Algodón

Algodón es la vanguardia del pop uruguayo

Charlamos con Paul Higgs, carismático y prolífico líder de la agrupación de Montevideo, quienes editaron su quinto disco 'Virtudes' en 2018.
07 Febrero 2019, 7:20pm

En noviembre del 2018 el grupo uruguayo Algodón publicó su nuevo álbum Virtudes, un LP que a través de sus 13 tracks nos llena de espíritu Beatle, sabor a Charly García y Fito Páez, y nos baña con la luz del Río Plata que emanan las canciones de Paul Higgs, el líder y compositor de los chicos de Montevideo .

Virtudes es el disco más maduro y profesional de Algodón, una producción en la que se aleja del sonido Lo-fi que caracterizó los cuatro discos anteriores del proyecto para lograr un sonido más fino en sus seductoras canciones. Parte de este cambio sonoro se debe a que Virtudes es el primer disco de Algodón grabado en formato de banda después de haber sido un proyecto en el que Paul Higgs grabó y produjo completamente en solitario los álbumes pasados de la banda actualmente conformada por Paul (guitarra y voz), Seba Rodríguez (bajo), Agustín Piña (guitarra y armónica), Pedro Duarte (teclado y coros), Gastón Vivas (batería) y Leandro Aquistapacie (guitarra y teclado).

Contactamos a Paul vía WhatssApp para conocer más sobre Algodón y hablar sobre Virtudes y su entusiasmo fue inmediato.

Noisey: “¡Hola Paul!, Soy periodista de Noisey en español y te escribo porque me gustaría entrevistarte para hablar del nuevo disco de Algodón”
Paul: “¡Hola! ¿Qué onda? ¡Obvio! ¡De one! ¿Cómo hacemos? ¡Muchísimas gracias boludo!”

Acordamos entonces que haríamos una videollamada un par de días después y nos mandó esta foto:

1549565911272-Paul

Cómo estás Paul?
La verdad que estoy bien porque estoy en José Ignacio, en una zona que se llama La Juanita, un lugar que es al lado de la costa oceánica uruguaya, entonces está todo soleado y hay muchos árboles, muchas aves y todo ese ruido… entonces estoy re tranca.

¿Cuántos años tienes Paul?
Tengo 25.

¿Cómo empezaste en la música?
Desde muy niño. La cultura de la música en mi casa es re importante, mi viejo toca desde el 65 que tocaba en un grupo beat que se llamaba Los Shaves, también tocó en otro grupo más setentero llamado Los Hooks y el grupo más conocido en el que tocó que se llamaba Días de Blues. Yo encuentro fotos en casa en las que está mi viejo tocando una guitarra y yo tengo un micrófono al lado y yo ni me acuerdo de eso. Mi memoria va a cuando tenía 10 años y me fasciné con Bob Marley que fue mi primer ídolo de la música. Mi viejo toca desde hace mil años, en casa siempre hubo guitarras de primera línea, yo nací y ya había un par de Les Paul del 70 y del 80, y una SG del 68. Después que fui creciendo me di cuenta lo que eran esos instrumentos y lo que influenciaron en mí. Recuerdo mucho el aroma de abrir las cajas donde estaban guardadas y ese aroma lo siguen teniendo hasta hoy. A veces pienso que una forma de viajar en el tiempo es el aroma, te conecta algo rarísimo en la memoria que hace una cosa loca ahí.

Te debe haber influido mucho la música que escuchaba tu papá.
Directa e indirectamente, incluso hasta el día de hoy. A mí me va el folklore de Dylan grabando el Highway 61 o George Harrison tocando en la azotea de donde estaban grabando Let It Be con su guitarra Telecaster hecha de madera que hay tipo cien en el mundo. Todas esas cosas sesentera y setentera me fascina, y me caben el rock n roll y el rhythm n blues.

Y supongo que también te influyó mucho el rock argentino, se siente en tu música
¡Obvio boludo! Porque estamos al lado y porque es irresistible. Yo escucho "Total Interferencia", esa canción increíble de Charly García que aparece en Piano Ba_r y no puedo asimilar que ese tipo haya hecho ese tema en un estilo rarísimo, una cosa que solamente hizo Charly García, esa etapa ochentera rarísima de _Piano Bar y Clics Modernos en la que verdaderamente refinó su alma y logró hacer algo muy único. Fito Páez también me encanta, yo siento que Fito está montado en una carroza blanca y tiene un látigo que cuando lo azota agarra el sol y hace que se haga de mañana. Así me pasa también con muchos artistas argentinos actuales también como todos los pibes de Mendoza que me encantan, ¡son unos genios! O este loco Ca7riel que no puedo creer boludo lo bueno que es.

