​Thandi, un rinoceronte deformado por cazadores,  y William Fowlds. Foto cortesía de Paul Mills.

Estos son los veterinarios que le sacan los cuernos a los rinocerontes

¿Puede un pequeño grupo de veterinarios que corta los cuernos de rinocerontes con motosierras, salvar a la especie de los cazadores furtivos?

|
19 Noviembre 2014, 3:07am

​Thandi, un rinoceronte deformado por cazadores,  y William Fowlds. Foto cortesía de Paul Mills.

Era un día caluroso de Julio en Hoedspruit, Sudáfrica, cuando el veterinario Peter Rogers, recibió la llamada: una banda de cazadores furtivos acaban de dispararle a un rinoceronte en la cabeza. Pero no había muerto, el animal estaba herido, aterrorizado y había corrido muchas millas. Cuando Rogers y su equipo llegaron había colapsado por agotamiento. Antes que más ayuda médica pudiera llegar, el gran animal había dado su ultimo y estremecedor respiro.

Veterinarios como Rogers esperan evitar futuras tragedias como esta al llegar primero y ​sacar los cuernos de los rinocerontes antes que lo hagan los cazadores.

Roger es uno de los pocos veterinarios de vida silvestre -menos de una docena en Sudáfrica- cuyo trabajo los lleva a las primeras líneas del problema con los cazadores furtivos. Las llamadas telefónicas sobre incidentes ocurren diariamente.

"Poder ayudar a un rinoceronte es la excepción" dice Rogers. "Casi siempre los encontramos muertos, con la mitad de la cara arrancada a hachazos. Los cazadores son completamente bárbaros".

Geza el rinoceronte, cortesía de Mike Holmes.

Los últimos años se ha visto ​la peor ola de caza de rinocerontes en la historia reciente gracias a un aumento en la demanda por parte de ​vietnamitas y chinos millonarios, quienes usan los cuernos para propósitos seudo medicinales y como ​símbolo de estatus. Sudáfrica es el hogar de ochenta por ciento de l​os rinocerontes que aun están vivos y han sufrido mucho. A medida que la situación se torna desesperada, veterinarios como Roger han comenzado a implementar lo que parece ser una solución radical: sacar el cuerno de los rinocerontes para detener a los cazadores.

Esta idea sido influyente: el gobierno de Namibia​ oficialmente apoyó la estrategia. Pero los veterinarios de Sudáfrica, quienes atiendan la más grande población de rinocerontes en el planeta, dependen de la cooperación de pequeños parques privados, que están mejor equipados, para poner esta estrategia en acción.

Para los parques privados hay incentivos para aprobar el descornado. El eco turismo es una de las industrias más grandes de Sudáfrica y los rinocerontes muertos no sirven especialmente para crear memorias felices de tus vacaciones. Además algunos turistas internacionales pagarán mucho dinero por ver cómo sacan el cuerno de un rinoceronte.

"Es una gran forma de ganar dinero" dice Max Emanuel, un estudiante de veterinaria de la Universidad de Pennsylvannia que estuvo durante el verano de voluntario en la clínica de vida salvaje de Rogers. "Un safari es una cosa, pero ver cómo sacan el cuerno de un rinoceronte es una nueva experiencia para muchas personas".

Rogers comenzó su carrera capturando rinocerontes y moviéndolos de lugar a fines de los 80. Ahora utiliza sus habilidades únicas para trabajar haciendo una operación que parece sacada de una escena de Jurassic Park.

Es algo como esto: el veterinario y el director del parque se suben a un helicóptero, ven a un rinoceronte y le disparan un dardo lleno de un poderoso opioide.

Un rinoceronte listo para el descuernamiento, cortesía de Max Emanuel.

"El resto de nosotros hacemos la persecución por tierra. De repente el rinoceronte aturdido bambolea durante unos minutos y se derrumba" dice Emanuel, explicando cómo sucede en la vida real.

Luego es una carrera contra el reloj. El rinoceronte es amarrado a un árbol y su frecuencia respiratoria es monitoreada cuidadosamente mientras un equipo de científicos sacan muestran de pelo y sangre. Finalmente alguien llega con una motosierra y corta el cuerno del rinoceronte aproximadamente a 8 centímetros sobre la base, una distancia segura que evita cortar la nariz del rinoceronte.

Descuernamiento de rinoceronte, cortesía de Max Emanuel.

