FYI.

This story is over 5 years old.

Hace 50 años los separaron de sus padres y ahora estos indígenas luchan por justicia

Ellos son las víctimas del caso judicial llamado Sixties Scoop, que acusa al gobierno de Canadá de tomar miles de niños de las reservas aborígenes y llevarlos a distintas casas de gente blanca con el pretexto "salvaguardar sus intereses".
Sobrevivientes y defensores se reúnen para una audiencia probatoria en Toronto. (Imagen por Michelle Siu/CP)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un grupo de indígenas que hace unos 50 años fueron separados de su familia cuando eran niños se juegan su última esperanza de justicia en un juicio que inició la semana pasada en una corte de Toronto, Canadá.

Ellos son las víctimas del Sixties Scoop, o Extracción de los 60, un caso judicial que acusa al gobierno de Canadá de tomar niños de las reservas aborígenes y llevarlos a distintas casas de gente blanca a lo largo del país, Estados Unidos y Europa. Las sustracciones ilegales tenían como pretexto salvaguardar los intereses de los niños.

Publicidad

En Ontario, la provincia más poblada de Canadá, un estimado de 16.000 niños fueron sujetos de esa práctica que, de acuerdo con abogados, tenía como objetivo "poner a los indios salvajes lejos de los niños", y que ahora se ha convertido en una demanda colectiva.

Las víctimas buscan una indemnización de 85.000 dólares para cada una. Pero más allá de eso, los sobrevivientes quieren que el gobierno reconozca que incumplió su obligación de brindar cuidado al no conservar su cultura indígena.

"Nuestras reclamos son por el genocidio cultural y la pérdida de identidad de estos 16.000 niños nativos", dijo Jessica Braude, una de las abogadas del caso. "Estamos hablando de responsabilidad, la obligación de Canadá de proteger a la gente de las Primeras Naciones [reservas de pobladores originarios], su cultura y su identidad".

La demanda acusa al gobierno federal, aunque ya hay demandas similares en las cortes de gobiernos locales como Columbia Británica, Saskatchewan, Alberta y Manitoba.

Una comunidad indígena en Canadá pide ayuda tras 11 intentos de suicidio en un día. Leer más aquí.

Marcia Brown Martel, jefa de la Primera Nación Beaverhouse, demandante principal en el caso.

La demanda alega, entre otras cosas, que Canadá incumplió su deber de asegurar que los niños llevados lejos de su hogar estuvieran al tanto de su estatuto de indígenas, no les dio ningún medio para retener su cultura y tampoco cumplió con brindarles información sobre su identidad real.

El agua contaminada afecta severamente a las comunidades indígenas de Canadá. Leer más aquí.

Publicidad

"Dijeron que me llevaban porque mi familia, mis padres y mi gente, eran alcohólicos", explicó Marcia Brown Martel, ahora de 53 años y demandante principal en el caso. "Que no podía estar con ninguno de ellos porque todos eran iguales".

El gobierno federal ha defendido sus acciones y durante años ha luchado por reprimir la demanda. El argumento es que las extracciones fueron realizadas por orden de las cortes y que habían actuado "a favor de los intereses de los niños", según se lee en el resumen de un juez sobre la posición del gobierno en 2014. La postura de los nuevos gobiernos liberales ha sido que estos asuntos deben arreglarse fuera de la corte.

Raven Sinclair, una sobreviviente de la Extracción de los 60 y profesora en la Universidad de Regina que ha investigado el periodo, dijo que no hay un número total oficial de cuántos niños fueron afectados en todo el país, pero se estima que podrían llegar a 20.000. Ese número podría ser mucho mayor, ya que los registros de adopción podrían ser incorrectos o falsificados.

Y las consecuencias, de acuerdo a los expertos, han sido graves.

'Todo el sistema de bienestar infantil opera a espaldas de los niños indígenas y sus familias'.

La psicóloga Ana Bodnar declaró en 2009 que la pérdida de cultura ha resultado en baja autoestima, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, abuso de drogas y problemas en la paternidad.

El informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación de 2015 dijo que la Extracción de los Sesenta es culpable en parte por la sobrepoblación de niños indígenas en el sistema de bienestar infantil que persiste hoy en día.

Publicidad

Para los años 70, uno de cada tres niños indígenas había sido separado de su familia por medio de la adopción o puesto en una casa adoptiva.

"Todo el sistema de bienestar infantil opera a espaldas de los niños indígenas y sus familias, la única razón para ello es que los indígenas no pueden criar niños o se trata una epidemia de negligencia", dijo Sinclair. "Los problemas sistémicos que continúan, como el racismo y los prejuicios, tienen que ser resueltos para que podamos llegar a la verdad y podamos reconciliarnos".

Yvonne Recollet, sobreviviente del 'Sixties Scoop', afuera de la corte en el centro de Toronto, donde se lleva a cabo el caso.

Vicky Desmolin y Yvonne Recollet eran dos hermanas, de un total de 12, que fueron llevadas lejos de su violento padrastro y en la comunidad Wikwemikong, en Manitoulin Island. Habiendo perdido contacto con sus demás hermanos y hermanas, quienes fueron enviados a otros lugares, las dos mujeres, de 57 y 55 años, siguen sin tener idea de dónde se encuentran algunos de ellos, además de tener problemas para crear lazos con los otros.

"En uno de los hogares donde estábamos, no nos permitían sentarnos en la sala", recordaba Desmolin. "Los hijos biológicos de mis padres adoptivos podrían estar donde querían, y nosotras no teníamos acceso a toda la casa, además de que dormíamos en el sótano".

Recollet recuerda cómo le prohibían andar en ciertas partes de la casa, salvo cuando tenía que limpiar los muros. Dijo que la obligaban a ir a la iglesia siete días a la semana, dos veces los domingos, y era golpeada cuando hablaba ojibwe, su lengua materna. Ambas han padecido problemas de alcoholismo.

"Fue difícil para mí tener ese sentimiento de 'Ahora he regresado a casa'. Tuve que trabajar para lograr sentido de pertenencia", dijo Desmolin.

Sigue a Tamara Khandaker en Twitter: @anima_tk

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES