A las cabras les gusta vernos sonreír, asegura la ciencia

Tal vez no sólo estén en búsqueda de nuestros arbustos.
LC
traducido por Laura Castro
31.8.18
Foto de MARK RALSTON/AFP/Getty Images.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Las cabras han estado muy ocupadas este verano, liberándose de su cautiverio para participar en clases de yoga, aterrorizar vecindarios en Idaho, tratar de subir al metro de la ciudad de Nueva York, o simplemente pasar un tiempo con nosotros, los aburridos humanos. Pero resulta que nuestras cuadrúpedas amigas de granja quizás no sólo estén buscando nuestra ropa o nuestros arbustos: un nuevo estudio en el Reino Unido descubrió que en realidad les interesa mucho ver a la gente sonreír.

Publicidad

En un nuevo estudio de la Royal Society, los investigadores reunieron a 35 cabras de un santuario de animales, las cuales habían convivido en algún momento con seres humanos, y las dividieron en grupos. A cada uno de los grupos le mostraron la imagen de un rostro humano feliz o enojado (tanto masculino como femenino) en lados opuestos de su corral. Los investigadores descubrieron que las cabras tendían a acercarse a los rostros felices primero, y en general, pasaban más tiempo en torno a las expresiones faciales de más felicidad. Llegaron a la conclusión de que "las cabras prefieren interactuar primero con rostros felices, lo que significa que son sensibles a las señales faciales emocionales de los humanos".

Este es el primer estudio que evalúa si los animales de granja no criados específicamente para la convivencia con humanos pueden distinguir la valencia emocional humana. Se ha establecido claramente que los caballos y los perros pueden reconocer las expresiones humanas; los perros incluso pueden entender lo que dices, por lo que decirles que los llevarás al veterinario en un tono alegre no te funcionará. Y ahora, al parecer, podemos agregar a las cabras a la lista de animales que de alguna manera pueden entendernos.

Todas las cabras que participaron en el estudio viven en el Santuario Buttercups en Kent, Inglaterra, y gracias a la bendita galería fotográfica "Goaty Gallery" del sitio web, podemos disfrutar de todas sus caras sonrientes tanto como ellas parecen disfrutar de las nuestras.

Sigue a Nicole Clark en Twitter.