Kautela, el fotógrafo olvidado de la España franquista
Barcelonesas de la burguesía catalana confraternizando con soldados franquistas navarros y marroquíes por el Paseo de Gracia el día de la toma de Barcelona, 27 de enero de 1939. Todas las fotos Archivo familiar Martínez Gascón. Rest. digital V. Lahuerta

Kautela, el fotógrafo olvidado de la España franquista

Un nuevo libro nos descubre al zaragozano Francisco Martínez Gascón que retrató el lado de los vencedores de la Guerra Civil.
7.8.18

El 26 de enero de 1939, el ejército de Franco entra por el barrio barcelonés de Vallvidrera, desciende por las colinas de Pedralbes y sigue por la Bonanova, donde algunos tanques fieles a la República oponen resistencia. Pero ese mismo día son derrotados y los franquistas toman Barcelona. Al día siguiente se organiza una misa de celebración en la Plaza de Cataluña, algunos miembros de la burguesía de la ciudad lo celebran en las calles.

Ochenta años después, las imágenes de esos días nos sorprenden y nos revuelven un poco las tripas. Pero son parte de nuestro pasado y tenerlas es algo muy importante. Si el bando republicano tuvo a grandes fotógrafos dedicados a retratar la tragedia de la guerra como Robert Capa o Agustí Centelles, el lado de los vencedores también tuvo autores interesantes como el aragonés Francisco Martínez Gascón, "Kautela" que fotografió a las tropas franquistas en la Batalla de Teruel, la Batalla del Ebro y en la caída de Barcelona, y sobre el cual la Institución Fernando el Católico de la Diputación de Zaragoza acaba de publicar el libro Kautela. Un fotógrafo en la España franquista (1928-1944).

La mayor parte del trabajo de Martínez Gascón duerme en los archivos del Heraldo de Aragón, periódico para el que trabajó durante toda su carrera, pero gracias a sus descendientes, que encontraron su archivo personal dentro de una vieja maleta, se han podido recuperar muchas imágenes interesantísimas. Hemos contactado con uno de los autores del libro, Víctor Lahuerta, para que nos explique quién era Kautela, porqué no sabíamos de él casi nada hasta la fecha y cómo fue este proceso de recuperación.

francisco martínez gascón kautela

Francisco Martínez Gascón, Kautela

VICE: ¿Quién era Francisco Martínez Gascón "Kautela"?
Víctor Lahuerta: Francisco Martínez Gascón nació en Zaragoza en 1904, después de un intento fallido por ser torero, se inicia en la fotografía entrando como aprendiz en el estudio fotográfico de Miguel Marín Chivite en los años veinte. Como ayudante de este fotógrafo, que trabajaba para Heraldo de Aragón, comienza a realizar sus primeros reportajes gráficos —como la sublevación de Jaca en 1930—, pero publicados bajo la firma de Marín Chivite.

Su momento estelar llega durante la Guerra Civil, cuando su maestro es encarcelado por los republicanos en octubre de 1936, y como consecuencia de ello es contratado por Heraldo de Aragón para cubrir los frentes del ejército franquista en el Norte, Aragón y Cataluña, así como todo tipo de actos y conmemoraciones fascistas de la retaguardia, firmando sus reportajes como Martínez Gascón.

fascio de saragozza guerra civil kautela

Bendición del banderín del Fascio di Saragozza en el Pilar de Zaragoza con autoridades del régimen e italianas. Zaragoza, octubre de 1937

¿Cuál era el origen de su sobrenombre?
Adoptó el seudónimo de Kautela en los años cuarenta, a raíz de su salida de la cárcel por problemas que tuvo con las autoridades y que le ocasionaron también ser suspendido como periodista de 1944 a 1945. La razón de la elección se la contó a su amigo Alfonso Zapater cuando le dijo que lo importante en este mundo era andar con “cautela”, palabra que singularizó ortográficamente transformándola en Kautela.

