FYI.

This story is over 5 years old.

Arabia Saudí ejecutó a 97 civiles yemeníes con armas de EEUU en un solo ataque

Arabia Saudí ha comprado más de 100 mil millones de dólares en armas a EEUU desde 2010. Washington, a su vez, suministra con puntualidad para que a los jeques de petróleo les siga sobrando munición para continuar con su salvaje devastación de Yemen.
Photo via Wikimedia Commons
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El pasado 15 de marzo un bombardeo orquestado por la coalición que dirige Arabia Saudí en Yemen exterminó a 97 civiles. Se trata de uno de los ataques más atroces de la inclemente ofensiva arrancada hace poco más de un año. Ayer la organización Human Rights Watch (HRW) desveló que el ataque en cuestión fue ejecutado con pesadísimas bombas estadounidenses de una tonelada cada una.

Los investigadores de HRW visitaron el noroeste de la aldea de Mastaba, el lugar donde se produjo el devastador ataque, el pasado 28 de marzo. Entonces hablaron con testigos y supervivientes, y recolectaron fragmentos de las armas empleadas. Y descubrieron restos de GBU-31, una bomba dirigida por satélite que combina una munición MK 84 de una tonelada con una dirección satelital teledirigida, que también es de procedencia estadounidense. La delegación de HRW revisó las imágenes y las fotografías obtenidas por reporteros de la televisión británica dos días antes, en las que se observan "los restos de la bomba MK-84 sincronizada con un servicio teledirigido Paveway".

Publicidad

Las dos bombas teledirigidas alcanzaron de pleno un mercado de lo más transitado al mediodía, según HRW.

"La primera bomba cayó directamente frente a un complejo de tiendas y a un restaurante", han redactado los investigadores. "La segunda cayó junto a una zona cubierta cercana a la entrada del mercado, y mató a mucha más gente, e hirió a los que intentaban escapar, además de a aquellos que intentaban ayudar a los heridos".

Estados Unidos vende armas a medio mundo, la gran mayoría a Oriente Medio. Leer más aquí.

Los investigadores de Naciones Unidas han reunido los nombres de las 97 víctimas que murieron en los dos bombardeos; otros 10 cuerpos quedaron destruidos de maneratal que no ha habido manera de identificarlos. Un vecino relata que perdió a 16 familiares, mientras que otro dice que en su caso fueron 17. Algunos testigos aseguran que habría algunos rebeldes houtíes en el vecindario — los presuntos objetivos del ataque —, y uno de ellos cifró en 10 el número de rebeldes caídos. HRW no ha podido confirmar tales informaciones, pero asegura que atentados como el del mercado violan flagrantemente la ley internacional debido a su naturaleza indiscriminada.

Belkis Willie, una de las investigadoras de HRW desplazadas a Yemen, ha asegurado que el único rastro de presencia houtí con que se encontró al visitar la zona fue un pequeño puesto de control gestionado por dos guerrilleros, y que estaba situado a 250 metros del mercado. El verano pasado las fuerzas saudíes habían bombardeado sendos complejos que habían sido utilizados por los guerrilleros houtíes. Sin embargo, durante la última visita de los investigadores de HRW a Mastaba, estos comprobaron que los complejos llevaban tiempo abandonados.

Publicidad

"Es abominable que la coalición arroje no una sino dos bombas en un mercado civil a pleno mediodía", explica Willie. "Y el hecho de que empleen bombas de una tonelada es todavía más escabroso. Una se pregunta hasta qué punto les importa a los miembros de la coalición asesinar a gente inocente. Y la respuesta está clara: les da igual".

Que la artillería que ha aniquilado a casi un centenar más de civiles en Oriente Medio sea estadounidense tampoco es algo que, a estas alturas, extrañe a nadie. Desde 2010 Riad ha comprado más de 100 mil millones dólares en armas a Obama, mientras que el Pentágono ha aprobado las órdenes para reponer existencias siempre que estas han escaseado. La presencia de munición estadounidense en el escenario de tamaña carnicería y la decisión de la coalición liderada por los saudíes de emplear artillería tan destructora en una zona mayormente habitada por civiles — más allá del mercado — obliga a preguntarse cuál es el sentido del apoyo militar que Estados Unidos está brindando a Riad. Y obliga a preguntare, también, si, realmente, les importa un comino seguirse manchando las manos de sangre inocente. O si no.

