La final de la Europa League fue también el choque de dos filosofías de gestión
Final de la Europa League

La final de la Europa League fue también el choque de dos filosofías de gestión

El enfrentamiento en que el Manchester United derrotó al Ajax en la final de la Europa League representó, además, un choque de filosofías.
25.5.17

Si estuviéramos a mitad de los 90, la más gloriosa de las décadas para el futbol, nadia habría apostado que el Manchester United se enfrentaría al Ajax en una final de la Champions League. La generacion del 92 apenas iba en ascenso en Old Trafford, en camino a una racha de títulos domésticos. El Ajax habría alineado una horda de holandeses jóvenes y talentosos, que van desde Marc Overmars, Frank Rijkaard, Patrick Kluivert y Clarence Seedorf, pasando por los hermanos De Boer, Edgar Davids y Edwin van der Saar.

Mientras que Alex Ferguson construía un equipo con una identidad distinta que ayudaría a definir los primeros años de la Premier League, Louis Van Gaal había lanzado su propia revolución filosófica en Amsterdam, llevando sus propias ideas y alteraciones tácticas al futbol de su gran rival Johan Cruyff.

Aunque el Ajax ganó la Champions League en 1995 y fue finalista un año después, y de que el United triunfó en aquella famosa noche del Camp Nou en 1999, los destinos del futbol se encargaron de alejar los derroteros de ambos equipos. Tristemente, un partido así solo cabía en nuestra imaginación, y solo podemos especular sobre quién habría sido el ganador de ese encuentro.

Hoy, sin embargo, uno tendría que forzar la mente para lograr imaginar a cualquiera de estos clubes llegando a la final de la Champions League, al menos en el corto plazo. Aunque hay muchas razones para sus crisis en comparación a las glorias de los 90, el Manchester United y el Ajax han caído desde sus lugares privilegiados en el pináculo del futbol. Con la Eredivisie detrás de las mejores ligas de Europa en términos de mercadotecnia, dinero de televisión y atractivo global, el Ajax se ha relegado en la escena europea en términos de poder financiero. Mientras tanto, la crisis del United es un fenómeno más reciente, incapaz de absorber el impacto que provocó el retiro de Ferguson y mucha de la filosofía que él impregnó en el club se ha desmoronado.

Publicidad

La desintegración de la vieja cultura del United es un claro contraste con el Ajax, que a pesar de sus problemas dentro y fuera del campo, sigue teniendo una filosofía muy clara como organización. Al igual que cuando Overmars, los hermanos De Boer, Van der Sar y demás dejaron Amsterdam por cifras de transferencia considerables de los 90, hoy el club sigue teniendo una academia lucrativa y productiva. Toby Alderweireld, Jan Vertonghen, Christian Eriksen y Maarten Stekelenburg son solo algunos de los graduados en activo de la academia que el Ajax ha vendido, después de que entre todos acumularan 23 años de servicio con el primer equipo. Aunque no hay duda de que los aficionados al Ajax están frustrados de ver que el club pierda a sus mejores jugadores, al menos tienen operando un sistema coherente para nutrirse de talento holandés, sacarles provecho en el campo y luego venderlos para mantener sustentable ese modelo en el largo plazo.

Esto no quiere decir que el modelo del Ajax le asegure la salud económica, pero al menos les ha permitido estar financieramente sanos en una épica en que otros clubes holandeses sufren. También les ha permitido tener una mejor racha de éxitos en tiempos recientes con cuatro títulos desde que inició la década y una copa holandesa. A pesar de haber perdido el título de liga este año frente a los acérrimos rivales del Feyenoord, llegaron hasta la final de la Europa League con triunfos sobre el Legia Warsaw, el FC Copenhagen, el Schalke y el Lyon, anotando 13 goles en el camino. En la final, en Estocolmo, perdieron 2 a 0 frente al Manchester United, un equipo que no podía haber tomado una ruta más distinta hacia el éxito.

En varias ocasiones durante el curso de su campaña en la Europa League, el Ajax alineó un equipo con una edad promedio apenas por encima de los 20 años, incluyendo varios jugadores de 17 años, y uno que otro arriba de 25. Tienen una base de graduados de la academia holandesa en el equipo incluyendo a Kenny Tete, Joel Veltman, Jairo Riedewald y Davy Klaassen, además de Justin Kluivert, el hijo del legendario delantero que anotó el gol del triunfo cuando el Ajax ganó la Champions League en 1995. El club gastó un total de 23 millones de euros el verano pasado en fichajes, luego de recibir 58 millones en ventas de alto perfil, entre ellas la de Jasper Cillessen al Barcelona y la de Arek Milik al Napoli. Mientras tanto, el Manchester United gastó el equivalente a 181.5 millones de euros en el mismo periodo, con 103 de esos millones pagados por Paul Pogba que había sido formado en su academia pero que perdieron con la Juventus apenas unos años antes.

