Atentado en Barcelona

Hablamos con los trabajadores de Las Ramblas un año después del atentado

"La Rambla volvió a la normalidad, nosotros no": se cumple un año del 17A en Barcelona y Cambrils.

por Pol Rodellar
17 Agosto 2018, 3:30am

Todas las fotos por el autor

Hoy hace un año de los atentados en Las Ramblas de Barcelona y Cambrils. Durante todo el año hemos visto como se ha ido librando una triste batalla mediática en la que tanto Gobierno Central y Generalitat se culpaban mutuamente de errores a la hora de detectar la cédula terrorista de Alcanar. Una carrera demencial en el que tanto políticos como ciudadanos han llegado a proponer teorías conspiratorias un tanto rocambolescas, olvidando en todo momento a las víctimas del atentado.

Nos hemos desplazado a Las Ramblas para hablar con los comerciantes de la zona para intentar descubrir cómo ha cambiado esta avenida central y si el significado que tenían hasta ahora Las Ramblas de Barcelona —turistas, noches de fiesta, consumo, crimen— ha cambiado hacia una idea de violencia. ¿Podrá desvincularse el atentado de esta avenida? ¿Debería?

Guillem, 28 años

VICE: ¿Has notado alguna diferencia entre Las Ramblas de Barcelona de antes del atentado y las de ahora?
Guillem: No, ninguna, sigue siendo lo mismo, de hecho la afluencia de turistas fue prácticamente la misma a la semana siguiente después del atentado.

Trabajando en el centro de una ciudad europea con una presencia de turistas tan desfasada, ¿sientes inseguridad?
La verdad es que tengo la misma sensación que tenía antes del atentado, esto era algo que se veía venir, y no por falta de seguridad —al fin y al cabo es muy difícil evitar este tipo de actos terroristas—. Es algo inevitable y, por lo tanto, da igual. Sí que ha habido dos momentos con mucha presencia policial, que fue la semana posterior a los atentados y ahora, un año después. Pero es que al final, ¿qué importa? Si quieren atentar lo harán, es muy fácil.

¿Cómo se puede vivir con esta idea en la cabeza?
Es que si no, no saldríamos de casa, es algo que se normaliza. Es un mecanismo cerebral de defensa en el que bloqueas esta información. De hecho esta violencia no es nueva, es algo que ha ido pasando durante toda la historia de la humanidad, siempre ha habido explosiones de violencia, ya sean atentados yihadistas, etarras, bombardeos desde Montjuïc, huelgas anarquistas, la bomba del Liceo… y esto es lo normal. Lo que pasa es que a nosotros nos parece que no lo es. Este es el estado natural del ser humano, lo que no podemos pretender es vivir en una burbuja aislada de todos los males que pasan en el resto del mundo, males de los cuales nosotros también somos causantes.

"La Rambla volvió a la normalidad mientras nosotros no pudimos volver a la normalidad" – Guillem

¿Cómo ha vivido la gente que trabaja en Las Ramblas los meses después de los atentados?
Hay tres fases. La primera es un sentimiento de comunión de toda la ciudad y entre familiares y comerciantes, durante la primera semana después del atentado. Hubo mucha menos afluencia de gente y la poca que venía fue muy respetuosa.

Luego, la segunda. A la que se cumplió una semana, todo volvió a la normalidad, al menos nosotros, los que trabajamos aquí. Los empresarios querían volver a ganar dinero, los turistas querían volver, los ladrones querían robar y La Rambla volvió a la normalidad mientras nosotros no pudimos volver a la normalidad. La palabra que define esta segunda fase es la de soledad, los que sufrimos los atentados —yo ese mismo día trabajaba en la parada. Lo vi todo y me tuve que coger una baja de varios meses por crisis de ansiedad y de pánico, de hecho he vuelto hace pocas semanas — ya solo nos quedaban nuestras familias y amigos, solo les importábamos a ellos. El resto de la ciudad olvidó los atentados.

¿Y el papel del Ayuntamiento?
Sí que el consistorio ha hecho más cosas de las que pensaba que haría, con esto no estoy descontento, pero en general todo se ha evaporado. La tercera fase es ahora, cuando llegamos a un año después de la efeméride. Hace ya una semana que vuelven todos los medios de comunicación a Las Ramblas a hablar con nosotros, y esta es la tercera fase: el postureo. A nadie le importábamos hasta hace tres semanas.

Olena, 26 años

VICE: ¿Notas algún cambio en Las Ramblas?
Olena: Sí, ha bajado mucho la presencia de turistas. No hay nada de gente. Aquí la venta ha bajado un montón.

¿Te sientes segura trabajando en esta calle?
Sí, aunque a veces sí que siento miedo al venir aquí a trabajar. Estos días, por ejemplo, al acercarse la fecha del año del atentado, hay más policía de lo normal. Yo he aguantado pero cuando sucedió todo, una compañera estuvo casi un año de baja y luego no pudo volver a trabajar aquí.

¿Con los otros comercios ha habido una comunión distinta después de los atentados?
A ver, después de los atentados sí que venían compañeros y hablábamos pero a los pocos días ya volvió todo a la normalidad.

¿Los homenajes que se hacen tienen algún valor?
Yo creo que está muy bien, que tienen que hacer esto.

¿Crees que el nivel de turismo al final terminará igualándose al de años anteriores?
Esperemos que sí, que la gente se sienta más tranquila. Lo que pasa es que ahora con el tema político también ha afectado a que haya menos gente por Las Ramblas.

Bueno, es distinto un atentado a lo que proponen los independentistas.
Sí, pero ha afectado igual.