¿Y tus influencias musicales uruguayas?
Escucho mucho a un músico que se llamaba a Gustavo Pena "El Príncipe”, con él tenemos una afinidad muy heavy. Estuve escuchando mucho sus discos el verano pasado, nuestras almas se entramaron en algo ahí cuando empecé a escuchar sus discos y eso me ha influenciado un montón y también sentí muchos puntos en común con lo que hacemos en Algodón. Después hay otros artistas más actuales como Los Hermanos Láser y Claudio Taddei que me influencian un montón, además de ser mis amigos. También está Eli Almic, una cantante muy muy buena que salió hace unos años.

¿Y qué edad tenías cuando empezaste con Algodón?
El otro día pensaba que lo que pasó con el primer álbum de Algodón fue que estaba en una edad crucial, entre los 20 y los 22 años, a esa edad yo creo que las personas tienen como la cantidad necesaria de inocencia, de certeza, lucidez y de inconsciencia como para grabar buenos discos. Después están los 25, que es ahora que salió este nuevo disco de Algodón que creo que está bueno porque es como más maduro y más serio pero sin perder la esperanza…. y después están los 29, que ahí es cuando Fito Páez sacó El Amor Después del Amor, es como que lo das vuelta: primero perdés la esperanza pero después pensás, “¡Ah no! Hay amor después de esto”.

Entiendo que además de Algodón participas en varios proyectos más, incluyendo tus discos cómo solista.
En estos años he tocado en muchas bandas. Lo que pasó acá en Montevideo es que se dio con un grupo de amigos muy cercano que tengo y que tocamos desde muy chicos y por el azar, y también por mucho trabajo y dedicación, todos terminamos tocando nuestros instrumentos muy bien y estando dedicados a esto a tiempo completo, por lo cual nos unimos mucho y creamos bandas en relación a las composiciones de cada uno de nosotros y ahí variábamos el instrumento que cada uno tocaba en cada banda, y así se fue creando esto de tener muchas bandas. En un momento yo llegué a tocar en seis bandas en un año y eso me encantaba, pero también me pasaba que mi energía se disipaba mucho entre todas, entonces Nicolás Molina, un buen amigo músico que tenía su banda Molina y Los Cósmicos, me dijo, “Paul, tú deberías concentrar tu energía en grabar un buen disco”, y eso fue lo que hicimos con este último disco de Algodón… y todo se fue decantando, las bandas fueron aplacando su existencia algunas y quedamos los que estamos dedicados cien por ciento y por siempre a la música.

¿Tener varios proyectos te ayuda a ordenar tu creatividad?
Totalmente, me hace muy bien tocar y hacer arreglos de guitarra para diferentes cosas, producir discos y todo eso, pero es verdad que centrar la energía en algo está de más, porque llegas a un resultado más denso en el mejor de los sentidos, más consistente tal vez. No sé si puedo hacer una sola cosa en esta vida, tengo el déficit de atención demasiado metido en mi cerebro y me tengo que distraer para que mi rueda mágica gire.

¿Y cómo es la escena del rock en Montevideo?
En Montevideo lo que pasa es que hay poca gente en relación a nuestra hambre de arte y de música. Lo que hacemos nosotros es cero popular, en el sentido de popular folklórico uruguayo que es lo que los medios y hasta el gobierno le da para adelante en lo que llega a las masas. El mercado de la música uruguaya está con el foco en otra cosa desde hace años y va a estarlo por siempre, y bueno, no hay drama con eso, te digo que la verdad no lo cambiaría porque es algo que habría que arrancarlo de raíz y eso es algo demasiado bruto. Ya está, Montevideo es un lugar pequeño, que tiene su folklore y que lo mantenga, a pesar de que hay mucha mafia encima de ese folklore.

