FYI.

This story is over 5 years old.

americas

Evo Morales, una amante, un hijo y una empresa china contratista del estado boliviano

Bolivia aguarda expectante que se aclare si su presidente sabía que el hijo que tuvo con una amante en 2007 aún está vivo y si seguía en contacto con esa mujer cuando ella consiguió trabajo en una empresa de lucrativos contratos con el gobierno.
2.3.16
Imagen por Juan Karita/AP
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El escándalo por presunta corrupción que gira en torno al presidente de Bolivia, Evo Morales, parece sacado del guión de una clásica telenovela latinoamericana: una mujer fatal que miente a su amante, un hijo ilegítimo dado por muerto pero que está vivo, y quizás, un final feliz.

Al menos esa parece ser la linea argumental adoptada por Morales para enfrentar las últimas revelaciones sobre su vida personal, que han difuminando la frontera entre lo público y lo privado, tras perder un referéndum constitucional clave el mes pasado.

Publicidad

Morales fue derrotado por un estrecho margen en la consulta que le hubiera permitido una nueva postulación para ser reelegido presidente en 2019 — y que le habría permitido permanecer en el poder durante 20 años —, después de que se supo que su antigua amante, Gabriela Zapata, es ahora una alta ejecutiva en la empresa china CAMC. La compañía ha obtenido siete contratos con el gobierno boliviano por valor de casi 600 millones de dólares, y seis de esos contratos fueron adjudicados sin licitación.

La pareja se conoció en 2005, cuando Zapata tenía 18 años. Morales, que era un líder sindical cocalero, era 27 años mayor. En 2007 tuvieron un hijo.

La derrota de Evo Morales no significa que Bolivia esté girando a la derecha. Leer más aquí.

Consultado sobre el niño después de que la relación fue revelada, Morales dijo inicialmente que había muerto cuando todavía era un bebé.

Luego, el viernes pasado, Zapata fue arrestada por cargos de enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y blanqueo de capital, en relación a su potencial capacidad de presión sobre el gobierno en nombre de la CAMC. Entre las pruebas, se incluyen cartas en las que supuestamente exige un tratamiento preferencial para la empresa. Esto provocó que el abogado de Zapata revelara que el niño está vivo y siendo cuidado por la familia de Zapata en un lugar desconocido en Bolivia.

El abogado afirmó que el niño, llamado Ernesto Fidel en honor a los dos máximos líderes de la revolución cubana, está "vivo y en buen estado".

Publicidad

Zapata, por su parte, tuvo su primera audiencia judicial el domingo, donde se la vio esposada y sollozando, y la policía impidió a los periodistas hablar con ella. El juez denegó su petición de libertad bajo fianza con el argumento de que existía "riesgo de fuga".

Ahora toda Bolivia se pregunta si Morales engañó al país acerca de la naturaleza de su relación con Zapata, así como también sobre su hijo, o si fue su ex amante quien lo engañó a él.

Podría parecer una pregunta relativamente prudente si la respuesta no fuera clave para saber si el presidente, un socialista de humildes orígenes oriundo de una remota comunidad indígena aymara, es o no un corrupto. Los detalles aún necesitan ser dilucidados, y debe todavía evaluarse la naturaleza de cualquier implicación que Morales haya tenido con Zapata hasta su detención, y si su empleo en CAMC influyó en las decisiones gubernamentales para la concesión de lucrativos contratos con la empresa.

Una persona que cree en la palabra de Morales, al menos en lo que respecta a la cuestión del niño, es Kathryn Ledebur, quien dirige la Red Andina de Información, una organización no lucrativa de Bolivia.

Ella señala que es de público conocimiento que Morales, soltero, ya tiene dos hijos mayores con otras dos mujeres, y destaca que el presidente no tenía nada que ganar encubriendo la existencia de Ernesto Fidel.

"En Bolivia, tener un hijo fuera del matrimonio simplemente no es un problema para políticos hombres, inclusive si la madre es mucho más joven que él", dice Ledebur a VICE News. "La idea de que Bolivia es un país católico y, por lo tanto, la mayoría de los bolivianos no lo aprobaría es simplemente incorrecta. Esto no es inusual en la cultura Andina. Él es visto como viril".

Publicidad

¿El socialismo latinoamericano tiene los días contados? Leer más aquí.

Martín Sivak, un argentino que ha escrito varios libros sobre Bolivia, incluyendo una biografía no autorizada de Morales, agrega que "hasta el momento no hay pruebas de que el presidente haya autorizado a Zapata a sacar provecho de su relación con él".

"Desde el primer día, Morales dejó claro que su gobierno sería unipersonal", recuerda Sivak en diálogo con VICE News. "Él rompió el modelo de típico presidente boliviano. Hasta que él llegó, la regla era que el presidente tenía que ser católico practicante, con un título y una familia. Al inicio de su presidencia, Morales incluso dijo que quería que los integrantes de su gabinete fueran solteros y se dedicaran de lleno a Bolivia".

Morales, por su parte, insiste en que quiere cumplir con sus responsabilidades como padre, y ha declarado a la prensa que le gustaría que "la supuesta tía" a cargo del chico le presentara a su hijo.

"Si la familia lo permite, quisiera que él se quedara conmigo", expresó en una conferencia de prensa en la que no se permitieron preguntas. "Si él está vivo, significa alegría para mi. Es como una bendición que esté vivo después de todo. Aunque me pregunto por qué desde 2007 me lo escondieron, por qué razones se mantuvieron lejos, que intereses estuvieron en juego".

Por su parte, el vicepresidente Álvaro García Linera ha acusado a la oposición conservadora de utilizar el niño para conspirar contra Morales.

Publicidad

García Linera habló con los periodistas el lunes, blandiendo una fotografía del hermano y la hermana de Zapata con Samuel Doria Medina — el empresario de centroderecha que Morales aplastó en las elecciones presidenciales de 2014.

Señaló a Doria Median y otros dirigentes opositores y afirmó que ellos "saben todo en torno a este tema, porque los dos hermanos de la señora Gabriela Zapata trabajan para ellos y están vinculados políticamente a ellos".

Doria Medina rechazó las acusaciones.

"Es absurdo", delcaró. "Yo le diría al presidente Morales 'ama llulla' [no seas mentiroso, en quechua], díganos la verdad. Es importante que asuma con dignidad sus responsabilidades".

Mientras tanto, el país entero espera con gran expectación el próximo capítulo de la compleja historia que está sacudiendo a Bolivia.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs