arte

Heart Ink México cubre las huellas del cáncer con tatuajes

Georgina fue la primera guerrera. Tenía casi 40 años cuando le detectaron la enfermedad en el seno izquierdo.
30.1.17

Georgina fue la primera guerrera. Tenía casi 40 años cuando le detectaron en el seno izquierdo cáncer de mama en estadio 4. Tras radiación, cirugía y quimio su mal parece haber desaparecido, pero para que no regrese sigue una medicación a base de tamoxifeno.

La reconstrucción de su seno nunca fue una opción para ella porque -según explica- desde que no está, cada vez que abraza a alguien, su corazón está más cerca de esa persona.

Publicidad

Georgina fue la primera guerrera en creer en Yamily Villagómez y en su proyecto, Heart INK México. Una campaña motivacional que surgió en 2015 para mujeres sobrevivientes de cáncer de mama que no optaron por la reconstrucción de seno y que consiste en tatuar las cicatrices imborrables de la vasectomía.

Para ello, Yamily ha logrado hasta la fecha, la colaboración totalmente gratuita de 30 expertos tatuadores de toda la República y le ha dado fuerza y más ganas de seguir luchando a nueve mujeres.

Georgina, Claudia, Jareny, Gabriela, Annie, Montserrat, Luz, Ana y Luvia son esas nueve guerreras. En el caso de Montserrat, por ejemplo, se descubrió hace dos años, y por accidente, que tenía un bulto en el seno izquierdo. En la segunda biopsia la aguja extrajo un líquido viscoso amarillo que después se tornó negro. “Semana y media después yo ya estaba en quirófano y me quitaron el tumor que medía ocho centímetros de largo por cuatro de ancho. Me quitaron un tercio de mi seno”, señala.

Después de la cirugía, el doctor le dijo que no le había gustado un tejido que había encontrado durante la operación y las pruebas señalaron que tenía cáncer de mama In Situ. Regresó a quirófano dos meses después y le removieron todo el seno con gran éxito porque Montserrat explica que no tuvo dolores después de la operación y que no necesitó quimio o radio terapia. Ahora, lo controla con una pastilla que debe tomar de manera diaria.

Cuando vio el caso de Georgina en Facebook no se lo pensó dos veces y quiso hacer lo mismo, así que contactó a Yamily, pero su cicatriz era demasiado reciente. Fue entonces cuando decidió hacérselo en la espalda, del lado izquierdo que es de donde le quitaron el seno.

Publicidad

Su tatuador fue Rayaz Tre C de Tatuajes México y su tatuaje fue una libélula con el listón de la lucha contra el cáncer de mama. “Para mi fue algo muy padre porque con este tatuaje puedo transmitir mi historia de superación. No es fácil quedarte sin un seno y el mensaje que transmite Heart INK México es ponerle otra cara a una situación difícil. No es fácil, pero puedes y debes seguir con tu vida, puedes hacer cantidad de cosas y mucha gente se da por vencida, es ahí cuando te conviertes en una guerrera porque sigues luchando y sigues adelante porque una enfermedad no te detiene.”

Mich de Pulpo Tinta fue elegido por Annie para que le tatuase un Fénix en tonos azulados y morados en las costillas y el abdomen. “Me gustó el proyecto porque era para chicas que habían superado un cáncer, qué mejor que regalarle un tatuaje a una chica que realmente la ha padecido feo”, explica Mich.

Para hacerle el Fénix a Annie se tardó todo un día ya que la zona era muy complicada y, además, Annie jamás se había hecho un tatuaje en toda su vida. De toda la experiencia, lo que más recuerda Mich fue la resistencia de Annie, ya que la última hora fue para ella insoportable por el dolor, y aunque no podía contener las lágrimas, resistió todo el proceso como una guerrera.

El proyecto de Heart INK México sigue en pie y ahora se encuentra en fase de convertirse en una ONG. Para ello y para lograr tatuar a más guerreras –ya que las supervivientes de cáncer de mama no pagan por los tatuajes y si viven fuera de la Ciudad de México también se les compra sus boletos y se les paga dos días de hospedaje- llevará a cabo a finales de febrero la Subasta de Corazón.

Para ello, Yamily acepta donaciones de tatuajes, clases, cuadros, todo lo que pueda ser subastado y tenga cierta relación con lo artístico para así tener el fondo para crear la ONG y lograr que la segunda campaña sea más grande y pueda tatuar a más guerreras.

Publicidad

Conoce más del proyecto aquí.

Relacionados:

Un artista pasó 400 horas en Photoshop borrando tatuajes de pandilleros

Este tatuador perdió la mano y convirtió su brazo en una sorprendente prótesis

Te presentamos al primer robot tatuador de la historia