FYI.

This story is over 5 years old.

Identidad

La píldora anticonceptiva masculina está a punto de llegar

Hablamos con la investigadora que lleva 10 años intentando desarrollar la solución anticonceptiva para hombres.
16.3.16
Photo by Studio Firma via Stocksy

Mientras que las mujeres llevan años ingiriendo e implantándose diversos métodos anticonceptivos, la promesa del control de natalidad masculino, sea de la forma que sea, sigue siendo irritantemente futurista. Actualmente, los únicos anticonceptivos masculinos que se encuentran en el mercado implican procedimientos semi-invasivos. Existe el Vasalgel, un polímero anticonceptivo que se inyecta en los conductos deferentes para bloquear el esperma, pero solo está disponible para los hombres en la India, a través de ensayos clínicos. También existe el Bimek SLV, o "interruptor del esperma". Este extravagante dispositivo inventado por un carpintero alemán puede controlar el esperma a través de un interruptor "on/off" que se implanta detrás de los testículos. El proyecto actualmente anda buscando inversores, pero la mayoría de los hombres —incluyendo nuestros novios— no están dispuestos a llegar tan lejos: diversas encuestas muestran que los hombres, si se les diera a elegir, preferirían tomar una pastilla diaria.

Publicidad

Afortunadamente para quienes no están muy por la labor de robotizar sus pelotas, investigadores de la Universidad de Minnesota revelaron recientemente un prometedor descubrimiento en la 251ª Exposición y Reunión Nacional de la American Chemical Society (ACS, o Sociedad Química Norteamericana) que se celebró en San Diego. Dirigido por la Dra. Gunda Georg, el equipo de investigadores ha sido capaz de aislar un compuesto en pruebas que podría sentar las bases de una píldora anticonceptiva masculina.

"La investigación sobre métodos anticonceptivos hormonales para hombres que implican testosterona lleva décadas en marcha, pero nada ha salido al mercado", explica Georg a Broadly por teléfono. "Ahora nos estamos centrando en métodos no hormonales".

Dado que la testosterona "no funciona para el 20 por ciento de los hombres y puede provocar efectos secundarios, incluyendo aumento de peso y descenso del colesterol bueno", los investigadores comenzaron a explorar otras opciones, según indica un comunicado de prensa ofrecido por Jillian Kyzer, una estudiante de posgrado que trabaja en el proyecto. Específicamente se están centrando en el modo en que los receptores de ácido retinoico regulan la fertilidad.

"Existen tres receptores: alfa, beta y gamma", explica Georg. "Se han realizado diversos estudios en animales con deficiencias en el receptor alfa y dichos animales están sanos y son bastante normales. En realidad no necesitan ese receptor para nada que no sea la producción de esperma, de modo que si podemos bloquear ese receptor en humanos, podríamos inducir la infertilidad de forma farmacológica. Por supuesto, cuando se abandona el tratamiento la fertilidad regresa de forma normal".

Foto por Shikhar Bhattarai vía Stocksy

Georg destaca el hecho de que con este método no habría efectos secundarios potenciales. "Los estudios en animales fueron muy prometedores en este sentido", indica.

Hasta la fecha, Georg y su equipo de investigadores han comenzado a trabajar con un compuesto experimental de la empresa farmacéutica Bristol-Myers Squibb que modifica el receptor alfa en los hombres, aunque se han tenido que enfrentar a algún que otro problema. "Queremos asegurarnos de que solo afecta al receptor alfa y a ningún otro receptor, ya que esto podría provocar efectos secundarios indeseados", afirma Georg. Otro problema es que el compuesto actualmente no es muy soluble, lo que significa que queda mucho trabajo por hacer antes de que los hombres dispongan de una pastilla que pueda ingerirse por vía oral.

Sin embargo, Georg es optimista y cree que el compuesto podría estar listo para someterlo a prueba en animales en un plazo de seis meses. "Todo apunta a que estamos en el buen camino con este nuevo sistema", afirma.