Publicidad
Salud

Esto es lo que provoca el "mal del puerco"

Los resultados de un nuevo experimento refutan la vieja creencia de que los carbohidratos y azúcares provocan sueño después de comer.

por Phoebe Hurst
15 Enero 2017, 8:00pm

Todos hemos pasado por ello. El espagueti carbonara parecía buena opción para comer, así como el brownie de chocolate. Pero ahora son las 3 PM y estás en una junta de tres horas. Los radiadores están encendidos y alguien está hablando de las hojas de cálculo. Sientes que tus párpados pesan cada vez más mientras te hundes en la silla. Nadie notará si cierras los ojos por un minuto …

El "mal del puerco", como le llamamos en México, sabemos exactamente qué lo causa y aún así no podemos evitar regresar por más carbohidratos y azúcar.

Pero parece que entendimos mal nuestro fenómeno del sueño durante todo este tiempo. Los resultados de un nuevo experimento refutan la vieja creencia de que los carbohidratos y azúcares provocan la caída de energía posterior a la ingesta de comida.

LEER MÁS: Adiós a la garnacha, llega la "botana saludable" al metro

Según los neurocientíficos de la Bowling Green State University (BGSU), en Ohio, y el Scripps Research Institute, no es el consumo excesivo de estos alimentos lo que causa la somnolencia postpandrial —el término científico para los comas alimenticios o el "mal del puerco"—, sino la proteína y la sal.

En una colaboración reciente relacionada con los dos institutos, los investigadores usaron moscas de fruta para explorar el vínculo neurobiológico entre comer, los niveles de energía y el sueño.

El neurocientífico de la BGSU, Dr. Robert Huber, creó un sistema de cómputo que detectaba cuándo las moscas de la fruta se posaban sobre una plataforma y se alimentaban de un tubo. Medía la cantidad de moscas alimentadas, junto con los niveles de actividad y sueño.

Según informó The Independent, Huber y su equipo descubrió que la proteína y la sal hacía que las moscas se hicieran menos receptivas; en otras palabras sufrían comas alimenticios. Dicen que esto se debe a que el cuerpo de las moscas —y los humanos— tiene que trabajar más duro para digerir la proteína y la sal para extraer los nutrientes.

Huber le dijo a ScienceDaily: "Claramente, la proteína es un producto agotador. Si el sueño aumenta tu capacidad de absorción, podría ser una causa. Y lo mismo pasa con la sal".

LEER MÁS: Nadie se toma en serio mi adicción a las papas fritas

A pesar de los consejos dietéticos típicos que advertían que los carbohidratos pesados nos hacen lentos y los azúcares proporcionan un subidón temporal previo a la caída energética, Huber y sus colegas dicen que estas sustancias no tuvieron los mismos efectos somnolientos como la sal y la proteína. Esto podría deberse a que los carbohidratos son más fáciles de encontrar en la naturaleza, así que no requieren una "digestión tan laboriosa", añadieron.

Los científicos aún tienen que averiguar por qué la proteína y la sal requieren dormir para ser digeridas. Mientras tanto, quizá quieras ir por una sopa para comer si vas a seguir trabajando por la tarde.

Tagged:
Munchies
Food
artículos
Mal del puerco
investigaciones
cansancio
carbohidratos
sueño
azúcares
Bowling Green State University
coma alimenticio
tragón