Si el enorme costo de recomprar a Paul Pogba debe ser una vergüenza seria para la dirigencia del United, también lo debe ser el hecho de que a pesar de haber gastado ocho veces más que el Ajax no ha resultado ser aplastantemente superior al equipo holandés. A pesar de haberle ganado la final de la Europa League, el hecho de encontrarse en la final habla de cierta paridad, a pesar de la abismal diferencia de gasto. Aunque el Ajax ya estaba clasificado para los rondas previas de la Champions League, el United necesitaba ganar la final para volver al máximo torneo europeo. Al final, era el equipo inglés el que tenía más por perder, y eran Pogba y compañía los que jugarían bajo más presión de la prensa, de los aficionados, y por supuesto, de sus accionistas.

Publicidad

Aunque a Jose Mourinho no se le puede acusar de bloquear a los jóvenes en su primera temporada en Old Trafford – Marcus Rashford ha jugado 52 partidos, mientras que Jesse Lingard y Anthony Martial han jugado 41 partidos cada uno – otros jóvenes como Luke Shaw y Timothy Fosu-Mensah han visto limitadas sus oportunidades, y este último ha recibido duras críticas en lo personal, que a menudo han bordeado lo destructivo. La edad promedio del equipo titular es de alrededor de 27 años, lo que refleja la estrategia de fichajes del club. En las últimas temporadas, el United ha intentado atraer profesionales establecidos en lo que empieza a parecerse a la política de los Galácticos del Real Madrid, con la llegada en su momento de Juan Mata, Bastian Schweinsteiger, Angel Di Maria, Henrik Mkhitaryan y Zlatan Ibrahimovic, que han entregado resultados disparejos. Estos jugadores no representan una inversión sino pujas por una gratificación instantánea, pues ninguno ha sido vendido con una ganancia significativa y algunos se han ido hasta con pérdida por parte del club.

El Manchester United y el Ajax son organizaciones muy distintas, por supuesto, con un coloso como la Premier League con mayores posibilidades de absorber un gasto de ese tamaño. El Ajax mantiene un modelo financiero cauteloso porque es indispensable para su supervivencia, mientras que el United está respaldado por enormes fuentes globales de dinero y un acuerdo de telvisión obscenamente lucrativo. Sin embrgo, al trabajar con sus propios medios, el Ajax ha creado un ambiente en el club que funciona en favor del futbol holandés. La forma en la que el Manchester United opera le genera poco beneficio al futbol inglés, y de hecho, solo demuestra que algo anda mal en el futbol nacional.

Publicidad

De los graduados holandeses de la academia que hoy juegan con el Ajax, cinco son internacionales con Holanda. Dado que su enfoque está en el futbol de academia y en la necesidad de nutrir jugadores que sean inteligentes, capaces y valiosos, el Ajax está motivado a sacar el talento nacional y entregarles no solo oportunidades en el primer equipo sino también una inversión excepcional de tiempo y energía. En vez de actuar como un joven elenco que complementa a veteranos caros importados de otros lados, los jóvenes del Ajax son la sangre del club y son tratados con el debido cuidado. Esto quiere decir que les dan la oportunidad de aprender y desarrollarse en un entorno de competencia, y les dan también la oportunidad de encontrar su lugar en el futbol sin que su camino hacia el primer equipo quede bloqueado por alguien traído con el objetivo de entregar resultados inmediatos.

Aunque hay mucha discusión en Inglaterra sobre las razones por las que parecemos estar produciendo menos jóvenes talentos que antes, el problema ciertamente radica, en parte, en el modelo económico de la Premier League. El Manchester United no es el único equipo con gastos importantes por jugadores probados, pues el Manchester City, el Liverpool y el Arsenal son culpables a distintos grados del mismo mal en año recientes. El verano del Arsenal sirve como un perfecto ejemplo, con el club gastando la mayoría de su presupuesto de 105 millones de euros en jugadores como Shkodran Mustafi, Granit Xhaka y Lucas Pérez, en un momento en que su academia parece flaquear. Las prioridades de los clubes más importantes de la Premier League se han trasladado de cultivar y alentar a los jóvenes, a gastar sumas gigantescas en jugadores que deben generar un impacto inmediato.

Sin embargo, este enfoque no ofrece garantías, y como los aficionados del Arsenal lo pueden confirmar, su efectividad es cuestionable. Gastar más de 100 millones de euros habría sido un sueño para el club del norte de Londres durante sus años de extrema dependencia en los jóvenes, y sin embargo, en el año en que más han gastado ha sido precisamente el año en que no pudieron calificar a la Champions League. El Manchester United ha gastado una cantidad exorbitante de dinero esta temporada para ganarse un lugar en esa competición, y sin embargo, poco le pueden presumir a un Ajax construido con graduados de su propia academia. Al final, el hecho de que el Ajax haya cuidado y apoyado a esos jugadores le pagará dividendos al club y al futbol holandés. Mientras que en Inglaterra, cada vez más parece que los clubes han optado por los grandes gastos y el cortoplacismo sobre la austeridad y la sustentabilidad, lo que quizás explique las razones por las que parecen vivir esa malaria.

Y todo esto, aunque el Manchester United le haya ganado la Europa League al Ajax.

@W_F_Magee