenta Maoyuan. "El cuerpo del animal se infla y después se cose con el cuero en una bola. Dentro del cuerpo, hay una bolsa de caucho llena de gas. También enjuago y coloreo el pelo del animal", explica Maoyuan. "Al principio, los visitantes no están seguro si están lidiando con un animal real. Siempre quedan sorprendidos cuando se dan cuenta de lo que es. Les da curiosidad el origen del animal y todo el proceso detrás".