FYI.

This story is over 5 years old.

Ex prisioneros de Guantánamo suplican a Obama que lo cierre de una vez por todas

Guantánamo acaba de cumplir 14 años. Con motivo de este funesto aniversario, un grupo de ex presos del centro de reclusión se ha reunido en Londres para pedir al mundo y, sobre todo a EEUU, que la infame prisión sea clausurada para siempre.
12.1.16
Imagen por Phil Caller/VICE News
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

"Lloramos por dentro. Lo hacemos. Lloramos por dentro porque queremos que los hermanos que siguen allí dentro salgan de una vez".

Mientras las barras y las estrellas ondean empapadas bajo la fría brisa a pocos metros, el recién liberado preso británico Shaker Aamer implora al gobierno de Estados Unidos que pase por encima del partidismo y del electoralismo y cierre la infame prisión de una vez por todas. Ayer, el campo de reclusión cumplió 14 años de deshonrosa existencia.

Publicidad

El encuentro celebrado ayer a la salida de la embajada estadounidense en Londres sirvió para celebrar el primer encuentro de Aamer, que fue liberado en octubre después de pasarse 13 años encerrado, con otros cuatro ex presos — o de ex rehenes, que es como los llama él —. Aamer se convirtió en el preso más ilustre en ser liberado de Guantánamo, después de que fuera orquestada una campaña a su favor en la que participaron políticos, famosos y activistas de todo el planeta.

"Queremos que todo el mundo sepa que hoy estamos aquí no como hermanos de Guantánamo, sino como todo el mundo, por una razón: queremos que se haga justicia y que se cierre Guantánamo de una vez por todas y para siempre", informa.

El viento huracanado y la lluvia arrecian en el exterior de la embajada estadounidense, donde Shaker Aamer ha implorado al mundo que se cierre Guantánamo (Foto de Phil Caller/VICE News)

La convocatoria es una de las muchas que están teniendo lugar en todo el mundo con motivo del 14 aniversario de la apertura de la prisión. Barack Obama prometió, tan buen punto fue elegido presidente de Estados Unidos en 2009, que cerraría el infame centro de reclusión en cuestión de un año. Este domingo, Denis McDonough, secretario de personal de la Casa Blanca, anunció en Fox News que Obama cumpliría con su palabra antes de dejar el despacho oval. Según McDonough el presidente presentará una plan ante el Congreso para el cierre de Guantánamo. Su propuesta deberá de ser votada. En caso de que el hemiciclo estadounidense la rechace, tendrá que pensar en alguna solución alternativa.

"Obama nos prometió que cerraría Guantánamo, pero no ha cumplido con su palabra y nos sentimos traicionados", comenta el ex recluso Asif Iqbal, que fue uno de los Tipton Three — tres amigos británicos detenidos entre 2002 y 2004 tras haber viajado a Afganistán, que se convirtieron en 2006 en los protagonistas de la película Camino a Guantánamo. "Pero no solo nos ha traicionado a nosotros: ha traicionado a la opinión pública de todo el mundo".

Publicidad

En relación al plan que contempla que aquellos prisioneros que estén listos para ser liberados sean transferidos a lugares situados extremadamente lejos de sus casas — como en el caso de los yemeníes a los que se envió a Ghana a principios de este mes después de pasarse más de una década en la sombra — Iqbal lo tiene claro: "se trata de seres humanos. No se les puede tratar como si fueran ganado, desplazados y movidos de un sitio a otro a empellones. Necesitan llegar a sus hogares".

La administración Obama ha querido promover la inminencia de la clausura y ha liberado a cuatro prisioneros en los diez primeros días del año. Se supone que el gesto es un primer paso hacia el cierre definitivo de la prisión. El último de los cuatro reclusos en ser liberado, salió ayer mismo.

Este hombre ha sido retenido durante 13 años en Guantánamo por error. Leer más aquí.

Aamer asegura que los oficiales de seguridad británicos sabían que estaba siendo torturado en Guantánamo por sus interrogadores estadounidenses. Los abusos no han quedado desprovistos de secuelas: hoy padece una severa artritis y problemas renales. Sin embargo, Aamer repite que no está enfadado y que no tiene sed de venganza, ni pretende ser compensado.

"Sé que no resulta fácil de creer, pero yo vivo en el futuro antes que en el pasado", explica a VICE News. "Un disculpa del gobierno británico no cambiaría absolutamente nada de lo que sucedió. Lo único que realmente tendría un peso y un valor sería ayudar a los que quedan dentro a salir.

