FYI.

This story is over 5 years old.

Grandes movilizaciones exigen la dimisión del presidente de Guatemala por corrupción

Decenas de funcionarios del gobierno de Otto Pérez Molina han dimitido tras el estallido de un gran escándalo de corrupción. La vicepresidenta está imputada i el ex primer ministro sigue en paradero desconocido.
28.8.15
Manifestación frente el Palacio Nacional para pedir la dimisión del presidente de Guatemala Otto Perez Molina, en Ciudad de Guatemala, jueves 27 de agosto, 2015. (Imagen por Saul Martinez)

La administración del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, continúa al filo del abismo. Tras la detención de la hasta hace poco vicepresidenta del país, Roxana Baldetti, y tras los cargos presentados contra el presidente, ocho nuevos miembros del gabinete anunciaron sus dimisiones en cadena. Mientras tanto, miles de personas se han echado a las calles para exigir la dimisión de Pérez Molina.

Publicidad

Centenares de negocios y de escuelas de todo Guatemala optaron por cerrar o suspender sus clases ayer jueves, en solidaridad con el movimiento ciudadano que exige la dimisión del presidente. Las protestas y las demandas se desataron después de que la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un organismo auspiciado por Naciones Unidas, vinculara al presidente a una trama de corrupción orquestada desde el mismo palacio presidencial.

Ayer por la tarde, se cumplieron 72 horas sin noticias del líder guatemalteco.

El caso abierto contra la ex vicepresidenta del país, Roxana Baldetti, ha avanzado velozmente desde su arresto el pasado 21 de agosto. Baldetti se enfrenta a varios cargos relacionados con el escándalo de corrupción: "conspiración", "fraude aduanero" y "cohecho".

El pasado 24 de agosto Baldetti compareció ante el juez Miguel Ángel Gálvez, escoltada, bajo fuertes medidas de seguridad, por la policía nacional. Dos días después, el día 26, el juez Gálvez dispuso que la ex vicepresidenta fuese trasladada a la prisión de mujeres Santa Teresa, en Guatemala.

La orden del tribunal se produjo tras la comparecencia de Baldetti, en la que negó cualquier conexión con la trama criminal a la que se ha bautizado como "La Línea". Momentos después declaró que no creía que el presidente estuviera implicado en el escándalo.

Sin embargo, el presidente Molina se está convirtiendo, poco a poco, en el último individuo en aguantar, tras las dimisiones en cadena de los ministros de educación, economía, salud, y del responsable de la comisión de inversión del estado. Más de cuarenta miembros de la cúpula del gobierno han dimitido desde que estallara la crisis, a mediados de abril.

Publicidad

El presidente de Guatemala descarta renunciar tras las acusaciones por corrupción. Leer más aquí.

La antigua vicepresidenta Roxana Baldetti, durante su audiencia ante el tribunal; se la acusa de liderar la red de corrupción. (Imagen por Saul Martinez)

El presidente Pérez Molina ha permanecido desafiante. El pasado 23 de agosto, apareció en la televisión nacional del país proclamando un comunicado que había sido pregrabado. El líder aseguraba que no contemplaba su dimisión.

En el comunicado dijo que se tomaba las llamadas a su dimisión como un ataque personal, y desmintió estar implicado en el escándalo de corrupción.

Además, denunció los cargos que la CICIG había presentado en su contra, y aseguró que los llamamientos a su renuncia emitidos por la élite económica del país, eran parte de "una estrategia intervencionista".

En su discurso, el presidente también se disculpó por el escándalo de corrupción que está sacudiendo al país.

"Los hechos son los hechos", expresó Pérez Molina en el vídeo. "O puedo dejar de reconocer que esto ha acontecido en mi gobierno y por funcionarios cercanos o a los que designé. Esto me obliga a pedir una disculpa pública y a decir lo que nace desde el fondo de mi corazón: a pedir perdón a los guatemaltecos".

El apoyo al presidente ha caído en picado. El pasado 21 de agosto, miembros del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), una poderosa organización de negocios, retiró oficialmente su apoyo a Pérez Molina, y exigió su dimisión. La CACIF había mantenido su apoyo a la administración del presidente hasta que fueron presentados los cargos en su contra el pasado día 19.

Publicidad

La resistencia del presidente a dimitir ha reactivado los movimientos de indignación y de protesta ciudadana que exigían su renuncia. Ayer, 27 de agosto, decenas de miles se manifestaron por toda Guatemala en un día de huelga general nacional.

"Todo lo que ha hecho (el presidente) es empeorar la crisis con su necedad de permanecer en el puesto", declaró la Asamblea Social y Popular, una organización que engloba a otras 70 organizaciones de toda la sociedad guatemalteca. La Asociación decidió escribir un comunicado tras la emisión de la comparecencia del presidente en televisión. "No tiene otra opción más que renunciar; cualquier otra solución sólo empeoraría el conflicto que vive Guatemala actualmente".

Centenares de guatemaltecos marchan frente al Palacio Nacional de Guatemala, después de que el presidente Molina se negara a dimitir, el 24 de agosto. (Imagen por Saul Martinez)

Las manifestaciones de ayer, bautizadas como "un día de paro nacional", se producen después de que los manifestantes levantaran barricadas por todas las áreas rurales del país, a lo largo de los dos últimos días. Allí los manifestantes repitieron las exigencias que proclamaron los protestantes en Ciudad de Guatemala. Se estima que se bloquearon, al menos, 37 puntos estratégicos de las grandes carreteras nacionales.

A la cabeza de las manifestaciones estaba Eunice Mendizábal, actual ministra del Interior en funciones, quien ordenó a la policía nacional que mantuviera el orden, y que no permitiera que los manifestantes cuestionaran "los derechos constitucionales". Las órdenes fueron ejecutadas en la tarde del día 25, cuando la policía antidisturbios desalojó violentamente a los manifestantes concentrados en tres barricadas distintas, en los departamentos de Alta Verapaz, Chimaltenago y Suchitepéquez.

Protestas, escándalos y el dinero del narcotráfico salpican las elecciones en Guatemala. Leer más aquí.

Sigue a Jeff Abbott enTwitter: @palabrasdeabajo

Mira el documental de VICE news, Drogas y petróleo: los cárteles de la droga mexicanos descubren el petróleo