Medio Ambiente

No estamos 'ni cerca' de lograr nuestras metas en cambio climático, según informe de la ONU

Intentar evitar que el planeta se caliente más de 1,5 grados centígrados es "extremadamente improbable", dice un experto.
Imagen: Flickr/Rubén Moreno Montolíu
Imagen: Flickr/Rubén Moreno Montolíu 

Este artículo apareció originalmente en Motherboard Estados Unidos.

Han pasado casi dos años desde que entró en vigencia el Acuerdo de París, y las metas del planeta para el cambio climático no van "para nada por buen camino", según un nuevo informe de las Naciones Unidas.

Lograr nuestra meta común de prevenir que la Tierra se caliente más de 1,5 grados centígrados sobre la temperatura pre-industrial es improbable, de acuerdo con el científico climático y coautor del informe programado para ser presentado en la reunión del Panel Intergubernamental del Cambio Climático el mes que viene.

Publicidad

"Es extraordinariamente desafiante llegar al objetivo de los 1,5 grados centígrados y no vamos para nada por buen camino para lograrlo", le dijo a The Guardian Drew Shindell, un científico climático de la Duke University y coautor del informe. "Mientras que es técnicamente posible, es extremadamente improbable, con un cambio de marea inexistente en la forma en que evaluamos el riesgo. No estamos ni cerca de eso".

El Acuerdo de París es un congreso internacional que busca limitar el aumento en la temperatura global promedio. Ahora mismo, ya estamos más de 1 grado centígrado por encima de temperaturas pre-industriales (la temperatura promedio anterior al siglo XX), y aumentando, pero este tratado busca prevenir que la temperatura global promedio se caliente más allá de 1,5 grados centígrados —y nunca llegar a los 2 grados centígrados— por encima de niveles pre-industriales. Busca lograr esto al poner a cada país participante (recordatorio, son todos y cada uno de los países en el planeta a excepción de Estados Unidos) a trazar su propio plan, una contribución nacional determinada, o la forma en que logrará alcanzar ciertas metas para reducir el consumo del combustible fósil y las emisiones de gases.

Pero antes de la gran reunión intergubernamental en Corea del Sur a mediados de octubre, Shindell dice que la probabilidad de alcanzar esa meta es baja. Requeriría no solo que cortáramos por completo nuestro uso de combustibles fósiles como el carbón y la integración inmediata de fuentes de energía renovable, sino que también, básicamente, tendríamos que prohibir todos los carros, camiones y aviones, y después de alguna manera limpiar un montón de carbono permanente de la atmósfera, le dijo a The Guardian.

"Históricamente, el índice de penetración de nueva tecnología toma mucho tiempo", dijo Shindell. "No es fácil cambiar estas cosas. No existen buenos ejemplos en la historia de transiciones tan rápidas y de tanto alcance".

Son noticias decepcionantes, pero no es el final de la historia. La meta más grande de los Acuerdos de París —evitar el riesgo de un aumento de 2 grados— aún está al alcance, y es todavía más urgente mientras enfrentamos la posibilidad de perder nuestra meta más ambiciosa. Lo cierto sigue siendo que un planeta de 1,5 grados centígrados es mejor que un planeta de 2 grados centígrados, y ahora más que nunca es más importante jugar por el doble o nada.