nba

Estos Cavaliers son una imitación de los Warriors, y por eso no ganarán el anillo

Entre ráfagas de triples y alineaciones de bajitos, los Cleveland Cavaliers se parecen de repente a los Golden State Warriors... pero clonarles no parece el mejor camino para vencerles en unas hipotéticas finales de la NBA.
17.5.16
David Richard-USA TODAY Sports

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Después de arrasar en las dos primeras rondas de los play-offs en la Conferencia Este, los Cleveland Cavaliers son los claros favoritos para volver a las Finales de la NBA. A pesar de su posición de privilegio, sin embargo, hay una pregunta que flota inevitablemente en el ambiente: ¿han demostrado los Cavs alguna cosa que sugiera que tienen opciones reales de ganar el título?

Publicidad

Por un lado, sí: al fin y al cabo, alcanzar las finales de Conferencia bien merece su crédito. No obstante, al mismo tiempo hay dudas: al fin y al cabo, en una posible final es probable que vuelvan a encontrarse con los Golden State Warriors. ¿Estarían preparados para ello?

Más baloncesto: Así es ser jugador de la NBA… sin haber pisado nunca un pabellón norteamericano

Lo primero es lo primero: Cleveland debe batir a los Toronto Raptors para alcanzar las finales, igual que Golden State debe superar a los Oklahoma City Thunder. Lo segundo es probable, siempre que el MVP de la NBA Stephen Curry pueda mantenerse sano; lo primero también parece bastante factible… siempre que LeBron James continúe en la pista.

Si la lesión de tobillo de Jonas Valančiūnas deja a Bismack Biyombo como el único Raptor combatiendo a Tristan Thompson bajo los aros, van listos los canadienses contra unos Cavs que podrían plantarse a la final sin un rasguño.

Visto lo visto, no es totalmente prematuro fijarnos un poco más en estos Cavs y en cómo podrían competir contra los vigentes campeones: de un vistazo, las cosas parecen haber mejorado bastante en referencia al año pasado.

Este año, los Cavs cuentan con Kevin Love y Kyrie Irving, que el año pasado estaban KO debido a las lesiones. En las finales del curso pasado, LeBron tuvo que jugar prácticamente solo… y aún así, arrastró a su equipo a un par de victorias gracias a un juego trabado, a mucho trabajo en la pintura y a multitud de uno contra unos. Este curso, con los efectivos recuperados, parece que el equipo de Ohio lo tiene bastante mejor.

LeBron James por fin siente el 'Love', aunque a priori ni eso parece suficiente para batir a los Warriors. Foto de Dale Zanine, USA TODAY Sports

Por esto no es ninguna sorpresa que Cleveland haya empezado a parecerse, quizás por primera vez, al coloso ofensivo que los observadores de la NBA predijeron cuando James, Love e Irving unieron fuerzas por primera vez. De hecho, se podría decir que los Cavs se parecen bastante a los Warriors en muchas cuestiones.

Cleveland está tirando y anotando triples a un ritmo histórico: en ocho partidos de play-off, los Cavs han anotado ya 134 tiros de tres, la 34ª cifra más elevada de la historia. El entrenador Tyronn Lue está echando mano de un quinteto pequeño, con Love de cinco y LeBron de cuatro.

El ritmo de anotación exterior de los Cavaliers en estos play-offs no tiene parangón si comparamos con campeones de años anteriores. Imagen vía The Nylon Calculus

Los Cavs tienen, incluso, su propia versión del 'quinteto de la muerte', centrado en la dupla interior Love-Channing Frye —una pareja que logró una tremenda producción de 132 puntos cada 100 posesiones ante los Atlanta Hawks.

En pocas palabras, el ataque de Cleveland ha evolucionado mucho desde su pésimo rendimiento en las Finales de 2015, en las que los Cavs abusaron de LeBron y sufrieron para alcanzar una ratio ofensiva de 99,6 puntos y un porcentaje efectivo de tiros de campo del 43,6%. Resumiendo: que LeBron James fue el único que logró ejercer de catalizador de oportunidades en campo ofensivo.