Revivir a un rinoceronte luego de la operación es la parte más riesgosa de todo el proceso. Luego de una dosis de naltrexone, un químico similar al utilizado para ​tratar sobredosis de heroína, la bestia de dos toneladas cambia de un estado comatoso a estar muy despierto y con pánico.

"Ahí es cuando nos subimos a la SUV lo más rápido posible" dice Emanuel.

Cortar el cuerno puede ser una solución disuasiva, pero el proceso es peligroso, laborioso y depende del apoyo de los parques. Pese a que Emanuel ayudó a Rogers en el descuernado de casi cuarenta animales durante el verano, los cuernos están hechos del mismo material de nuestras uñas y vuelven a crecer y es necesario repetir la operación cada pocos años.

Cuernos de rinoceronte, cortesía de Max Emanuel.

Mientras tanto la crisis de los cazadores furtivos no muestra signos de parar. El 2007, 13 rinocerontes fueron asesinados por sus cuernos. El ​último año fueron 1004. Hasta el momento ​van 868. Este año en Sudáfrica es el primer momento en la historia reciente en que los asesinatos exceden los nacimientos, según nos dijo Rogers.

No ha sido siempre así. De hecho para muchos veterinarios en África, el curar rinocerontes heridos es una nueva experiencia.

"Hasta el aumento de la crisis de los cazadores furtivos el 2007, el conocimiento veterinario de los rinocerontes era prácticamente no existente" dice el ​Doctor Williams Fowlds, otro veterinario en Sudáfrica, quien trabaja en la provincia de Cabo Oriental. "Tuvimos que comenzar desde cero. El rinoceronte es un animal que nunca ha sido estudiado anatómicamente y no hay investigación de este tipo de heridas".

Cuando los cazadores sacan un cuerno de rinoceronte, una cavidad del porte de una pelota pequeña queda expuesta. Emanuel recuerda un encuentro con un rinoceronte herido durante el año pasado: con la ayuda de un cirujano craneofacial y un doctor de caballos, Rogers ideó una placa de metal que es taladrada en el cráneo del rinoceronte, cubriendo la herida abierta.

Preparando a un rinoceronte deformado para la cirugia, cortesía de Max Emanuel.

Taladrando la placa en el cráneo, cortesía de Max Emanuel.

La placa instalada, cortesía de Max Emanuel.

"Algunas veces el rinoceronte se saca la placa y recibe una mala infección" dice Emanuel. "La cavidad de su nariz estará podrida, llena de gusanos. Tenemos que sacar el tejido muerto y anestesiar todo antes de taladrar nuevamente hasta poner la placa".

Fowlds, quien ​está cara a cara con la crisis de los cazadores desde el 2011, recuerda horrores similares. "A los cazadores no les interesa ni les importa saber dónde comienza el cuerno y dónde termina, entonces cortan con un hacha directamente en el cráneo, a veces golpeando la mitad de la cara del rinoceronte. Muchos mueren por perdida de sangre, shock y dolor. En los raros casos donde uno sobrevive, debemos decidir si podemos intentar salvarlo".

Ademas de los rinocerontes adultos mutilados, los veterinarios deben lidiar con el creciente número de cachorros huérfanos.

"Muchos cachorros están vivos cuando ven cómo a sus madres les cortan la cara" dice Fowlds. "Los orfanatos están apareciendo, pero la realidad es que no tenemos lugar para tener tantos rinocerontes bebe".

Mientras la policía y los guardaparques luchan por detener los recientes asesinatos de rinocerontes, ​los cazadores se están militarizando.

"La peor parte de la crisis es que ahora está en manos del crimen organizado" dice Fowlds. "Estos tipos aman los productos de la naturaleza porque las recompensas son mayores y los riesgos son menos que traficando armas, droga, humanos, lo que sea".

Lo más emblemático de esta mierda es el hecho que en muchos casos de cazadores furtivos, los rinocerontes han sido disparados con dardos que contienen anestesiantes de veterinarios.

"En algún lugar de la cadena de suministro, desde la compañía farmacéutica hasta los veterinarios, hay una filtración" me dijo Fowlds. "Cada miligramo de estas drogas debería ser contado, pero en la practica es algo difícil de monitorear. Lo importante es que ahora los cazadores están disparando drogas a los rinocerontes, lo que es más silencioso que los rifles y parece ser más efectivo. Ahora pueden cazar dos, tres o cuatro animales al mismo tiempo".