Montserrat, 64 años

VICE: ¿Las Ramblas están más vacías después del atentado?
Montserrat: No, la gente que viene a Las Ramblas siempre es la misma, es un recorrido básico para la gente que viene de turismo. Este año puede que haya habido un poco menos, pero no por el atentado sino por el Mundial de fútbol. Siempre que hay olimpiadas o mundiales se nota.

Al ser un foco tan fuerte de turismo, la gente de la ciudad ya casi nunca pasaba por Las Ramblas, como que ya no la reconocía ni se la sentía suya. A partir del atentado, ¿ves que esto haya cambiado y la gente de la ciudad venga más por aquí?
No, la gente de la ciudad, a Las Ramblas, ya no baja. Llevo trabajando aquí 43 años y, antes, mi cliente era de Barcelona. Ahora, como mucho, será un 10%. Ahora todo es monotemático — souvenirs, cafeterías…— y ya no hay tiendas de barrio, incluso la Boquería ha cambiado, la gente del barrio dice que el mercado “está acabado”. Lo dicen por los puestos de comida de mercado —que están siempre vacías— no por los bares ni las paradas de comida take away, que es donde van los turistas.

"La gente de la ciudad, a Las Ramblas, ya no baja. Llevo trabajando aquí 43 años y, antes, mi cliente era de Barcelona. Ahora, como mucho, será un 10%" – Montserrat

Entre los comerciantes, ¿cómo habéis vivido este año?
No se habla del tema. Mira que hay gente que ha tenido muertos delante pero no lo hemos hablado nunca. No queremos hablar de esto aunque estas cosas no se olvidan. Es un tema que solo los que lo vivimos podemos entender. Mucha gente que trabaja por aquí se ha cogido estos días para hacer vacaciones, para no revivirlo un año después. Yo trabajaré como si fuera un día normal, no pararé ni iré a ningún homenaje. Será un día normal.

¿El Ayuntamiento ofreció ayuda de algún tipo?
Sí, vinieron y nos dieron una tarjeta por si queríamos la ayuda de un psicólogo. Antes de ayer vinieron y nos dijeron que si habíamos ido al psicólogo nos lo pagarían pero teníamos que presentar los documentos hoy como tarde. ¿Muy justo, no? Yo no he ido porque considero que cada uno tiene que resolver sus propios asuntos pero hay paradas que han cerrado por no haber podido superarlo.

¿Crees que la imagen de Las Ramblas siempre estará ligada a los atentados del 17A?
No, nunca he tenido la imagen de peligro en Las Ramblas. Para los que hemos pasado aquí tantos años esta avenida ya forma parte de nuestras vidas, la dominamos, y esa imagen de peligro no quedará en el recuerdo. Además, aquí siempre ha habido muchos problemas, antes estaba la prostitución y los trileros y ahora los de los coffe shops y también han vuelto los trileros. Luego los robos y la droga que siempre ha habido, pero los de aquí miramos y no vemos, escuchamos y no oímos.

Karen, 49 años

VICE: ¿Estabas trabajando hace un año?
Karen: Sí.

¿Han cambiado Las Ramblas desde el atentado?
Al principio cuando sucedió sí, desapareció la gran mayoría de turismo y esos agostos que habían habido cada año brillaron por su ausencia.

¿Cuánto duró esta bajada?
Bastante tiempo. Solo venían los cruceros. A ver, la gente sí que venía a Barcelona pero supongo que tenían más recelo de venir a Las Ramblas. Luego se fue reactivando todo pero tampoco es la gran afluencia de años atrás.

"Son cosas puntuales que pasan y no creo que vuelva a pasar. Ya pasó, hay que estar tranquilo y trabajar" – Álvaro

A nivel de seguridad, ¿ha cambiado la calle?
Sí, han puesto unos bolardos a los dos lados de Las Ramblas y todos los días tenemos policía aquí.

Las Ramblas siempre han sido un destino turístico que la gente de la propia ciudad casi ni pisa, ¿crees que el atentado ha hecho que la gente de la ciudad vuelva a quererse Las Ramblas?
Todo sigue igual, el 80% de la gente que viene por aquí es turista.

¿Trabajarás igual hoy que se cumple un año de los atentados?
Sí, porque es mi vida y tengo que trabajar y no por eso voy a dejar de venir. Hace seis años el Ayuntamiento nos puso aquí abajo, en la parte de la Rambla de Santa Mónica, pero antes de esto estábamos en todo el paseo de Las Ramblas. Prefiero no pensarlo pero ese día —hace un año—, si no hubiera habido este cambio municipal, me habría encontrado en la zona de los atentados, porque trabajaba justo ahí.

Álvaro, 29 años

VICE: ¿Ves mucha diferencia de antes de los atentados?
Álvaro: El turismo debe haber bajado un 30%, todos los que trabajan aquí pueden decirte lo mismo. Ha bajado mucho. También por el tema de la independencia.

¿En serio?
Sí, un 30% o un 40%.

¿Y por la noche ha bajado el nivel de fiesta?
También ha bajado un 30% o 40%. Todo ha bajado: por la mañana, por la tarde, por la noche. Se ha notado, por lo menos lo que es en Las Ramblas.

¿Hay mucha más policía ahora?
Sí, después de lo que pasó ha subido, se ha notado durante todo el año.

¿Las Ramblas siguen manteniéndose como un foco de turistas o viene también gente de la ciudad?
Puede ser, no te puedo decir un número exacto. Creo que hay tanto turistas como gente de aquí que siguen paseando por Las Ramblas.

¿Trabajas bien o estás intranquilo trabajando en Las Ramblas?
No, estoy tranquilo. Son cosas puntuales que pasan y no creo que vuelva a pasar. Ya pasó, hay que estar tranquilo y trabajar. Hoy trabajo y seguiré adelante sin estar pensando en esto todo el rato.