Publicidad

Hasta aquí las buenas noticias. ¿Y las malas? Pues simplemente que jugar como Golden State no es, para nada, la mejor opción para batir al equipo californiano.

Vale, las Finales del año pasado fueron feas por parte de los Cavs, pero el ataque centrado en LeBron ayudó en gran medida a limitar la producción de los Warriors… especialmente en transición: una de las ventajas de un sistema ofensivo estático es que los jugador sin balón al menos pueden detenerse en áreas de la pista desde las cuales tienen opción de recuperar rápidamente la posición defensiva.

Kevin Love ha encontrado el ritmo ofensivo y los Cavaliers lo han agradecido, pero… ¿podrá apretar los dientes en defensa? Foto de David Richard, USA Today Sports

El nuevo enfoque de los Cavs, más fluido, amenaza con inyectar más ritmo al juego. Frente a otros rivales, eso podría ser un arma: frente a los frenéticos Warriors, puede ser la perdición. Si tenemos en cuenta que Irving y Love no son precisamente grandes defensores, la tarea de los Curry y compañía podría ser bastante sencilla a menos que el equipo de Ohio invente algo para contrarrestarlo.

Las dudas, además, no acaban aquí: ¿puede una unidad con Love y Frye tener una oportunidad real de frenar al quinteto titular de Golden State? Aquí va mi pista: probablemente no. Imaginad ahora contra las distintas combinaciones del 'quinteto de la muerte' con Draymond Green de cinco…

El asunto, en el fondo, es sencillo: todo lo que saben hacer estos 'nuevos' Cavaliers ya lo hacían —y bastante mejor— los Warriors. En los encuentros previos entre ambos conjuntos durante la temporada regular, los intentos de ganar ventaja de Cleveland dando el balón a Love en el poste contra Draymond Green han sido inefectivos… por no hablar del otro lado de la cancha, donde las cosas fueron incluso peor.

Ese emparejamiento en concreto refleja la tónica general del duelo. En las primeras rondas de estos play-offs, Cleveland retó a Detroit y Atlanta a batirles desde el perímetro y les superó; contra Curry y Klay Thompson —que ya es, por cierto, el vigésimo jugador que más triples ha enchufado en una sola postemporada—, esa misma estrategia sería suicida.

Publicidad

Por otro lado, hay que añadir que los porcentajes de los propios Cavaliers desde la línea de tres son insostenibles a largo plazo… y más contra unos Golden State que tienen a la mejor defensa de perímetro y que son especialistas en evitar el catch-and-shoot del rival.

— Seth Partnow (@SethPartnow)May 4, 2016

¿Podrían los Cavaliers aprender algo de los Portland Trail Blazers a la hora de quebrar el código defensivo de los Warriors? Puede, pero lo que los Cavs realmente necesitan es que alguien como Iman Shumpert se inspire y emule la inesperada racha de efectividad de Al-Farouq Aminu… y eso suena más a una esperanza fugaz que un plan viable.

Cabe decir que Steph Curry mostró algo de vulnerabilidad cuando estuvo aislado con C.J. McCollum en defensa, pero la solución a este problema parece sencilla: Golden State puede meter a Klay Thompson —o a Shaun Livingston o Andre Iguodala— a defender a Kyrie Irving si este se calienta. Si Cleveland debe acudir a J.R. Smith o Matthew Dellavedova para atacar a Curry… bueno, la cosa se desmoronará por su propio peso.

Si los Cavs continúan produciendo al mismo ritmo ofensivo y enchufan los tiros que han enchufado hasta el momento, quizás puedan batir a los Warriors… pero hacerlo ante una defensa cerrada de Golden State es probablemente pedir demasiado.

No, para ganar a los de Steve Kerr no vale con imitarles.

El autor no tiene soluciones al dilema de los Cavaliers, pero sí muchas respuestas a problemas mundanos en su cuenta de Twitter: @sethpartnow