Publicidad
FIGHTLAND

El boxeador húngaro que prepara sus combates bebiendo sangre de serpiente

El húngaro Alexander Horvath y el indio Vinjender Singh se enfrentaron en un combate de boxeo, aunque vistas sus preferencias nutricionales, cualquiera diría que la competición era más bien de frikismo.

por Josh Rosenblatt
13 Marzo 2016, 7:20pm

Photo by Luong Thai Linh/EPA

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Empecemos por el principio porque esta historia tiene miga. Te ponemos en situación: el pasado fin de semana se celebró un combate de boxeo en la ciudad inglesa de Liverpool. Los contendientes fueron un boxeador indio convertido en estrella de Bollywood llamado Vijender Singh y un húngaro de 20 años llamado Alexander Horvath.

El asunto es que el húngaro, Horvath, explicó antes del combate que para preparar la contienda se había dedicado a beber... sangre de serpiente.

Más lucha: El arte marcial que ayudó a Robert Downey Jr. a superar sus adicciones

"La sangre de estos animales sagrados me hace más que poderoso", aseguró Horvath recientemente. "Con la sangre de serpiente por mis venas y en mi sangre no hay manera de que Singh me derrote. Desde que agregué la sangre de serpiente a mi dieta he podido entrenar más fuerte que nunca sin cansarme y estoy golpeando más fuerte que nunca".

Horvath, además, explicó que su sangre de serpiente preferida era la de víbora. En su Hungría natal hay dos tipos de víbora: la ammodytes, que muerde en rara ocasión y cuyo veneno no es fatal para los humanos, y la vipera ursinii, que siempre ataca cuando se le acercan, dispone de un veneno potencialmente fatal y es conocida por tener un temperamento irritable. Esperemos que Horvath haya elegido la primera.

La tradición de beber sangre fresca de serpiente existe en mi familia desde hace siglos. Los soldados húngaros bebían sangre para derrotar a los turcos hace años y ahora yo bebo para derrotar a Singh

Alexander Horvath, boxeador húngaro ligeramente... excéntrico

¿Tiene sentido todo esto, o Horvath sencillamente está como una cabra?

Como parte de un ejercicio de supervivencia en la jungla, llevado a cabo en una base militar en la provincia Chanthaburi (Tailandia), un grupo de Marines del ejército estadounidense aprendieron a matar cobras venenosas para beberse la sangre de los animales. Puede sonar repugnante, pero resulta que esta sustancia se puede encontrar fácilmente en el sureste de Asia... vendida como afrodisíaco.

Muchos hombres vietnamitas creen que beber sangre de serpiente incrementa tanto la fortuna como el rendimiento sexual. En China, las serpientes son consideradas medicinales; la sangre de serpiente, de hecho, a menudo se mezcla con alcohol para aumentar la virilidad. El vino de serpiente también se considera una cura para varias enfermedades, desde la hipermetropía hasta la pérdida del cabello.

El 'apetecible' vino de serpiente es una delicatessen en países como Vietnam. Imagen vía WikiMedia Commons.

El Lejano Oriente no es la única región del mundo donde se atribuye propiedades cuasi mágicas a la sangre de serpiente. En una región etíope al sur del río Omo, los hombres de la tribu Surma se reúnen para llevar a cabo un ritual llamado donga cada vez que termina la temporada de cosechas; esencialmente, se trata de un rito reproductivo consistente en una serie de peleas con varas.

El ganador de cada pelea tiene permitido elegir a una mujer que le parezca atractiva; si la mujer responde poniendo uno de sus collares en la vara del peleador, entonces se convierten en pareja. Los guerreros no visten ropa ni armadura, para demostrar su fortaleza y masculinidad. Durante los combatesde vez en cuando fallece algún contendiente.

Antes de las peleas, sin embargo, los hombres deben completar un ritual: la comida de sangre, que consiste en beberse dos litros de sangre fresca de vaca. El fotógrafo Eric Lafforgue presenció un ritual donga y explica lo siguiente: "El guerrero tiene que bebérselo todo rápidamente, ya que la sangre se coagula muy deprisa. Si un guerrero no logra beberse la sangre de un trago, lo más normal es que termine vomitando por todas partes".

Foto de una lucha ritual donga, en Etiopía. Imagen vía usuario de Flickr Rod Waddington

En Europa también hay algunas tradiciones relacionadas con la sangre de animales. Según el folclore escandinavo, cuando el héroe Hjalti bebió la sangre de un lobo de inmediato ganó valentía suficiente para combatir. Poco después, su valentía aumentó y su fuerza creció hasta volverse todopoderoso mientras sus ropas se desgarraban. Vamos, que se volvió la versión nórdica de Hulk.

Volvamos, sin embargo, al combate de este fin de semana. El rival del... 'excéntrico' Horvath fue el indio Singh, que no se queda corto en lo que a frikismo se refiere. Antes del combate, el boxeador hindú aseguró que no le importaba el bienestar de sus oponentes porque bebía desi ghee desde el inicio de su carrera.

Para los no iniciados, el ghee es un tipo de mantequilla clarificada muy popular en la cocina india al que se atribuyen grandes propiedades nutricionales, medicinales e incluso religiosas. Este producto, además, es parte de multitud de rituales de fuego con miles de años de antigüedad cuyo objetivo es atraer la buena fortuna y el éxito.

El bueno de Vijender Singh justo antes de comerse un buen pan con mantequilla para merendar. Imagen vía WikiMedia Commons

Además del ghee, la policía del estado indio del Punjab asegura que entre diciembre de 2012 y febrero de 2013 Singh también ingirió un poco de heroína. Eso tiene poco sentido desde el punto de vista nutricional, pero ciertamente debería afectar decisivamente su carrera como boxeador. Singh, por su lado, negó todas las acusaciones y rehusó dar muestras de cabello o sangre para análisis.

Qué cosas.

A todo esto, por cierto, el combate se lo llevó Singh. Parece que la mantequilla es más efectiva que la sangre de serpiente.

En cualquier caso, al menos ni Singh ni Horvath hicieron lo mismo que el luchador del UFC Lyoto Machida, que antes de su combate frente a Rashad Evans en 2009 admitió haberse bebido su propia orina "como medicina natural" (?).

"Mi padre lo hace desde hace tiempo y nos pasó la tradición a nosotros", aseguró el brasileño. "La gente piensa que es una broma. Nunca lo explico cuando estoy en Estados Unidos: no sé cómo reaccionará la gente".

Sigue al autor en Twitter: @JoshRosenblatt1