FYI.

This story is over 5 years old.

Black to the Future: Las raíces sci-fi de la música electrónica

Estamos viviendo en un momento en donde la cultura pop y la ciencia ficción se alimentan insaciablemente el uno del otro.
16.4.14

Estamos viviendo en un momento en donde la cultura pop y la ciencia ficción se alimentan insaciablemente el uno del otro. Echa un vistazo a las películas que dominan la gran pantalla esta semana: tienes el equipo de sensuales superhéroes, Russell Crowe arreando manadas de animales de una tormenta sobrehumana, y ágiles guerreros adolescentes sobreviviendo en un mundo post-apocalíptico

Todas estos éxitos de taquilla seguramente serán muy divertidos, si algo descerebrados. También están dominados por el mismo arquetipo una y otra vez ad nauseum: el caucásico héroe con una cruzada personal. No tiene que ser así.

Publicidad

El Afrofuturismo, un término acuñado en 1993 por Mark Dery en su ensayo Black to the Future, es un movimiento cultural que inyecta una muy necesitada dosis de figuras no-blancas dentro de nuestro cosmos imaginativo. Al poner los temas de la diáspora africana en un contexto cultural sci-fi y techno, Afrofuturistas presentan una visión diferente del futuro—un futuro negro.

La semana pasada, dos exposiciones diferentes en Nueva York—cosidas juntas por el productor y DJ de techno con base en Philadelphia, King Britt—examinó el efecto que el movimiento con dos décadas de antigüedad ha tenido sobre la cultura popular actual. El primero, una exposición en los Red Bull Studios de Nueva York llamada OmniPresent: A Different View, usó momentos únicos extraídos de los archivos de las revistas Omni—una publicación clásica sobre ciencia que cerró en 1998—para criticar la blanda visión del mundo de la ciencia ficción mainstream que aún perdura, hasta cierto punto, el día de hoy.

King  había sido un ávido lector de la revista Omni cuando niño, pero "cuando crecí, sólo vi un montón de gente caucásica involucrada en el sci-fi." Por lo que King contactó a Claire Evans vía Twitter, la periodista científica (y cantante principal de la banda Yacht) quien recientemente había reiniciado Omni con un formato solamente en línea.

Claire Evans y King Britt. Foto cortesía de Greg Mionske/ Red Bull Studios de Nueva York

Como la actual editora de la revivida revista, Claire difícilmente es inmune a la nostalgia prevaleciente por la era dorada de Omni, pero también es la primera en reconocer que "Omni es el máximo documento de mierda caucásica de ciencia ficción." El dueño era Bob Guccione, el editor de la revista Penthouse, era "muy masculino y se trataba tanto sobre bienes de consumo y lujo como ser una revista subversiva," dice Claire. El arte de la revista Omni ha sido elogiado por su notable originalidad, y una de las principales razones de su continua popularidad. Por lo que cuando King se echó un clavado a los voluminosos archivos de Omni y encontró arte que se divergía de la norma blanquecina, imágenes que no solía ver de niño, "traer estas imágenes al frente fue muy emocionante," dijo Claire.

Publicidad

Al echar luz sobre estas imágenes frecuentemente ignoradas, tanto Claire como King esperaban poder guiar a la cultura actual de la ciencia ficción lejos de su obsesión por las franquicias de películas veraniegas y bienes comerciales de novedad, hacia un lugar de diálogo real. "La ciencia ficción es para los marginados," declaró Claire. "Es un lugar para la crítica de normas establecidas. Como género, es un hermoso lugar en donde construir mundos fuera del patriarcado y fuera del mainstream."

King también escribió muchos tracks inspirados en los archivos de Omni, los cuales tocó para el público en la fiesta de inauguración de la exposición. Cada track fue directamente influenciado por una imagen en particular. "The Mind Knows", por ejemplo, es la interpretación sónica de King de un robot en guerra. "Quería algo de acción, sonidos robóticos y cambios funkosos," explica.

Una imagen de archivo de la revista Omni que inspiró el track "The Mind Knows" de King Britt

Para otro track, "Northstar," King dijo esto con respecto a la imagen que lo inspiró: "Las mujeres de cualquier tribu son las líderes—son lo que mantiene todo unido. La Estrella Polar es aquella que seguimos cuando estamos perdidos. Es nuestra base y nos mantiene juntos." Por lo tanto, King incorporó delicadas percusiones con pesados bombos a la tonada acompañante para darle un sentido tanto de feminidad como de gravedad.

Una imagen de archivo de la revista Omni que inspiró el track "Northstar" de King Britt

Tres días después, este sentimiento hizo eco de diferentes formas en el PS1 del museo de arte contemporáneo del MoMA, en donde King Britt había armado un evento algo histórico: un día entero dedicado al pensamiento y a la música Afrofuturista. El evento presentó un panel con líderes intelectuales Afrofuturistas como la profesora de la Universidad Columbia, Alondra Nelson y el productor en jefe de Public Enemy, Hank Shocklee, y fue encabezado por Ras G y Shabazz Palaces. "Es un tipo de reunión familiar," dijo King. "Todos llegamos juntos. Cada quien hizo lo suyo y estalló."

Publicidad

Bajo el domo de una carpa ensombrecida en el patio del museo, King estrenó su música más reciente de su acto en vivo Fhloston Paradigm—nombrado en honor a Fhloston Paradise, el planeta y transatlántico ficticios de El Quinto Elemento. Acompañado por la vocalista con entrenamiento clásico Pia Ercole, la presentación de King Britt fue una toma bastante literal de exótica de la era espacial en la película, con las voces operísticas de Pia canalizando a la diva extraterrestre Plava Laguna.

King Britt y Pia Ercole. Foto por Auriel Rickard

Sobre por qué él— y tantos músicos Afrofuturistas como Flying Lotus y Sun Ra—son seducidos por la estética de los viajes intergalácticos, King Britt dijo, "Siempre me he sentido atraído hacia el espacio porque es territorio abierto. Todos los sonidos que salen de esa mentalidad son gratuitos. Mientras que la cultura pop en Norteamérica tiene una fórmula muy restringida."

Ambas exposiciones demostraron que el Afrofuturismo y su obsesión con otras dimensiones continúa siendo una manera útil de pensar fuera de los sistemas en que nos encontramos atrapados. La música electrónica en particular, con sus impulsos tecnológicos, sirve como crítica de la manera "en que la gente negra es vista como alguien del pasado, y sus contribuciones a la música son un reconocimiento que mira hacia atrás," dijo Dr. Nelson. Al juntar "el afro y el futuro", la música electrónica vuela en la cara del estereotipo de "no tenemos una cultura nerd, científica o tecnológica."

Conforme King Britt y Pia Ercole abandonaban el escenario, la artista norteamericana de la palabra hablada Ursula Rucker tomó su lugar. Sus palabras sonaron fuertes y ciertas. "Esta es la cura que nadie quiere admitir. Esto no debe detenerse aquí. Este es un punto de partida. Porque alguien hizo explotar América y nadie la quiere reconstruir. Boom."

The Phoenix de Fhloston Paradigm's  sale el 10 de junio en Hyperdub.