Publicidad

"Son 103 los hermanos que siguen en Guantánamo a día de hoy. Se han pasado allí encerrados todos estos años. Y no quieren otra cosa que volver a casa. Es todo lo que les pedimos. Que le permitan volver a sus hogares a reunirse con sus familias".

De los 103 hombres todavía detenidos en Guantánamo Bay, más de 40 han sido declarados aptos para ser liberados. Algunos de ellos desde 2009.

Aamer ha hecho un llamamiento a los miembros del Congreso para que dejen de lado sus diferencias. Les suplica que "se olviden de a quien deben de culpar por lo que está pasando en Guantánamo y que se concentren en clausurarlo", proclama. Cerrar Guantánamo "será una manera de hacerle justicia al resto de estadounidenses. Y será un motivo para que la gente de todo el mundo tengo algo de esperanza", explica.

Aamer tiene 46 años, es oriundo de Arabia Saudí, y tiene mujer e hijos británicos. El ex preso ha prometido pasarse el resto de su vida peleando por que se haga justicia con el resto de detenidos y con todas las víctimas de la desaforada guerra contra el terror abanderada por Estados Unidos. El último detenido con el que hablo antes de ser liberado es Mohamedou Oud Siahi, un ciudadano mauritano que lleva encerrado en una célula de aislamiento desde 2003, y que el año pasado publicó un libro sobre su terrible experiencia.

Los atentados de París complican el plan de Obama para cerrar Guantánamo. Leer más aquí.

Publicidad

Mientras me iba se lo dije, se lo prometí a mi hermano. "Te ayudaré. Inshallah. Te sacaremos de aquí dentro", le dije. Aaamer considera que la lucha por que se haga justicia ha sido el motivo que le ha permitido tener una meta, algo por lo que luchar; sin duda, el motivo fundamental para recuperarse de la durísima experiencia padecida. "Get up, stand up", proclama y recuerda que durante sus años de cautiverio solía cantar a Bob Marley en voz alta para intentar levantar la moral de sus compañeros.

"A lo mejor soy una persona fuerte", subraya, claro que también asegura que se acordará de Guantánamo cada día del resto de su vida. "Haber salido de Guantánamo no significa que Guantánamo haya salido de mí. Dios sabe que por mucho que ahora esté aquí, yo sigo viviendo en Guantánamo".

Tanto él como su familia están en tratamiento psicológico. El motivo de la terapia no es otro que ayudar a gestionar el trauma del cautiverio. El hijo más pequeño de Aamer nació el mismo día en que su padre ingresó en Guantánamo. Claro que Aamer explica cómo, en realidad, ha sido el mediano, Saif, de 15 años, quien está teniendo más dificultades para abrirse con un padre al que tampoco llegó nunca a conocer.

"Es muy tímido, como yo lo era a su edad, así que es más duro para él", explica Aamer, cuya sesión de entrevistas será finiquitada cuando el más joven de sus hijos, Faris, le pregunte por la dirección del oculista con el que tiene cita esta tarde.

Publicidad

Shafiq Rahul, otro de los Tipton Three, proclama que las vidas de los detenidos en Guantánamo nunca volverán a ser normales.

"Cuando estoy solo todavía escucho los gritos y los golpes de los hermanos que estaban siendo torturados", explica Rahul, enfundado en una sudadera. "Más allá de las torturas, de las palizas que me dieron, lo que más te afecta es la tortura psicológica".

Liberado el último preso británico de Guantánamo tras 13 años cautivo sin cargos. Leer más aquí.

Nueve años después del estreno de la película los tres amigos todavía son reconocidos por la calle. La gente se detiene para saludarles y hacerles preguntas, cuenta Rahul. Y se acuerda de ser escoltado por la policía al bajarse del avión, a su regreso de España, en 2006, adonde viajó para filmar la película.

"Sentiremos que nos están vigilando hasta el final de nuestros días", confiesa.

La responsabilidad de "contarle al mundo" lo que sucedió allí dentro es de los medios de comunicación y de los ex detenidos, cuenta Aamer.

"Explicar la historia entera de Guantánamo sería incomprensible, nadie se la creería. Pero si os la vamos contando de a poco, igual la podréis entender mejor", subraya. "El Guantánamo de 2002 es el Guantánamo de 2015. No ha cambiado nada. No hay que cerrar Guantánamo por respeto a nosotros. Hay que hacerlo por respeto a la humanidad".

Sigue a Miriam Wells en Twitter: @missmbc

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs