Entrevista

Diez preguntas que siempre has querido hacer a una médium

‘Cuando el espíritu abandonó mi cuerpo, mi tutor me dijo que se trataba del mismísimo Albert Einstein, que había estado hablando a través de mí durante unos 7-10 minutos’.
29.9.18
mujer con piedra de cuarzo
Foto cortesía de Eva Mendonça 

Este artículo se publicó originalmente en VICE Portugal.

Eva Mendoça es una médium espiritual que asegura que puede ver a los muertos. Descubrió su don mientras trabajaba echando las cartas del tarot, lo que la llevó a estudiar en el Arthur Findlay College of Spiritualism en Essex, Inglaterra.

Siempre he sido muy escéptica en lo referente a lo espiritual. Yo soy de las que necesita hechos para creerse las cosas. Sin embargo, por muy escéptica que sea, también soy extremadamente curiosa. Por eso, cuando un amigo me presentó a Eva, no perdí la oportunidad de preguntarle por las celebridades muertas con las que ha hablado, cómo es el mundo de los espíritus y hasta qué punto es bueno para alguien conocer su propio futuro.


MIRA:


VICE: ¿Qué significa exactamente ser médium?
Eva Mendoça: Una médium tiene la capacidad de conectar de forma consciente con la dimensión espiritual. Somos el puente entre el mundo humano y el espiritual.

¿Ves a personas muertas y hablas con ellas?
Lo he hecho, sí, pero sobre todo las siento a nivel psíquico. Me dan información y hablan conmigo de forma no oral. Es como si los conociera de siempre, aunque no nos hayamos visto en vida. Es lo que en el gremio llamamos el “conocimiento interno”.

"Cuando el espíritu abandonó mi cuerpo, mi tutor me dijo que se trataba del mismísimo Albert Einstein"

¿Cómo descubriste tu don?
Trabajaba echando las cartas del tarot y un día, en medio de una sesión con una clienta, oí una voz dentro de mí que me dijo que me detuviera y me centrara. Levanté la vista y vi a una mujer sentada junto a mí, vestida de negro y sosteniendo un bebé. Instintivamente supe que era la madre de la clienta a la que estaba leyendo las cartas. Empecé a preguntarme cómo era posible que estuviera recibiendo tanta información sobre esa mujer y cómo podía comunicarse conmigo sin utilizar ninguno de los cinco sentidos.

Fue ahí, en ese momento, cuando me di cuenta de que tenía esa capacidad de percibir otras dimensiones. A partir de ahí, empecé a estudiar el tema en más detalle. Incluso me mudé a Inglaterra para estudiar en el Arthur Findlay College of Spiritualism. Al principio fue todo un shock para mí, pero ahora sé que la intuición es algo más inherente a la condición humana de lo que la mayoría cree.

¿Alguna vez te has enamorado de un espíritu?
¡Gracias a Dios, no! Pero sé que puede pasar, por eso espero que no me ocurra a mí; tiene que ser algo complicado de gestionar. Sin embargo, la señora de la que he hablado antes vino a visitarme años después, cuando estaba estudiando en Inglaterra. Me dijo que siempre había estado a mi lado y que podía contar con ella. Imagino que le gusto porque fui la persona que su hija eligió para que le echaran las cartas. Yo también la aprecio mucho a ella, aunque no nos hayamos conocido cuando aún vivía.

¿Alguna vez has hablado con alguna persona famosa muerta?
Mi única experiencia con una celebridad en la otra dimensión ocurrió cuando estaba en Arthur Findlay. Estábamos aprendiendo la técnica de la incorporación —que consiste en dejar que un espíritu use tu cuerpo para comunicarse— y yo experimenté una. Una vez que el espíritu me poseyó, la mente se me desvinculó del cuerpo y pude oír la primera frase: “Hay una fuerza en el electromagnetismo que los humanos llaman amor”.

Publicidad

Cuando el espíritu abandonó mi cuerpo, mi tutor me dijo que se trataba del mismísimo Albert Einstein, que había estado hablando a través de mí durante unos siete o diez minutos.

Si voy a varias médiums, ¿todas ellas verán lo mismo en mí?
No. Tal vez todas vean lo mismo en términos generales, pero cada médium representa un canal específico. Todos tenemos nuestra forma de comunicarnos y recibir información.

¿Puedes ver o sentir cosas en la gente solo con pasar por su lado?
Sí. Las intuiciones pueden surgir en cualquier momento, pero intento mantenerlas a raya. Procuro llevar una vida normal, en la medida de lo posible. Hay cosas que no puedo evitar sentir, como el saber que una mujer está embarazada antes incluso de que ella misma lo sepa.

¿Puedes ver tu propio futuro o echarte las cartas a ti misma?
A veces tengo intuiciones sobre mí misma, pensamientos aleatorios que verbalizo y acaban por ocurrir en la vida real. Pero no suelen ser muy claros y no lo hago muy a menudo. A veces recurro al tarot para tomar alguna decisión, como si vale la pena hacer un viaje caro, pero por lo general no suelo usar mi don en mi beneficio.

"Procuro llevar una vida normal, en la medida de lo posible. Hay cosas que no puedo evitar sentir, como el saber que una mujer está embarazada antes incluso de que ella misma lo sepa"

¿Crees que siempre es mejor conocer el futuro de antemano que esperar a que ocurra?
Esa es una de las razones por las que no me aplico mi don. Hay cosas que es mejor no saber, como si la relación que acabas de empezar va a durar. Cuando sabes que va a ocurrir algo y decides cambiar de camino, nunca vas a saber a ciencia cierta si tu decisión habrá valido la pena. Por otro lado, si tienes la oportunidad de evitar hacer algo de lo que te arrepentirías, ¿por qué no aprovecharla?

¿Hay algo del mundo espiritual en lo que no creas?
No creo en los falsos profetas ni en los conceptos rígidos, puesto que el mundo está en constante cambio y solo las matemáticas pueden ofrecer verdades absolutas. Tampoco creo en la gente que intenta imponer sus creencias a los demás, sobre todo si son médiums. Por ejemplo, si yo percibo que alguien tiene cáncer, lo único que le diré es que debería ir al médico. Hay médiums que directamente le dirían que tiene cáncer, cuando no es nuestro trabajo ir dando diagnósticos a la gente.

No puedo evitar hacerte esta pregunta: ¿notas algo en mí, aunque estemos hablando por teléfono?
Mendoça: Bueno, por teléfono no es tan fácil. Dame un segundo… ¿Tienes un hermano?

Publicidad

Yo: Una hermana.

Mendoça: Eso. Noto un distanciamiento entre tu hermana y tú.

Yo: Yo vivo en Barcelona y ella, en Madrid.

Mendoça: La información que me llega es que hay un denominador común entre las dos, como si hubierais llegado a este mundo en un pack. Tenéis un vínculo muy fuerte y, pese a la distancia física, siempre iréis de la mano por la vida. Respecto a ti, percibo que eres una persona muy positiva que tiende a simplificar las cosas. Tu talón de Aquiles son los sentimientos: eres una persona muy sensible y te dejas dominar por tus sentimientos, lo cual no tiene por qué ser malo. Simplemente requiere más trabajo. Y si cierro los ojos, veo un tren.

Yo: Bueno, dentro de unas semanas voy a Madrid y seguramente vaya e tren. O mi casa, aquí en Barcelona, que está frente a una estación de tren.

Mendoça: Quizá sea eso. ¿Entiendes cómo funciona la clarividencia? Pregunto sobre imágenes que tú reconoces.