¿Este agresivo aumento en la caza ilegal debería ser combatido con una campaña de descuernamiento igual de agresiva? Rogers y Fowlds se mantienen escépticos.

"Para los cazadores es riesgo versus recompensa ¿Van a ir tras un rinoceronte que no tiene cuerno si hay uno con cuerno en el camino? Quizás no. Pero ¿Van a dispararle a un rinoceronte sin cuerno de ser la única opción? Sí. Esto es desplazamiento, no estamos solucionando el problema a largo plazo".

Luego de una pausa agrega, "Ahora, si pudiéramos dispararle a estos hijos de puta en cuanto los vemos ​como lo hacen en Botswana, seria una historia diferente". Está hablando sobre los cazadores furtivos.

"Dejamos cerca de medio kilo de cuerno cuanto descuernamos al animal" agrega Fowlds. "Al precio actual de mercado, todavía vale la pena matarlo".

De hecho ​la fortuna que está sobre el cráneo de un rinoceronte posee una poderosa atracción. Incluso quienes descuernan a los rinocerontes para protegerlos, deben guardar lo que sacan bajo estricto control.

"Todos guardan los cuernos" dice Emanuel. "Incluso recolectan las sobras de la motosierra. Si el cuerno se hace legal estarán en posesión de una fortuna".

Pese a sus limitaciones, el descuernado parece ser mejor que los anteriores planes para frustrar a los cazadores. Descolorar los cuernos y ponerles veneno ​parecía una buena idea, pero en la practica esta estrategia hizo poco para detener a los cazadores, a quienes no parecía interesarles que un par de sus clientes murieran envenenados.

Y pese que el cuerpo gubernamental detrás de ​CITES parece no estar listo para ir hasta el fondo y crear un mercado internacional legal, la opción aun sigue en la mesa. El Doctor Duan Biggs, conservador de vida silvestre en la Universidad de Queensland en Australia, cree que la practica de cultivar rinocerontes podría ser una segura, efectiva y humana manera de producir suficiente cuerno de rinoceronte como para alcanzar la demanda en Asia, según ​reportó The Guardian.

"No es necesario matar a un rinoceronte para conseguir su cuerno" dijo ​Biggs en un debate publico organizado por Eartwatch el pasado octubre. "Puedes recolectar ocho veces más cuerno cortándolo regularmente que matando al animal. Hay muy poco riesgo para los rinocerontes y pueden vivir normalmente".

La vision de Rogers es que alguna forma regulada de venta del cuerno es la única solución a largo plazo.

"Las personas no van a dejar de querer cuerno de rinoceronte" me dijo. "Estas pelando contra miles de años de tradición y supersticiones. Cada día, millones están siendo suficientemente ricos como para comprarlo. Esperar que los cazadores furtivos vayan a parar es como poner cien mil dólares bajo un árbol y esperar que nadie se los lleve".

Otros creen que permitir la venta legal ​podría enojar a los cazadores haciendo imposible darse cuenta que cuerno de rinoceronte viene desde una fuente limpia y cual no. Y la venta legal podría expandir los mercados al reducir su precio y el estigma asociado con este lujo.

"El gran argumento para la venta es que nada más está funcionando" dice Fowlds. "Pero es una cosa muy complicada. Si un modelo de negocio va a funcionar, el precio del producto tiene que bajar para que sea un riesgo la caza furtiva. Si creamos un mecanismo de compra y venta y el valor del cuerno de rinoceronte se mantiene alto, la caza ilegal va a continuar".

El núcleo más mugriento del problema sigue siendo la demanda en Asia. Si esta demanda aumenta o disminuye en los próximos años probablemente determinará el destino del rinoceronte.

"Creo que es posible reducir la demanda, pero se necesita una respuesta global" dice Fowles. "Como veterinarios necesitamos llevar ese componente educativo a nuestros vidas porque es muy importante que la gente vea por lo que pasan estos animales, que vean el impacto de la caza furtiva en rinocerontes y humanos. Los rinocerontes son parte de nuestro patrimonio y de quienes somos. Si no los podemos salvar a ellos, no podemos salvar nada".

Thandi, 1 año después de ser atacado por los cazadores y tratado por el Doctor Fowlds, cortesía de Fowlds.