¿Por qué crees que su trabajo ha tardado tanto en reconocerse?
El primer motivo es de orden ideológico. Sus mejores fotografías las realizó entre 1937 y 1939, acompañando al bando franquista en plena Guerra Civil. Es sabido que la II República tuvo a su servicio un plantel de fotógrafos extraordinarios —Capa, Taro, Gütmann, Reuter, Horna, Centelles, los hermanos Mayo— que le hicieron ganar la guerra de la propaganda, mientras que la guerra la ganó Franco que, sin embargo, finalmente perdería la de la Historia. Por este motivo, muerto Franco, como un acto reflejo tras cuarenta años de dictadura, quedó tácitamente proscrito todo aquello que se identificara con el franquismo, y hay que recordar que Martínez Gascón fue, esencialmente, un fotógrafo que retrató el poder franquista, eso sí, sin llegar a la exacerbación de otros, como Jalón Ángel, con su galería de retratos Forjadores de Imperio de 1939.

legionarios guerra civil española esplugas de llobregat kautela

Tropa legionaria de primera línea del Cuerpo de Ejército Marroquí posando en la plaza de Santa Magdalena. Esplugues de Llobregat, 26 de enero de 1939.

El segundo motivo tiene que ver con la imposibilidad física, hasta la fecha, de poder acceder a la obra de este fotógrafo zaragozano conservada en el archivo de Heraldo de Aragón, donde se supone que se guarda el grueso y lo mejor de su producción, miles de negativos, de los que se desconoce su estado de conservación ni posibles pérdidas. Martínez Gascón tuvo una relación laboral con este diario, como reportero gráfico, de cincuenta años y los negativos quedaron en propiedad de la empresa, la cual, en contadas ocasiones ha hecho uso de ellos para alguna publicación. Mientras, la mayoría permanecen sepultados en el olvido.

Nuestro libro es la primera y única monografía dedicada al fotógrafo, y para más inri ha tenido que ser hecho con descartes, con desechos que guardó el propio fotógrafo y que su familia ha conservado hasta hoy. Cabe imaginar qué libro podría editarse de disponer de toda su obra de primera calidad…

Estos dos motivos son los que han hecho posible que en la historiografía de la fotografía zaragozana y aragonesa Martínez Gascón aparezca citado someramente como uno de los ayudantes de Marín Chivite y despachado en un par de renglones, cuando realmente estamos ante el más importante reportero gráfico aragonés de la Guerra Civil.

batalla de teruel legión condor aviación italiana kautela

Equipos médicos de campaña y militares esperando a entrar en Teruel mientras observan los ataques aéreos de la Legión Cóndor nazi y de la aviación italiana sobre la ciudad. Febrero de 1938

¿Cuál es la importancia de su obra durante la Guerra Civil?
Fundamental, porque sus imágenes, al margen del valor artístico que sin duda tienen, son auténticos documentos de nuestra historia. Toda la fotografía anterior a la era digital es un documento fiable de primer orden, salvo casos aislados, como aquellas toscas manipulaciones para hacer desaparecer personajes caídos en desgracia en la URSS de Stalin, tenemos que afirmar que el negativo no miente.

Además, las fotografías de Martínez Gascón muestran al bando franquista, que es un tipo de fotografía poco abundante y muy poco conocido por la escasa difusión que ha tenido hasta hoy, entre otras razones porque la jerarquía franquista desconfió del medio y solo utilizó la fotografía para hacer ostentación de su poder cuando ya la victoria era segura, y también porque muchas familias, por motivos obvios, se deshicieron de las fotografías que conservaban y estas terminaron incineradas o en la basura, perdiéndose una fuente gráfica irreemplazable. En este punto hay que agradecer a la familia de Martínez Gascón, personificada en su nieta Cristina Martínez de Vega (coautora del libro), que tomara la decisión de mostrarlas sin complejos.

Transcurridos casi ochenta años del final de la guerra, y más de cuarenta de la dictadura, debería ser tiempo suficiente para atemperar reacciones viscerales y contemplar estas imágenes como el documento histórico que son. Creo sinceramente que conocer nuestro pasado, sin visiones sesgadas, puede ayudarnos a enfrentar mejor el futuro.

plaza del torico de teruel 1938 guerra civil kautela

La plaza del Torico de Teruel momentos después de ser tomada por los franquistas. La figura del Torico había sido ocultada por los habitantes de la ciudad para evitar que sufriera daños por los bombardeos. Febrero de 1938

¿Qué parte de su trabajo consideras que es más importante?
Todas las fotografías que hizo durante la guerra civil en Cataluña y las de temática taurina. Ambas series son rigurosamente inéditas, lo que ya es un valor en sí, pero además las realizadas durante la ofensiva franquista en Cataluña, especialmente las de Castelldefels y Barcelona, muestran su calidad como fotógrafo en esos encuadres influenciados por las vanguardias europeas y su condición innata de reportero que sabe estar al pie de la noticia. Precisamente estas fotografías, en la que el general Yagüe y su Cuerpo de Ejército Marroquí son los protagonistas, hay serias dudas de que se trate de descartes ya que a pesar de ser enviadas al periódico nunca fueron publicadas, y es muy probable que fueran censuradas por el propio diario para no incomodar a las autoridades, conocida la mala relación que había entre Franco y Yagüe. Por su parte, las fotografías de tema taurino transmiten esa cercanía con un ambiente muy querido por él.

