FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Nueve sub-géneros que probablemente no conozcas (y quizás eso esté bien)

Pocos rincones del mundo se preocupan por mantenerse al día tanto como nosotros aquí en la industria de la música, con nuestra insaciable sed por la Próxima Gran Cosa.

Gracias al milagro del internet, ahora vivimos en una era acelerada. Ciclos de hypeo que antes tomaban años en rendir frutos—el arco de una carrera de artista, por ejemplo— ahora las cosas siguen su curso en cuestión de semanas. Pocos rincones del mundo se preocupan por mantenerse al día tanto como nosotros aquí en la industria de la música, con nuestra insaciable sed por la Próxima Gran Cosa.

Un síntoma de un estilo de vida acelerado es la proliferación interminable de sub-géneros ridículos: refresca tu SoundCloud en unos minutos y es probable que veas un nuevo sello como fluffstep, pookeydonk o chungleblink aparecer en tu feed. Al igual que los bobos descriptores de géneros de décadas pasadas, estos también pronto se perderán en el tiempo y me gustaría tomar este momento para conmemorar algunos de mis favoritos de los 90's y 00's antes de que los borren por completo de los anales de la historia—desde los absurdos chistes locales hasta los gustos adquiridos.

Publicidad

Blog house

Este descriptor de géneros impulsado por los medios llegó flotando por el internet alrededor del 2007-2009 coincidiendo con la proliferación de blogs de mp3 y tasas de bit ofensivamente bajas. Los estudiantes universitarios de Norteamérica se encontraron en medio de un éxodo a media década de distancia de tocar guitarras acústicas y escuchar indie rock, que los guiaría hacia el uso de rompevientos Nike de todos los colores de las golosinas del arcoiris y a escuchar a bandas crossovers como The Teenagers, Digitalism, Justice y Crystal Castles. Esto también fue durante el apogeo del consumo de la bebida energética alcohólica Sparks en Estados Unidos, que era parecido a un FourLoko pero con más cafeína e ingredientes menos regulados. ¿Coincidencia? Decide tú.

Fidget house

Lo que comenzó como un chiste entre el previo socio productor de Diplo y miembro fundador de Major Lazer, Switch y el DJ/productor de tech house Jesse Rose rápidamente se convirtió en un "pedo real" cuando artistas como Herve, Jack Beats, Crookers y Fake Blood intentaban vender su marca de electro house infestada de ADHD. El sello comenzó a moverse alrededor del 2008 más o menos, y cayó de gracia casi tan rápido como tronarse los dedos, lo que es decir… muy, muy rápido. Si recuerdas el remix de los Crookers a "Day n' Night" de Kid Cudi, entonces recuerdas los mejores (y quizá finales) momentos de este microgénero.

Publicidad

Donk AKA Scouse house

"Put a donk on it!" Quizá recuerdes este icónico imperativo del video musical del Blackout Crew del 2008 con el mismo nombre. Para aquellos que no saben, un donk es una línea de bajo sintetizado que "suena un poco como un mojado tubo de desagüe golpeado repetidamente con un pesado mazo de hule," o al menos según The Guardian. En su apogeo, de mediados a finales de los dosmiles, el donk podía generalmente escucharse en un acelerado techno caricaturesco. Sus orígenes provienen del noroeste del Reino Unido, en donde tipos de clase obrera (que hablan con un acento "scouse") conectaban ráfagas de versos de rap con felices ritmos hardcore. Para una clase en historia y una encuesta de los mejores looks deportivos de los 2000's, checa el documental de VICE sobre el centro juvenil británico donde este sonido encontró su base.

Frog house

OK, está bien. El Frog house en realidad solo consistía de un dúo, uno de los primeros en firmar con Mad Decent llamado Toadally Krossed Out. Su sencillo más reciente es un himno de hardcore electro-rap con aparición de tu troll dealer de drogas extraterrestre favorito, Riff Raff, pero su primera incursión a la blogósfera fue "Toads Theme" del 2009, que sampleaba sonidos de sapo y el tema de Cowboy Bepop. Se rumoró que era el anónimo proyecto paralelo de dos DJs de renombre mundial, y ya que no existe ni una sola entrevista con ellos en línea, tampoco ninguna foto de ellos sin las máscaras de sapo (o camisetas, hasta eso), puede que nunca sepamos la verdad.

