Relaciones

Utilicé Tinder como si fuera una chica y ya sé en qué fallamos los tíos

Un error que se repite en Tinder y que vas a poder remediar.
Montaje por el autor

Ya sea para encontrar pareja o para querer empalar o ser empalado/a, quien quiere ligar, ha utilizado o utiliza la app de la llama anaranjada. Porque eso de “quiero conocer a alguien para tomar una cerveza” es una de las mayores mentiras de Europa Occidental. Es así. Quieres saber cómo ligar en Tinder y por eso estás leyendo estas líneas. Lo más probable es que hayas centrado todos tus “esfuerzos” en las fotos cometiendo un craso ERROR.

Publicidad

LEE:


Es cierto que la imagen es un elemento fundamental. Lo que entra por los ojos apetece o no, pero hace un tiempo probé los trucos de Forocoches para ligar en Tinder y me di cuenta de que muchas de las chicas con las que hablaba me remarcaban que les agradó mi texto biográfico, ese espacio reservado para que te describas o te “vendas” con tus gustos o aficiones.

En esa ocasión puse historias o frases pasadas de tuerca con humor absurdo para contar un pedacito de mí. Algo me decía que había localizado el error que todos hacíamos mal, aunque todavía no lo había corroborado.

La mayoría de tíos tenemos un perfil como este. ¡MAL!

Antes de este artículo, tu perfil salía como ejemplo en la RAE en la segunda acepción de lúgubre porque tu descripción es tan plana y predecible como cualquiera de los 91 episodios de Ana y los siete.

Esto ya va cogiendo forma, ¿verdad? Mis sospechas fueron confirmadas más tarde con los pantallazos que pasaban mis amigas en los grupos de Whatsapp. Alababan a los tíos con una biografía peculiar entre risas y criticaban a los demás por ser unos sosos. "Prefiero una descripción divertida que un chulazo", han comentado varias veces.

Para ver si los tíos nos comunicamos en Tinder tan mal como piensa el sexo opuesto, me he bajado la app, he puesto mi perfil como mujer que busca tíos y he observado las descripciones de más de cien chicos a ver cómo está el patio. Solo unos pocos han pasado la prueba con una miniestrategia para ensalzar sus cualidades provocando curiosidad y sonrisas, además de denotar inteligencia más allá de una bolsa escrotal con patas que solo quiere pillar cacho o “tomar una cerveza”.

Publicidad

Apunta estas descripciones de chicos que seguramente se habrán llevado bastantes matchs por promover la creatividad como bandera del amor.

El rescate

Menuda artimaña. El tipo aprovecha el soporte fotográfico para lanzar un primer mensaje y después, cuando ha copado tu atención, te encandila con una buena dosis de verdades y rasgos de su personalidad combinadas con humor absurdo.

Inventarte una patología

La idea es sencillamente genial. El tipo tiene una profesión más bien bohemia, utiliza tecnicismos para parecer culto y le da un twist al final para provocar una carcajada. El peligro: que esa carcajada quede en chascarrillo por haberse pasado de frenada.

Humor absurdo

Si eres un tipo de los que cae bien, de esos que nadie es capaz de decir nada malo hacia tu persona, pero que, lamentablemente, no eres el adalid de los ligues, este ejemplo puede servirte. Meterse con uno mismo para causar simpatía es una de las estrategias de la retórica más antiguas que existen.

Confesar una erección

Algo tan íntimo como empalmarte cuando viste por primera vez una de las obras de arte más famosas del mundo da cabida a una explicación. Qué astucia la suya, que aprovecha un perfil muy sosegado para el plot twist final. Hasta yo quiero saber qué pasó en el Louvre.

El desconcierto

Una mezcla entre admitir la culpa y entretener con una hazaña. En este caso tenemos un cliché que, inexplcablemente, cierra con un “Si eres sosa cómete un mojón”, seguido de una cita de Chimo Bayo. Si no provocas un ictus seguro que te dan likes.

Publicidad

El test

La curiosidad es un arma que no solemos atender en Tinder. Pues he aquí un ejemplo al más puro estilo ochentero de “Elige tu aventura” donde emana muchísima cocaína en dos de las tres respuestas. La causa de la tercera podría ser, por ejemplo, por el abuso de barbitúricos para conciliar el sueño después del desenfreno.

Muerte a los surfers

Cuánto daño han hecho esos torsos apolíneos, greñas teñidas por la sal del mar al sol y una actitud desenfadada que aboga por el carpe diem. Qué asco nos dan ellos y todos los flipados que se llevan las medallitas, por eso mantenerte al margen puede ser tu punto fuerte para causar empatía de una forma divertida.

Estas son algunas de las estrategias que puedes customizar con rasgos de tu personalidad para deshacer los malditos cánones perfectos de belleza que imperan en Tinder. Bueno, deshacer seguramente no, pero sí aprovechar algo más que nuestro envoltorio para conocer a alguien y “tomar” esa cerveza que tu gaznate lleva varios meses esperando. Al final, el secreto siempre es ser tú mismo. Y si puede ser más allá de una foto, mucho mejor.