¿Algodón es una banda o es un proyecto solista?
Actualmente es una banda y creo que va a seguir siendo así, yo creo que una vez que pasas de ser un proyecto solista a una banda quedas siendo una banda porque es tan lindo ser una banda. Yo en un momento me re cansé de grabar los discos solo, los primeros cuatro álbumes los grabé solo, y entonces en parte era como un proyecto solista y en parte era un grupo porque tocábamos en vivo los temas, los sacábamos entre todos, nos íbamos de gira a cualquier lado, pero seguía grabando las canciones yo solo. Lo que cambió ahora es que son canciones en las que cada uno compuso sus partes a pesar de que yo las traje y los terminamos haciendo en verdadero conjunto. Fue muy interesante pasar de ser uno de estos proyectos solistas que tienen nombre de banda a ser una banda, fue un proceso muy lindo y muy natural, siento que así hay mayor movimiento de energía… ¡Está de más!.

Virtudes tiene un sonido menos Lo-fi que los anteriores discos de Algodón…
Fue como un salto de fe y de calidad que dimos. En una nos reunimos ya como grupo y dijimos, “Vamos a grabar un disco con aparatos de calidad, con micrófonos re zarpados”, esas cosas que a nosotros al ser melómanos de la grabación nos encantan. Acá lo que hicimos fue ir a un estudio ultra zarpado como hubiera hecho Bob Dylan con la banda de Highway 61, esos tipos grababan con aparatos re zarpados que es lo que se suele hacer cuando se graban discos re zarpados, yo me imagino que Piano Bar se grabo así y que todos los discos de Charly García se deben haber grabado así… y nada, queremos jugar en esa liga la verdad, ya hemos aprendido todo lo que teníamos que aprender como para jugar en las Grandes Ligas y hacer algo supercompetente, pasarlo lo mejor posible y grabarlo bien lo termina haciendo más audible para más personas porque el Lo-fi termina siendo un poco de nicho en algún punto. Esto ya puede llegar a ser más popular y eso es lo que queremos, que este álbum lo escuche la mayor cantidad de gente posible.

¿Que ha cambiado en tu manera de hacer canciones desde que empezó Algodón hasta ahora?
Antes era muy atropellado con cualquier cosa que me gustara, fuesen unos helados que como ahora que tienen almendras o con que me guste alguien y podía grabarle 27 canciones. Ahora estoy más centrado en la música en si que en ese atropellamiento de querer estar enamorado y en ese estado en el que lo que más importaba era esa cantidad abominable de canciones, ahora quiero hacer música que suene re zarpada y que sea vanguardia pop que es lo mismo que hacían los Beatles… es como romper el lienzo pero hacer que ese rasgado sea pop y lo pueda entender todo el mundo.

Editaron el disco con el sello argentino Qureruza que el guitarrista de banda de Turistas Luis Balcarce tiene con su hermano Tomás ¿Cómo se dio la relación con ellos?
De una forma buenísima. Nos llamaron para abrir un recital a Banda de Turistas acá en Montevideo y sucedió toda una situación que parecía ser un toque de esos que van en picada hacia abajo y de repente el último tema fue majestuoso, al final nos salió Tomás y nos dijo que estaba armando un sello allá en Buenos Aires y que le encantó el recital. Pegamos onda en el sótano del lugar donde tocamos, y luego nos empezaron a ayudar a ir a Buenos Aires a tocar y en una se les ocurrió hacer ese compliado de colección . Luego cuando estábamos afrontando este nuevo disco ellos lo quisieron editar. Yo ahora me voy a vivir a Buenos Aires en marzo y ellos van a seguir moviendo a Algodón.

¿Y cómo ves la escena de Buenos Aires en la actualidad?
Está re armada. Dicen que siempre hay un equilibrio entre que las cosas estén re podridas y el arte este vivo, no sé si en algún momento estuvieron bien las cosas en Argentina… siempre está todo mal, van de la mano Argentina y el desastre. También por eso es que la escena está tan activa, porque a la gente joven le causa rechazo todo esto que sucede en el ámbito político y nacional, entonces creo que se refugian en el arte que es el gran escudo que tenemos las personas sensibles frente a un mundo tan abominable.

Si tuvieras que definir Virtudes, ¿cómo lo harías?
Ummm… creo que puedo decirte varias imágenes. Recién pensaba que ese disco es como que alguien te pele un durazno y te lo deje en un plato para que vos vayas, te lo masques todo y te caiga todo el jugo arriba. La segunda imagen que tengo es que es como una especie de cuna de terciopelo. La tercera imagen es eso que te decía, Virtudes es un escudo para la furia que nos rodea, es como que salió el sol y estamos tranca… se pudre, pero estamos acá todos de la mano.

Conéctate con Noisey en Instagram.