Desde que arrancaran las hostilidades en marzo de 2015, Estados Unidos ha colaborado incansablemente con el régimen de Riad, al que ha suministrado inteligencia, apoyo logístico y un arsenal de armas suficientes para hundir al país entero. Por no hablar de las miles de descargas de combustible de los cazabombarderos saudíes coordinadas por la administración Obama.

Publicidad

Denuncian a la coalición saudí por arrojar en Yemen bombas de racimo exportadas por EEUU. Leer más aquí.

Si bien Estados Unidos prefiere simular que no le agradan los "bombardeos dinámicos", que consisten en ofensivas basadas en información recabada a tiempo real, lo cierto es que la administración Obama sigue facilitándo todo lo necesario para que las matanzas sigan ocurriendo sin cesar. Lo más perturbador es que los objetivos se planean con antelación y que el pretexto de los estadounidenses para desplegar su ayuda no es otro que minimizar el número de muertes de civiles inocentes. Washington, en cualquier caso, se limpia las manos y dice que los objetivos de los bombardeos los decide la coalición liderada por los saudíes.

VICE News contactó ayer al Comando Central de la misión estadounidense, después de que sus aberrantes crímenes fueran denunciados. Nadie quiso hacer declaraciones.

El portavoz del departamento de Estado, Mark Toner, fue interrogado ayer, durante una rueda de prensa, sobre la opinión que le merece la implicación de su gobierno en la enésima matanza en Oriente Medio. Toner solo acertó a balbucear que "ahora mismo no sabemos con claridad qué tipo de arma fue usada o no" comentó, por mucho que HRW detalló el modelo exacto y la cantidad de artillería empleada.

"Lo estamos analizando", añadió Toner.

HRW y otras organizaciones humanitarias, como Amnistía Internacional han hecho un llamamiento para que se detenga de manera fulminante la venta de armas al régimen saudí. Naciones Unidas, por su parte, ha exigido que se lleve a cabo una investigación independiente sobre las violaciones registradas en Yemen — una medida que los saudíes y sus aliados habrían impedido previamente ante el Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra.

Publicidad

En artículos anteriores, VICE News se ha entrevistado con múltiples oficiales estadounidenses y les ha interrogado sobre la intervención de la coalición liderada por Arabia Saudí, cuyo principal objetivo es reponer al presidente exiliado, Abd Rabbuh Mansur Hadi, en el trono yemení. Un miembro de la cúpula del departamento de Defensa comentó en su día que la operación coordinada en el Golfo Pérsico — en la que los países del Golfo batallan por su cuenta antes que participar en la campaña dirigida por Washington — era algo "con lo que habíamos soñado". Sin embargo, antiguos oficiales del ejército y analistas aseguran que la campaña aérea de la coalición habría sido altamente improbable sin la ayuda de Estados Unidos.

Según Naciones Unidas más de 3.200 civiles han sido asesinados desde el principio de la intervención, la mayoría de los cuales han sucumbido a los desaprensivos ataques de la coalición liderada por los saudíes. Naciones Unidas ya ha anunciado un acuerdo para el cese de las hostilidades que debería de entrar en vigor pasado mañana, una semana antes de que se inicien en las conversaciones de paz en Kuwait el día 18 de abril. Las luchas y los bombardeos continúan produciéndose en gran parte del país, incluida la asediada ciudad de Taiz.

En Adén, la ciudad portuaria del sur donde reside habitualmente el presidente Hadi, varios grupos de radicales, entre los que se contarían miembros yhadistas de Estado Islámico han reivindicado varios ataques contra objetivos prominentes. Igualmente, la franquicia de Al-Qaeda en Yemen también se ha aprovechado del vacío de poder para dirigir una serie de ofensivas cuyo principal objetivo ha sido la tercera ciudad más grande el país, Mukalla.

Sobre cómo la guerra civil de Yemen está favoreciendo el avance del terrorismo de Al-Qaeda. Leer más aquí.

Sigue a Samuel Oakford en Twitter: @samueloakford

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Imagen vía Wikimedia Commons