General Yagüe, Lambarri, Fernando Ors Zaragoza marzo 1938 kautela

El general Yagüe (centro) junto al responsable de prensa extranjera franquista, coronel Lambarri (izquierda) y el reportero de Heraldo de Aragón Fernando Ors en la plaza de Bujaraloz (Zaragoza) donde había estado el cuartel general del líder libertario Durruti al inicio de la guerra. Marzo de 1938.

¿Cómo consiguió estar tan cerca de los acontecimientos que retrata?
Era un gran profesional que tenía especial habilidad para saber estar en el sitio preciso para obtener el mejor encuadre, como prueban sus imágenes. En el caso de los reportajes bélicos hay que añadir que el trabajar para el diario de mayor tirada en Aragón, y en esos momentos uno de los más importantes de la zona rebelde, le proporcionaba un apoyo logístico imprescindible para poder moverse en el frente mediante salvoconductos, contactos y medios materiales. En este aspecto hay que destacar que Martínez Gascón supo granjearse la empatía de altos mandos franquistas como el coronel Darío Gazapo o el general Yagüe, lo que facilitó muchísimo su labor.

Franco frente de Aragón Fraga 1938 guerra civil kautela

Franco visita el frente de Aragón. Fraga, marzo de 1938.

¿Qué fue de Kautela tras la guerra civil?
Al ser liberado Marín Chivite, a finales de 1938, este se reincorporó progresivamente a Heraldo de Aragón en 1939, desplazando a Martínez Gascón a un segundo plano. Por otra parte, en la posguerra aprovechó las buenas relaciones tejidas durante la contienda con las autoridades para dedicarse al dolce far niente, no fue un fotógrafo vocacional, aun siendo un gran profesional, y utilizó la fotografía más como un medio de supervivencia y de progreso en la escala social, que como un fin. A esto hay que añadir que tampoco se le conocen aspiraciones de tipo político durante la dictadura, a diferencia de otros que también estuvieron al lado de los vencedores. Además, en los años cuarenta tuvo problemas con alguna autoridad que le llevaron a pasar algún tiempo en la cárcel y perder su carnet de periodista. Una vez superada esta etapa se dedicó al periodismo deportivo hasta bien entrados los años setenta y su carrera como fotógrafo se fue diluyendo ejerciendo de bon vivant y relacionándose con algunas conocidas familias del toreo, su gran pasión. Su frágil salud le apartó en los últimos años de la vida mundana hasta su fallecimiento el 20 de febrero de 1983.

paseo de gracia 1939 guerra civil kautela

Simpatizantes franquistas celebran la entrada de las tropas rebeldes por el Paseo de Gracia. Enero de 1939

¿Cuál ha sido el camino de las fotos de Kautela hasta que han llegado a nosotros? ¿Qué se ha hecho para recuperarlas?
Hay que destacar que las fotografías que aparecen en el libro son descartes inéditos, esto es, fotos sobrantes porque presentaban algún problema de mal revelado, ataques de productos químicos, mala iluminación o encuadre no óptimo, pero que Martínez Gascón decidió conservar. Estas fotografías, en su mayor parte negativos y algunas copias de época en papel, han sido custodiadas por la familia hasta hoy.

En 2016 Cristina Martínez de Vega leyó su tesis doctoral Francisco Martínez Gascón. Análisis documental de su producción fotográfica. 1930-1945, y en 2017 Álvaro Capalvo, codirector de la Serie Negra, le propuso hacer un pequeño libro para esta colección que agrupase algunas de las fotografías inéditas que conservaba de su abuelo cuando este era reportero gráfico.

plaza catalunya tropas moras 1939 kautela

Tropas marroquíes desfilando por la Plaza de Catalunya en la celebración de la entrada de las tropas de Franco en Barcelona. Enero de 1939

La primera labor que hubo que hacer cuando llegaron las fotografías fue un extenuante trabajo de investigación para identificar, no los 3 o 4 personajes más evidentes como Alfonso XIII, Franco, Yagüe o Manolete, que ya figuraban anotados en los sobres que contenían los negativos, sino toda una serie de personajes secundarios, pero muy significativos, cuyo conocimiento podía aportar una nueva percepción de esas imágenes, ya de por sí de una notable calidad.

