Motherboard

No boicotees los rastrillos por un anuncio, mejor boicotéalos por el planeta

Algunas personas están molestas por el hecho de que Gillette publicó un anuncio que señala la masculinidad tóxica, pero el verdadero problema es toda la basura resultante del uso de rastrillos desechables.
Un rastrillo de cabezal desechable y un rastrillo metálico no desechable.

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

El lunes, Gillette estrenó una nueva campaña publicitaria que denuncia la masculinidad tóxica y alienta a sus clientes a combatirla activamente. Este anuncio evidentemente hizo enojar a mucha gente (en su mayoría hombres), y ahora están convocando a un boicot contra los productos de Gillette. Pero mientras que un anuncio bien intencionado es una razón estúpida para dejar de usar los productos Gillette, en realidad sí existe una muy buena razón por la que todos deberíamos boicotear el uso de rastrillos desechables: son un desperdicio y terminan contaminando masivamente nuestros océanos.

Publicidad

Las rastrillos desechables son una de las formas más prolíficas de contaminación plástica. Incluso los rastrillos de cartuchos, donde solo reemplazas el cabezal, son inútiles porque los cabezales están fabricados y empacados con plástico. Un cabezal desechable puede durar hasta cinco semanas, según Gillette. Y, de acuerdo con una encuesta, tan solo en Estados Unidos 163 millones de personas afirman usar rastrillos desechables, eso equivale a más de mil millones de rastrillos que se convierten en basura solamente contando ese país. Incluso si algunas personas no reemplazan sus rastrillos con la frecuencia que deberían, la contribución de los rastrillos a la montaña de plástico que se va a la basura cada año es inmensa, y lo peor es que gran parte de ella termina en nuestros océanos, e incluso nuestra comida.

La cuestión es que la solución a este problema es el antecesor de los rastrillos desechables: los rastrillos metálicos. Son los rastrillos resistentes y reutilizables que pudiste haber visto usar a tu abuelo en algún momento. La única parte que se reemplaza en ellos es la propia cuchilla metálica de afeitar, la cual es reciclable. Varias compañías están lanzando versiones nuevas y ligeras de esos rastrillos, para que no sientas que estás usando una antigüedad.

Es uno de los cambios más sencillos que puedes hacer para reducir la cantidad de residuos plásticos que produces, y puede ser una gran contribución. Así que mejor considera boicotear tu hábito de afeitarte con rastrillos desechables, porque #salvaalplaneta es un hashtag mucho más inteligente en el cual basar tus decisiones de consumo que #notodosloshombres.