FYI.

This story is over 5 years old.

Ataque de ira del ex dictador chadiano durante su juicio en Senegal

El ex dictador del Chad Hissène Habré tuvo que ser llevado ante el juez a la fuerza y fue contenido por guardias enmascarados en la reanudación de su juicio por crímenes contra la humanidad.
Imagen vía Reuters

El ex dictador chadiano Hissène Habré tuvo que ser llevado ante el juez y contenido por guardias de seguridad enmascarados este lunes mientras se le leían sus cargos en la reanudación del juicio en su contra en Senegal por crímenes contra la humanidad.

El juicio se suspendió en julio después de que sus abogados se negaran a comparecer ante el tribunal especial respaldado por la Unión Africana. Este caso es el primero en el que un ex jefe de estado de una nación africana será juzgado por el tribunal de otra. Una juicio exitoso, realizado a un alto nivel y que condujera a un veredicto creíble, reforzaría el argumento de los países africanos de que pueden juzgar a sus propios líderes. La Corte Penal Internacional (CPI) ha sido criticada por acusar sólo a los africanos.

Publicidad

Habré, acusado por ser responsable de miles de asesinatos y casos de tortura durante sus ochos años de gobierno entre 1982-90, se ha negado a reconocer la legitimidad de la corte.

"¡Cállate! ¡Cállate!", gritó Habré al funcionario mientras le leían las acusaciones de acuerdo a las imágenes transmitidas en la cadena estatal RTS. El ex dictador tuvo que ser contenido en su asiento por tres policías con pasamontañas mientras se resistía y gritaba a la corte.

"Hissène Habré puede hacer todo el ruido que quiera, pero no podrá decidir si debe ser juzgado o si las víctimas deben obtener justicia o no", declaró Reed Brody, un abogado de Human Rights Watch que ha trabajado con las víctimas de Habré desde 1999.

El juicio culmina una batalla de 15 años sostenida por las víctimas y defensores de los derechos humanos para llevar al que fuera el hombre fuerte del Chad ante la justicia de Senegal, donde huyó después de ser derrocado en un golpe de Estado en su país de África central. Informes atestiguan que 40.000 personas murieron y 200.000 fueron torturadas bajo su régimen, aunque Habré niega las acusaciones.

A sus 72 años de edad, se enfrenta a cargos de crímenes de guerra, tortura y crímenes contra la humanidad que podrían acarrearle la cadena perpetua en su pena máxima. Más de 4.000 personas se han inscrito como parte civil en el caso, y se espera que 100 testigos declaren durante el juicio, que durará tres meses, aproximadamente. Decenas de víctimas volarán a Dakar a declarar en el juicio, gracias a la cooperación del gobierno de Chad.

Publicidad

Aplazado el juicio al ex dictador del Chad acusado de matar a 40.000 personas. Leer más aquí. 

"Hissène Habré fue el monarca absoluto del Chad, encerrando al pueblo en la cárcel, donde se le torturó a su antojo, y ahora está actuando como un niño mimado", afirmó Fatimé Sakine, de 53 años, una secretaria que fue torturada durante 15 meses en prisión desde 1984 a 1986. "No es más que miedo hacia nosotros y miedo a la verdad".

Cuando el juicio se inició en Dakar en julio, a pesar de las amenazas de Habré de que iba a boicotear el proceso, el ex presidente montó una escena delante ante las palabras de apertura.

"¡[El juicio] es una farsa de los podridos políticos senegaleses!", gritó Habré mientras esperaba que los procedimientos empezaran en julio. "¡Traidores africanos! ¡Siervos de América!". A continuación, el ex líder chadiano fue escoltado fuera de las dependencias y regresó a la prisión de Cap Manuel en Dakar.

La carrera política de Habré en Chad comenzó en 1971, cuando regresó a su país natal después de estudiar ciencias políticas en París. De acuerdo con el periodista Michael Bronner, que escribió un perfil de Habré en Foreign Policy en 2014, el que fuera mandatario del país de África Central pronto se trasladó hasta el norte de Chad "para construir una milicia y sentar las bases de su futuro político".

En 1979 Habré fue nombrado ministro de Defensa en un gobierno interino formado por los vecinos de Chad en un intento de unir las 11 facciones del país enfrentadas antes de las elecciones futuras. En 1982, Habré y 2.000 de sus combatientes tomaron el control de la capital de Chad, Yamena, y declararon la fundación de la Tercera República del Chad.

Publicidad

Mira el documental de VICE News La lucha del Chad contra Boko Haram:

Habré gobernó con mano de hierro desde el principio, con la ejecución de prisioneros de guerra y opositores políticos y una violenta represión contra civiles sospechosos de ser simpatizantes de la oposición.

El ex dictador fue especialmente cruel con dos grupos étnicos chadianos — los hadjerai y los zaghawa. En 1987 se lanzó una campaña de violencia étnica contra los hadjerai después de que un oficial del ejército perteneciente a esta tribu comenzara un movimiento de oposición contra el gobierno. Bajo la dirección de Habré, la policía secreta del régimen — la Dirección de Documentación y Seguridad — puso en su punto de mira tanto a civiles como a dignatarios.

Dos años más tarde el dictador focalizó su atención hacia la tribu zaghawa por razones similares y, de nuevo, civiles fueron atacados. Luego, en 1990, las fuerzas leales al actual presidente Idriss Déby tomaron N'Djamena y Habré huyó a Senegal con una parte del tesoro nacional, supuestamente.

Cuando en primera instancia las víctimas trajeron su caso a Senegal en el año 2000, los tribunales dictaminaron que no tenían autoridad para juzgar crímenes cometidos en Chad. La Unión Africana se negó a extraditar a Habré más tarde para que fuera juzgado en Bélgica, y pidió a Senegal que aprobara la legislación pertinente que le daría jurisdicción a sus tribunales para juzgar crímenes de extranjeros.

No fue hasta que el presidente Macky Sall asumió el poder en Senegal en 2012 que el proceso se aceleró, con la creación del Tribunal Africano Extraordinario un año después.

Sigue a VICE News en Español Twitter: @ViceNewsEs