Cambio de papeles

Reos dibujaron a aquéllos que deberían estar en la cárcel

Los directores de empresas irresponsables reciben un buen homenaje artístico.
1.8.17
Capturas vía The Captured Project.

La pareja de artistas que consiguió fama internacional por colocar una instalación escultórica en Brooklyn Park de Edward Snowden, Andrew Tider y Jeff Greenspan, es responsable ahora de que prisioneros señalen quién en realidad pertenece al aislamiento de las rejas.

The Captured Project es un proyecto artístico con motivación social donde reos con capacidades artísticas fueron escogidos según su talento y razón de encarcelamiento para pintar retratos. Sin embargo, éstos no serían de cualquier personaje sino de los CEO's de las empresas que mayor daño han hecho a la sociedad, medio ambiente y economía a través de prácticas de corrupción o, de plano, cinismo.

El proyecto busca iluminar realmente el nivel de colaboración que puede llegar a tener una corporación con el gobierno y cómo esto resulta en una práctica interminable de corrupción y de sentencias aliviadas o perdonadas. "CAPTURED derrama una luz sobre estos crímenes que son enmascarados como comercio", comentan los artistas en el sitio. "A través del uso de arte hecho por personas en prisión, este proyecto imagina los niveles más altos de liderazgo corporativo siendo responsables personalmente por las acciones ilegales de sus compañías".

El ejercicio constó a partir del perfil del reo y el perfil de uno de los CEOs, los cuales tenían que tener una afinidad obvia en tanto las prácticas que han hecho o llevaron al reo tras las rejas. El resultado final fue un libro de ilustraciones y dibujo que se vendió en su primera edición a un precio de $40 USD y todas las ganancias fueron directamente hacia el senador de Vermont y ex candidato presidencial Bernie Sanders, como una contribución a sus intenciones políticas del futuro.

También, como necesario correlativo del proyecto se da la posibilidad de una nueva visión sobre aquellos que han cometido crímenes en el pasado pero pueden pasar por una rehabilitación. "El arte mostrado en este proyecto puede ayudar a los espectadores a dejar de ver a los encarcelados como criminales unidimensionales y les recuerdan que el prisionero también es una persona", comentan los artistas. "Pero también recuerdan que una corporación no es una persona. Una corporación no tiene consciencia. No puede realmente arrepentirse o pagar por sus crímenes".

Si quieres saber más, puedes seguir a los creadores Andrew Tider y Jeff Greenspan o visitar directamente el sitio de The Captured Project.

Relacionados:

Presentan en México el espectacular que nadie se atrevió a mostrar en EUA

Recuperando los espacios públicos con intervenciones artísticas ilegales: Squatters

El conflicto de la explotación minera a cielo abierto documentado en un comic interactivo