FYI.

This story is over 5 years old.

Cámbiate al güisqui

Los días de cerveza pitera y vodka corriente se terminaron. Hoy, incluso los millenials prefieren calidad y beben cerveza artesanal o cocteles bien hechos. El whisky, asociado con hombres de barba blanca, está entrando también en los bares para jóvenes.
15 Mayo 2015, 8:00pm

Los días de cerveza pitera y vodka corriente se terminaron. Hoy, incluso los millenials prefieren calidad y beben cerveza artesanal o cocteles bien hechos. El whisky, asociado con hombres de barba blanca, está entrando también en los bares para jóvenes.

Michael Ferris, un hombre de 31 años e inmigrante de Dundee, Escocia en los Estados Unidos, es la persona que sabe cómo hacer que cualquier persona ame el whisky. Es socio de un bar en el Upper East Side de Manhattan, que siempre está lleno de veinteañeros y treintañeros, pero no los típicos niños ricos, sino consumidores más exigentes.

Platiqué con él para que me contara cómo logra que todos nos enamoremos del whisky.

MUNCHIES: Hola, Michael. ¿Cuándo probaste por primera vez el whisky? Michael Ferrie: Tenía 16 años y robé unas botellas de Lagavulin 16 de mi padre. Fue una introducción un poco dura que me hizo dudar de que alguien pudiera disfrutar eso.

Entonces, ¿cómo te enamoraste del whisky escocés? A los 20 años de edad probé un Glen Grant 10, que en comparación con el Lagavulin, me dejó pesando 'no puede ser el mismo alcohol', pero así es y eso me pareció excepcional.

¿Cómo empezaste a venderlo? En Escocia trabajé en un par de antros. Después, cuando me fui a América en el 2005, trabajé en bares irlandeses. Siempre me entusiasmaba vender whisky cuando era bartender, porque era muy patriota y probé el que hacían todas las destilerías que conocía.

¿Por qué crees que el whisky sigue asociado con la gente mayor? Siempre ha tenido esa asociación y es por dos razones: la primera porque es relativamente caro y la gente prefiere emborracharse con otra cosa más barata. La segunda por el paladar, ya que es difícil apreciar el sabor del whisky.

Sin embargo tu barra está llena de veinte y treintañeros que toman whisky de malta. Bueno, obviamente la mayoría de ellos solo quieren ser mis amigos, pero la verdadera razón radica en que es un lugar que no quiere ser mamón. A mí no me importa si la gente toma su whisky con hielos o con agua mineral. Me importa que lo beban y que aprendan a apreciarlo.

¿Qué le recomiendas a la gente que se estÁ metiendo en el mundo del whisky? Pues tengo unas recomendaciones para principiantes: Jura 10, Benromach 10, Dalmore 12 y la reserva especial de Glenrothes. Siempre me alejo de las marcas que encuentras en cualquier bar.

¿Cómo demonios logras recordar tantos whiskys con su descripción? Inmersión. Paso mucho tiempo en el bar hablando de ellos. Suelo preguntarle a los clientes que han tomado antes, qué les gusto y qué no, para trabajar desde ahí y ser más atinado después del primero.

¿Qué predices para el futuro del scotch? Es difícil. Ha habido un gran crecimiento en el bourbon estos años. Es más accesible, barato, menos fuerte y es americano. Yo sigo pensando que un whisky de una sola malta es mejor, no me juzguen. Los mejores bourbons son como los mejores scotchs.

Tengo la esperanza de que los jóvenes comenzarán a tomar más whisky, pero la industria debe de concentrarse más en la diversión de beber que en el producto de lujo. Debe ser una bebida para todos. Cada vez que escucho a alguien en la industria se refiere a su whisky como "The Macallan" o "The Glenlivet," me estremezco.

Yo también, gracias por haber platicado conmigo, Michael.