FYI.

This story is over 5 years old.

Una panadera despertó de un coma de nueve meses y reveló un terrible secreto

Las cosas no son siempre lo que parecen, especialmente cuando se trata de relaciones de amor. Lo que parece un paraíso desde afuera, podría ser un agujero del terror.

Las cosas no son siempre lo que parecen, especialmente cuando se trata de relaciones de amor. Lo que parece un paraíso desde afuera, podría ser un agujero del terror. Un hombre que parece el prospecto perfecto podría morderte hasta la muerte por algo tan tonto como robarle un pedazo de pan.

Un verdadero Romeo en el norte de China se quedó en el hospital junto a su amada después de que cayó en coma nueve meses en septiembre de 2014, gastándose cerca de $30,000 dólares en cuentas de medicina y pidiéndole que permaneciera fiel por el resto de su vida. Las cosas dieron un giro amargo, sin embargo cuando despertó lo acusó de haberla puesto en coma después de que le pegara con un rodillo para amasar por haber quemado el pan en el horno, mencionó el South China Morning Post.

Publicidad

Liu Fenghe, un joven de 24 años de Dalian, provincia de Liaoning en el momento del "accidente", se convirtió en algo así como un modelo a seguir de su devoción. Manejó una pastelería con su novio de 24 años, Lin Yingying y parecía estar jugando el papel de príncipe encantador. Posó en fotos para el periódico a su lado ajustando las sábanas blancas de la cama de su amada.

"Quiero cuidar de ella el resto de mi vida", Liu le dijo a los medios chinos. "Incluso si la tengo que empujar en silla de ruedas, eso me haría feliz".

READ MORE: Cómo sobrevivir dirigiendo un restaurante cuando tu compañero de vida es tu socio de trabajo.

Ahora parece ser un poco engañoso, ahora que sabemos que le pegó en la parte de atrás de la cabeza con un rodillo para amasar pan por haber quemado el pan que estaba horneando, dejándola con heridas severas que según él fueron causadas por una caída.

En retrospectiva hubieron algunas señales de alerta. Liu dudó en contestar cuando los doctores le preguntaron en varias ocasiones cómo era que Lin había hecho para golpearse la cabeza. Cuando se la llevó a casa para cuidarla en enero de 2015, no dejó que su familia fuera a visitarla. Pero la familia de Lin logró hacerse cargo de ella en febrero, y tres meses después despertó e inmediatamente les contó lo que había pasado.

Liu se puso furioso debido al pan quemado, Lin dijo, y tomó el rodillo para amasar y la golpeó en la cabeza. Ella recuerda caerse al piso y escuchar a Liu llamar a una ambulancia.

Así se descubrió que no era la primera vez que Liu le pegaba. Un año antes de este incidente que la puso en coma, Lin estaba jugando un juego en su celular y Liu agarró el teléfono lo aplastó y la amenazó con golpearla. En otra ocasión ella estaba tan golpeada que se quedó en el hotel para no mostrar los golpes que le habían hecho. Ella contó que al principio no quiso contar nada de lo que había sucedido porque Liu la había amenazado si revelaba la verdad. La policía ahora está investigando, pero es difícil saber qué pasó. De manera poco sorprendente, el probablemente no está tan ansioso de hablar y posar ante los medios nunca más. Pero con la verdad descubierta, uno solo puede esperar que Lin encontrará a otra pareja en la vida y en la cocina.