Este proceso de contextualización de la imágenes ha sido determinante para poner en valor la obra fotográfica de Martínez Gascón, ya que había imágenes aparentemente banales que tras analizarlas y consultar sistemáticamente la hemeroteca, se pudo determinar no solo quiénes eran los personajes, sino también el lugar y la fecha exacta, algo impensable de no haber podido recurrir esta fuente. Eso fue, de alguna forma, laborioso pero lo realmente costoso fue identificar aquellas fotografías que nunca se habían publicado, ni siquiera otras similares, y que el fotógrafo conservó sin hacer ninguna anotación que las identificara.

yagüe misa de campaña barcelona 1939 kautela

Autoridades militares en la misa de celebración de la entrada de los franquistas en Barcelona. Enero de 1939

Estos fueron los casos de la plaza Prim de Reus bombardeada o del general Yagüe en su cuartel general del castillo de Castelldefels —que es una auténtica primicia—. Como este libro es un auténtico work in progress, una serie de imágenes del avance de las tropas franquistas con carros de combate camino de Barcelona que publicamos ubicándolas en las inmediaciones de Barcelona, hoy podemos afirmar, gracias a un lector de La Vanguardia que identificó una de las imágenes y a las informaciones que generosamente nos ha proporcionado la historiadora Roser Camps, que se trata de Esplugues de Llobregat el 26 de enero de 1939, horas antes de entrar por la Diagonal camino de la plaza de Cataluña.

En los negativos de las fotografías de tema taurino solo venía la identificación de Calahorra, pero cotejándolos minuciosamente se comprobó que pertenecían a distintas plazas, por lo que hubo que hacer un minucioso rastreo comparándolos con imágenes de posibles cosos de los años cuarenta hasta identificarlos.

Finalmente, como todos los personajes –militares, políticos y toreros– que aparecen en las imágenes pueden resultar perfectos desconocidos para las generaciones actuales, se ha incorporado un apéndice en el libro donde se traza una breve semblanza de cada uno de ellos.

desfile de la victoria madrid 1939 kautela

Tribuna instalada en el Paseo de la Castellana de Madrid para celebrar la victoria franquista. Mayo de 1939

¿Cómo ha sido el proceso de restauración de las imágenes? La calidad es impresionante.
Tan arduo como el de identificación aunque más agradecido, en el sentido de que todo el tiempo invertido ha tenido luego una gratificación en el resultado final, mientras que el invertido en la investigación no te garantiza resultados positivos, aunque reconozco que la suerte ha estado de nuestro lado.

manolete kautela 1944

Tras la guerra, Kautela se dedicó a la fotografía deportiva y taurina. Foto del torero Manolete en Calatayud en 1944

También hemos tenido el privilegio de poder trabajar a partir de los negativos originales, algo que no siempre es posible, máxime cuando se trata de imágenes de hace más de ochenta años. Pero esta suerte viene habitualmente acompañada de problemas inherentes, como son la abrasión de la emulsión, el deterioro por falta de conservación, la pérdida de la gama tonal, problemas que se suman a los que provocaron que fueran descartados en su momento.

maleta de kautela

La maleta en la que se encontraron las fotografías y negativos de Kautela

La mayor parte de los problemas ha sido resuelta satisfactoriamente. Tras positivar los negativos –de formato 6 x 9 cm en gelatinobromuro sobre acetato de celulosa en su mayoría–, se ha procedido a restaurarlos digitalmente con mucha paciencia para poder por fin apreciar estas imágenes tal y como fueron tomadas por Kautela, con esa extraordinaria gradación de grises, a lo que ha contribuido finalmente su reproducción en bitono en el libro. Los lectores de prensa de la época nunca pudieron apreciar la calidad de la obra de Kautela pues las imágenes que se reprodujeron con los medios tipográficos de la época eran una sombra de lo que hoy podemos contemplar.

Muchas gracias Víctor.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.