Publicidad

Drill 'n' Bass

Imagínate al drum 'n' bass, pero con aún más atención meticulosa a la programación de secuencias moduladas. Agrega suficientes efectos de distorsión ruidosa y tempos altos, y ya estás al borde del caos completo. Lanzado bajo su alias Plug, Drum 'n' Bass for Papa de Luke Vilbert fue un álbum doble que salió bajo el sello de Trent Reznor, Nothing Records en 1997 y que ejemplificaba el sonido, aunque a ciertos cortes orientados en el breakbeat de Squarepusher, Venetian Snares y Aphex Twin también les queda esta etiqueta. El movimiento se enlazó con los estilos horriblemente nombrados "música dance inteligente" y "drum & bass inteligente," que efectivamente le quitaban el elemento dance a la música electrónica para que estudiantes de posgrado de informática no tuvieran que cambiarse las chanclas de Adidas (¿Adi-chanclas?) para presentarse en el club.

Yardcore

Mientras seguimos en el tema de escalofriantes mutaciones del jungle, hablemos sobre el yardcore, el subgénero que fusionó la agresión del dancehall de mediados de los dosmiles con sonidos industriales y breakbeats tan veloces como rayos. Cuando el don del dancehall jamaiquino Sizzla está en su punto y se pone todo loco esa mierda ya es lo suficientemente intimidante. Luego tienes a alguien como Bong-Ra, Enduser o Aaron Spectre que le meten beats de 200 BPM debajo de esa letra tuff y obtienes una receta para ira pura y sin adulterar. Si en el 2005 tus amigos aún escuchaban a Pig Destroyer y a Agoraphobic Nosebleed, podrías hacerle el fuchi a esas nenas a favor de un sonido mucho más hardcore.

Publicidad

Schaffel

Dios mío. ¿Esto es real? ¿Qué sucede cuando tomas el doof-de-doof shuffleado de la música polka de Bavaria y lo aplicas a los rígidos ritmos de la caja de ritmos 909? ¡Schaffel! Sí, es "shuffle" en alemán, y mientras que gran parte sólo suena a un techno viejito con una ligera marcha, hay muchos bangers que samplean clásicos reales del polka—¡con instrumentos de metal y todo! No te pierdas las compilaciones Schaffelfieber que sacó el sello alemán de techno Kompakt a principios de siglo. Doof-de-doof-de-doof-de-doof-de…

Vaporwave

De acuerdo a Michelle Lhooq la historia definitiva del vaporwave, "es 'chillwave para marxistas,' 'música post-elevador,' 'suave jazz corporativo pop Windows 95,' y 'mejor que esa mierda witch house.'" El género bizarro de internet reconfigura los olvidables sonidos de muzak para convertirlos en dance-pop jodido de mal gusto para un "futuro cercano, brillando en HD cinematográfico," como lo describe el compositor Adam Harper en uno de los primeros artículos de Dummy Mag. Se materializó por primera vez en el 2012 cuando artistas como INTERNET CLUB, James Ferraro y Fatima Qadiri llegaron a la escena, y parece haber mantenido algo de ese ímpetu a pesar de sí mismo. ¡Bravo, vaporwave!

Bronycore

Este es uno de esos momentos de la regla #34: si se te ocurre, ya existe en el internet. Y como el teórico político Malcolm Harris señala en un reciente artículo en Cluster Mag, "el Censo Brony Herd pone el número doméstico en 7-12 millones, haciendo que los Bronies sean más comunes en Norteamérica que los judíos." Oh, qué—¿no sabes qué es un Bronie? Son hombres adultos que veneran el show de televisión My Little Pony, y quienes de alguna manera piensan que está bien atender conferencias de MLP y arruinarles la experiencia completa a las niñas para quienes se escribió el show. Así que, claro, escribir "bronycore" en Google como un último intento de encontrar absurdos subgéneros resultaría en el hallazgo de un entero subgénero naciente de cabrones dubstepperos amantes del cosplay. Bronies, ¿por qué tienen que arruinar todo?